jueves, diciembre 31, 2009

Call for submissions Anthology: Our Firsts

Our Firsts is an anthology of autobiographical short stories, novel excerpts, memoirs, erotic essays, and poetry by women of color who share their experiences of their firsts—their first kiss, their first sexual experience with another women, their first lesbian relationship, their first heartbreak, their first lesbian awakening, their first anything.Weaved within the stories, the authors reveal their process of coming out to themselves and to the world (or not) as well as the beauty and complexity of being a women-loving women of color in a white, patriarchal society.

The authors discuss their sexual and gender identities within the sexual, familial, socio-cultural, religious, spiritual, political, romantic, psychological, and professional frameworks. This anthology is a unique collection of voices of women-loving women of color, who have been silenced and repressed for too long and aims to empower and to liberate the many silenced voices.

Submission Guidelines:

• All works should be unpublished short stories, novel excerpts, memoirs, erotic essays,or poetry.• Word count: 5,000-word maximum• Electronic submissions in .doc format sent to: ourfirsts@gmail.com• Story format should include: story title, author’s name/pseudonym, address,phone/fax/email, word count• Include 75-100 word bio• Format: Times New Roman 12 pt; double-spaced; standard paragraphingAll previously unpublished submissions are welcomed.

If you are a woman, regardless of biological sex, please submit. Also, if you wish to remain anonymous, your wish will be granted; feel free to use a pseudonym instead.

Deadline: May 31, 2010

domingo, diciembre 27, 2009

Aurora, buen viaje.


¿Cómo dejarla ir, si la tuve dentro? Cuarenta y dos semanas. Nació pasada de tiempo y contrario a cualquier vaticinio médico que especifica que los niños que nacen después de las cuarenta semanas demuestran complicaciones cognitivas y motoras, la niña nació bien. Nació alegre. Nació mamándome el pezón izquierdo. Adherido a él y chupándome la savia que nos uniría en el lazo energético invisible madre-hija. Nació bella. Inteligente. Madura y curiosa. Con talento y con criterio propio. Y con sentido de pertenencia y una opinión muy suya sobre el asunto de la vida, el libre albedrio y las preferencias. Nació con ganas de decir “no”. Con ganas de decir “no estoy de acuerdo”, “explíquenmelo”, qué significa eso en español, qué significa en inglés”, “¿cómo se dice caballo en francés?” Nació para decir “mi madre es negra y por eso yo en los dibujos del kinder me pinto de marrón”, para decir “¿y a quién le importan las decisiones de pareja de la gente, después que haya felicidad de por medio?” Nació para decir “mi progenitora me ha enseñado que no existen los obstáculos, ni las porfías, ni los imposibles”, para decir “yo también creo en Francia, y en El Principito, y en las lunas de este planeta y de todos los que existen”.

¿Cómo no dejarla ir, ahora? ¿Ahora que mi guerrera aventurera quiere mundo? Ahora que desea irse a estudiar en otro idioma, a otro país. Ahora que se lo ha ganado. Que llora porque va a abandonarme, pero que ríe porque va a abandonarme, y eso está bien. Eso es lo correcto. Lo esperaba a los quince, a los veinte, quizás. No ahora, que tiene once. Y me besa. Y me abraza y me acaricia las mejillas y me dice: yo sé que lo entiendes, mamá, porque soy como tú. Somos iguales. Tú harías lo mismo. Tú has hecho lo mismo. Y yo le digo que sí. Con el corazón más roto que nunca, más destrozado que nunca. Nadie me lo ha roto de este modo. Ningún otro amor. Sólo ella. Y en el fondo, soy dichosa.

miércoles, diciembre 23, 2009

Recuento 2009: Las mejores lecturas del año por Julio Ortega


El escritor y crítico literario Julio Ortega, incluye en su página del Boomerang ‘Las mejores lecturas del año’ 2009 y entre ellas a ‘El futuro no es nuestro’, antología de la editorial Eterna Cadencia, que incluye, entre otros, el cuento de esta servidora ‘Rapiña’. Gracias Diego Trelles Paz. Nos dice Julio: “Le he propuesto a varios jóvenes escritores compartir en este conversatorio sus cinco libros preferidos del año que acaba, y algunos de ellos me han hecho llegar sus listas, que aquí transcribo no sin ánimo cómplice, propio del entusiasmo y la ironía de la charla.”

miércoles, diciembre 16, 2009

Antiplegaria
por Javier Febo Santiago

Antiplegaria



Dios, Jehová, Yahvé, Supremo, Ordenador, Padre; ante ti estoy. Señor, he conocido a dos mujeres, una llamada Yolanda, la otra llamada Mayrim, las cuales son irreverentes, irrespetuosas, interesantes e inteligentes. No creen en ti, le pareces un mal cuento, una mala novela, argumento que sustentan con raciocinio y humanidad. Pero sabes una cosa, creo entenderlas, y te explico con una serie de preguntas. La primera: ¿Por qué permitiste la rebelión de Lucifer, si Tú lo sabes todo? ¿Por qué no lo enviaste solo a un planeta inhabitado y a sus seguidores los pulverizabas? ¿Experimentas con nosotros? ¿Por qué traer a Jesucristo a cambiar lo establecido, acaso hubo una pequeña equivocación? ¿Jesucristo murió por nuestros pecados o por el perdón de nuestros pecados? Entonces ¿por qué el pecado existe y por qué seremos condenados? ¿Por qué se contradicen los evangelios? ¿Por qué la Inquisición? ¿Por qué las guerras religiosas, santas? ¿Por qué las matanzas ordenadas por Ti? ¿Por qué se matan los israelitas y los palestinos? ¿Por qué escogiste a un solo pueblo que emana leche y miel entre tantos, eso es discriminatorio? ¿Qué es el libre albedrío, si tú controlas todo? ¿Por qué tentaste a Eva, era necesario?

Dios, ¿se salvarán los indios, los espiritistas, los hindúes, los budistas, los musulmanes, los santeros, los judíos que no creen en Jesucristo como su Mesías, los que murieron antes de Jesucristo, los que se cuestionan lo cuestionable?

Dios no puedo negar que he sido testigo de milagros, gente que no caminaba caminan, enfermos de cáncer, de sida, de tumores y más, sanados. Ex convictos rehabilitados y productivos, entre otras cosas. Sé que hay algo, sé que hay un mundo invisible.

El satanismo, el ocultismo, los demonios, los exorcismos, los médium, los estigmas, las voces, el deja vú, los ángeles, los relatos de los moribundos que han visto túneles con una luz al final del mismo. Que alguien me explique.

Jesucristo, eres el loco, el gran comunista, el traicionero de la Ley, el revolucionario, el intelectual, el sabio, el divino, el enamorado de la vida, el malcriado, el desaparecido, el mago, el que rompió el velo, el que murió por mí. Te creo y no me dejan creerte. Hay mucha inteligencia, mucha ciencia, y sólo tengo fe. La filosofía te niega, te crea, te sostiene.

Jorge Luis Borges dijo una vez en una entrevista con Soler Serrano: “que explicación puede haber, si es que hay algo explicable en el mundo, lo cual dudo”.

Gracias Borges.



_____________________________________________________________________

Javier Febo: Nace en Chicago Illinois, E.U. en 1977, por equivocación. Radica desde los dos años de edad en Puerto Rico. Obtiene un Bachillerato de la Universidad Metropolitana de San Juan en Gerencia Comercial. Cursó talleres literarios con la poetisa puertorriqueña Mairym Cruz Bernal, Presidente del Pen Club en Puerto Rico. Cursa actualmente un taller de Literatura Transgresora con la escritora de renombre internacional Yolanda Arroyo Pizarro. Ha participado en recitales poéticos alrededor de la isla caribeña. Administra el Grupo Poesía Entendible en un medio electrónico. La revista mexicana Destiempos publicará próximamente una de sus obras poéticas titulada: Frene Sus Hormonas. Pseudónimos: Javier de los Confines Febo, Plutarco Santía Febo.

lunes, diciembre 14, 2009

5 minutos 2da edición



En formato Digital a través de Amazon.com

LITERATURA PUERTORRIQUEÑA NEGRA DEL SIGLO XIX ESCRITA POR NEGROS

ATENEO PUERTORRIQUEÑO
Archivo Nacional de Teatro y Cine
Editorial LEA



Coloquio sobre el libro
LITERATURA PUERTORRIQUEÑA NEGRA
del SIGLO XIX, ESCRITA POR NEGROS


El Archivo Nacional de Teatro y Cine y el Editorial LEA del Ateneo Puertorriqueño invitan al coloquio sobre el nuevo libro LITERATURA PUERTORRIQUEÑA NEGRA DEL SIGLO XIX ESCRITA POR NEGROS.

El libro que forma parte de la Serie ESCRITORES DEL XIX, es la recopilación de las Obras Encontradas de Eleuterio Derkes, Manuel Alonso Pizarro y José Ramos y Brans, y la Antología de la Literatura Puertorriqueña Negra escrita por negros 1880-1920. La edición, recopilación, el Estudio Preliminar y las notas son escritas por el dramaturgo puertorriqueño y director del Archivo Nacional de Teatro y Cine, el Prof. Roberto Ramos-Perea.

En el coloquio sobre el libro, que se llevará cabo la noche del 16 de diciembre de 2009 a las 8:00 pm, en el Teatro del Ateneo, participarán el Dr. Jalil Sued Badillo, historiador, autor de Puerto Rico Negro, la Dra. Lydia Milagros González, socióloga, autora de entre otros muchos estudios de El Machete de Ogún, y del Lcdo.Víctor Rivera, profesor de derecho, y ex Secretario del Trabajo, con la moderación del Dr. Edgar Quiles Ferrer, Director Asociado del Archivo Nacional de Teatro y Cine.

Sobre LITERATURA PUERTORRIQUEÑA NEGRA DEL SIGLO XIX ESCRITA POR NEGROS Ramos-Perea señala; “Mucho se ha dicho sobre el tema del negro o de “lo negro”, en la literatura puertorriqueña. Volúmenes extensos, inacabables bibliografías sobre la discusión de cómo se construye el sujeto del negro a través de la poesía, la narrativa y el teatro, que enfatizan en aquellos textos que nacen de plumas de escritores blancos y su visión de lo que es el hombre o la mujer negra en el momento que observan, como si tratar de construir el sujeto negro desde la visión del blanco, hablara algo de la visión que tiene el negro de sí mismo. Esto nos sirve, pero menos que a medias. Poco o casi nada se ha dicho sobre los orígenes de la literatura escrita por negros y mulatos en el Puerto Rico del siglo XIX. Creemos que este es el primer libro que lo hace.”

LITERATURA PUERTORRIQUEÑA NEGRA DEL SIGLO XIX ESCRITA POR NEGROS, es un trabajo de recopilación y análisis que comenzó con la fundación misma del Archivo Nacional de Teatro y Cine en el año 1984, llega a su culminación con esta publicación en la que se recogen todas las obras teatrales y otros textos escritos por Eleuterio Derkes, Manuel Alonso Pizarro y José Ramos y Brans, y textos representativos de los escritores negros Eleuterio Lugo, Carlos Casanova, José González Quiara, Tomás Carrión Maduro, José Celso Barbosa, José Elías Levis, Arturo Más Miranda, Eduardo Conde, Luis Felipe Dessus, Enrique Lefebre, Jorge Alonso Fernández y Arturo Schomburg.
Todos ellos fueron escritores negros y mulatos que escribieron desde sus espacios de intelectuales, obreros, periodistas y sobretodo como dramaturgos y poetas. Los textos recogidos de estos autores expresan las visiones que el intelectual y el escritor negro tenía sobre sí mismo.

La sorpresa de encontrar una amplia nómina de escritores, dramaturgos, poetas y ensayistas negros y mulatos, ofrece un nuevo espacio de investigación y conocimiento de lo que fue el desarrollo de la inteligencia puertorriqueña negra en tiempos de grandes crisis sociales y políticas, al mismo tiempo en que fueron grandes momentos de explosión creativa e intelectual. Es de gran regocijo reunir los trabajos de Eleuterio Derkes Martinó, nuestro primer intelectual y maestro negro, quien con el ejemplo del Maestro Rafael Cordero, se convirtió el “Santo laico” de varias generaciones de intelectuales negros y mulatos.

Luis Felipe Dessus, uno de los intelectuales puertorriqueños negros de más importancia en el siglo XX, señala en el epígrafe de este libro, lo que será la obligación presente de conocer estas maravillosas formas de creación intelectual puertorriqueña al decir: “Retoño soy de aquellas razas tristes que sofocó el látigo y que abatió el dolor. ¿Por qué no recoger en mi lira y en mi pluma aquellas iras ahogadas en lágrimas y en sangre? ¿Por qué no herir el alma tenebrosa de un esclavismo prestigiado por el latrocinio y la matanza? ¡Oh, siglos del porvenir: a vosotros corresponde reparar los crímenes y las injusticias del pasado!”

Para mayor información y adquisición del libro -que estará disponible en el coloquio- puede comunicarse con el Archivo Nacional de Teatro y Cine del Ateneo, al 787-977-2307.

jueves, diciembre 10, 2009

Paz 2010





¿Cuánto vale la ansiedad? A veces parecería que se nos da a borbotones y de gratis. Parecería que el desosirio crece silvestre, a lo loco, por los campos, las callejas y las avenidas en donde los de DTOP no plantan cruz de maltas ni pasan el trimmer. Pero es mentira. La ansiedad no se da por combustión espontánea. No crece sola, como la mala hierba. Tiene un precio. Y nosotros, con nuestras acciones, lo pagamos. Cuando dejamos que el jevo nos controle hasta los suspiros. Cuando permitimos que la jeva del jevo nos llame y nos saque de nuestro quicio. Cuando nos seguimos metiendo en embrollo tras embrollo para dizque poder vivir, saborear la existencia, agarrar el quid de la cuestión. Cuando permites que alguien te levante la mano y no se la cortas. Cuando permites que quien te aconseje, razone a favor de aquel que te ha levantado la mano y no se la corta tampoco. No te defiende. Lo asume porque siente que es parte del lifestyle y de la histeria colectiva. Cuando se perpetúan promesas sin sentido, promesas atestadas de ampollas de sarna. Promesas herpéticas. Cuando te rodeas de gente que no lucha, que no persigue sus sueños y te dejas convencer de que es así cómo se vive. Y lo promueves. Y lo promulgas. Y te lo crees. Y el acto te levanta a las tres de la mañana cada madrugada, como un perro rabioso que ladra a los rateros-brinca-verjas del vecino. ¿Cuánto vale la ansiedad?

No estuve tranquila por los pasados dos años. Pagué caro y con precio inflado el que algunos entes me mantuvieran en ascuas, desequilibrada, intentando verme jodida. Lo pagué caro porque yo lo permití. Pero el 2010 es el año de la década. La primera década del segundo milenio. Es el año de octubre, el mes décimo. El año que viene será octubre todo el tiempo. Los trescientos setenta y cinco días. Y yo soy octubreriana. Octubrerina. Octubrina. Octuberista. Voy a celebrar mi cumpleaños todos los meses, en día 29, el año próximo. ¿Cuánto vale la ansiedad? Cara. Pero ya hice la fila en “Servicio al Cliente” y voy a devolverla.

Ahora me siento, por fin, después de haber pasado tanto, en paz. En paz. Respirando tranquilidad. Mirando el futuro con ganas de tragármelo, con ganas de echarle limoncito y sal.

lunes, diciembre 07, 2009

Luna maorí: nuevo tatuaje










Juan Felipe, un tatuador colombiano radicado en Ciudad Panamá, luego de haber vivido y oficiado tatuajes por veinte años en Holanda, me marcó en este viaje. Me tatuó. Chulísimo ser humano. Guapo, de cabellos negros y ojos vivos. Estragos de rosácea en la piel del rostro y tatuajes que cubrían casi por completo ambos brazos, Juan Felipe olía a lo que huelen los buenos hombres. A tinta y piel. Me contó que una vez tuvo que tatuar a una mujer hermosísima desde la raja anal hasta la raja vaginal, porque de chiquita se había caído y enredado en un alambre de púas marcando su cuerpo en esa área. La vida le había dejado una cicatriz terrible. Su nuevo amante, un mafioso de Cali, no quería que la estética panorámica de su negocio y vida se viera afeada por la cicatriz de la chica. Quería belleza. Así que la envío escoltada por cinco guardaespaldas al Tatoo Parlor de Juan Felipe. Él, rodeado de esta quintupleta de hombres fornidos, pasó las de Caín dibujándole belleza a la vituperada marca de carne de las entrepiernas de la beldad. Sudó, tembló y hasta tosió de los nervios, pero al final, el tatuaje de una enredadera de colores verde, rojo y amarilla surgió envalentonada y opacó aquello que el mafioso enamorado encontraba feo.

Me hizo el cuento cuando le pregunté qué era lo más difícil que le había tocado en su profesión. Juan Felipe fue muy conversador, muy dado a hablar. Desea, intuyo, lo que la mayoría. Ser tocado por alguien, sentirse que a alguien le importa. Lo que es y lo que hace. Yo quería su historia. Quería conocerlo. Quería saber quién era el hombre que por cuarta vez en la vida, iba a marcarme con tinta china el brazo de mis lunas. El brazo de mis lunas. Me gusta como suena.

Me preguntó por qué la luna, y yo también me sentí tocada. También le conversé, le confesé. ¿Por qué la luna? Pues porque soy su hija y heredera, le dije, y añadí el resto de la historia. Conté cómo han ido surgiendo mis marcas, desde la primera, hasta la penúltima (la zorra), y ahora la última. Una en Miami, otra en Orlando, la tercera en Punta Umbría, Sevilla y ésta. La de Panamá. La luna maorí. Mi preferida, porque fue hecha el mismo día en que me pusieron sobre las palmas de la mano, por primera vez, al nuevo hijo. A “Historias para morderte los labios”. Por eso una se tatúa, para eso una se tatúa. Para dejar una crónica escrita, cuneiforme, de lo que acontece. El mismo día, fíjate.

Gracias Juan Felipe.



Premiación PEN Puerto Rico 2009 (fotos)
y Carta de Madeline Millán, Premio Nacional de Poesía









Mensaje de Madeline Millan al gremio de escritores y al PEN

Carta abierta a los Reyes Magos de Pen:

Gracias Mairym por tan maravilloso evento dedicado a Rosario Ferré e indirectamente a Caridad Sorondo. La pasé bien de vuelta en mi país. No pudieron escoger mejor conductor que Emilio del Carril, inteligente y ameno. También Fuster impartió mucha energía con su lectura a un texto de Ferré. Me siento muy feliz, sobre todo porque el jurado de poesía lo formaron poetas a quienes respeto y admiro 100%. Y porque mi segunda mamá estuvo conmigo, Ketty Díaz, y Flavia Marichal, a quien tuve la suerte de tener como profesora dos veces y quien tuvo un papel importante en mi vida. No pudo ser mejor la selección del jurado. Para mí ha sido un honor haber sido escogida entre 24 poetas con sus respectivos libros. Por solidaridad con ellos quiero decirles que: todos los que estamos en este medio sabemos que no se trata de hablar de un libro mejor que otro. Como lectores y escritores entendemos que cada libro es un universo aparte, cada voz única. Y una premiación es una relatividad. Muchos elementos entran en juego. Quiero que sepan que comparto mi lugar de honor con todas esas plumas que seguramente por un pelito pudieron estar recibiendo el premio que yo acepté y deseo compartir. Quiero unirme al homenaje a Rosario Ferré y también al de Caridad Sorondo, del cual si bien es cierto que había oído de su labor no conocía bien su trabajo. Ahí es cuando se nota que ya llevo mucho tiempo fuera del país. No me hace sentir muy bien y espero tratar de estar más al día con las distintas labores artísticas que se realizan en mi país. A Mayrim Cruz Bernal, a Caridad Sorondo y a Carlos Cana les pido si pueden hacer llegar estas palabras que escribo a continuación para la comunidad literaria y artística de Puerto Rico. No pude decir ni jota esa noche de la premiación porque de la emoción me quedé sin habla. Siento que tengo que sacarme de adentro algo y aprovechar que tengo un poco de voz ahora para dejar llegar hasta ustedes ciertas inquietas. Dos o tres de muchas más que, por no estar en mi país, no puedo realizar como quiero ni puedo opinar como quisiera:

1) Si de algo me sirve el premio es para solicitarle apoyo al Pen Club para en que se movilice una repartición de juguetes a los niños de Puerto Rico cuyos padres han quedado desempleados. Hablamos de 40 empleados públicos, ¿Y cuántos niños? Juguetes nuevos o casi nuevos. No importa. No duermo pensando en que un niño se quede sin juguete. Por favor, les suplico que no tomen esta petición o llamado a la ligera y la hagan llegar a los medios públicos. Yo estaré mandando mi regalo al Pen Club y espero que sea el primero de muchos otros que llegarán antes del 6 de enero.

2) Deseo que para el verano del 2010 los escritores donen 3 o más horas gratis o un día de los 365 al año para dar talleres de creación en comunidades pobres. Si no vamos a ellos, será muy difícil salvar a un posible escritor que no nace en cuna privilegiada y en donde un libro es un milagro. Se los digo yo que vengo de esa realidad. En mi barrio en Sierra Bayamón (calle 78) y en el caserío de San Martín donde viví, espero poder comenzar esta labor. Los que se interesen pueden escribirme a mí (mmillanvega@yahoo.com) o a: Carlos Cana, Caridad Sorondo y Mairym Cruz Bernal. Sé que tengo el apoyo de ellos tres como punto de partida. De antemano, gracias a los que entiendan de lo que hablo y me han dado desde ya un sí.

3) Pido al Pen Club de Puerto Rico voz para exigir participación en el Pen Club de Nueva York, y así los escritores puertorriqueños tengan voto directo en las decisiones del American Pen, institución que, entre otras, está de espaldas a la comunidad de escritores que escriben en español o en espanglish. Hablamos a veces de islas completas en Manhattan, de miles de escritores alternativos sin casas en la academia o en centros elitistas, nacionalistas y chauvinistas tanto de España como de toda Latino América y Estados Unidos, es más, de Nueva York. Cada uno, consistentemente, a través de distintas historias, han silenciado a ciertos grupos de países que no tienen representación (tradúzcase por dinero y soberanía política). No es casual que estemos refiriéndonos sobre todo a los países pobres y al Caribe español. Sobre todo a Puerto Rico. Sin bandera que ondear en la ciudad, como dolorosamente observamos en lugares como las Naciones Unidas, nuestra invisibilidad no es numérica. Es de otra calidad más triste y vergonzosa. Que a un país colonial se le haga dos veces invisible hasta por su imposibilidad de ondear su bandera frente a la institución (UN) que debe representarnos parece un hecho "nimio". Sin embargo, para mí (con mi hija desde kinder en el colegio de las Naciones Unidas) es símbolo de invisibilidades de las que hay que hablar. Y yo las conozco de raíz y desde adentro. Y la lista para los reyes o santa puede ser más larga, pero la dejo aquí.

Los quiero mucho y este mensaje va también a aquellos que como Caridad Sorondo y Carlos Cana comparten mi idea y mi visión. Felicitaciones a ti querida Mairym por tan excelente trabajo en el Pen. No podemos hacer que todos queden felicices y todos tengan la misma mirada, criterios, formas de hacer y lograr resultados, pero tu trabajo se nota y tu entusiasmo y seriedad también. Espero donarte muchos de mis libros como un llamado a otros escritores para levantar la economía de la institución que diriges. Y así podamos fortalecer el Pen Club. Es necesario recaudar fondos y hacer posible las ganas de todos tenemos de ver eventos elegantes y de altura. Sin dinero es casi imposible tener lo que queremos ver y disfrutar: vinitos, comidita, músicos que animen la fiesta ¿cierto? Incluso invitar grandes plumas del extranjero que queremos traer a casa. El PEN debe solicitar y movilizar formas sencillas y que no agobien a nadie para sacar fondos. Se me ocurrió esta que para los escritores y académicos sé que es fácil. Incluso, cuántos escritores no oigo decir que quieren salir de sus libros. Imaginen si se pudieran vender libros en el PEN. Convoco a otros escritores a hacer lo mismo para fortalecer el esfuerzo que realiza la directiva. Gracias otra vez a los organizadores y felicitaciones a todos los escritores que conocí el 4 de diciembre.

Un abrazote Mairym,

M. Millán

Acerca de mí

Mi foto
"Odio los fluidos que se me salen del cuerpo cada veintiséis días." Yolanda Arroyo Pizarro (Guaynabo, 1970). Es novelista, cuentista y ensayista puertorriqueña. Fue elegida una de las escritoras latinoamericanas más importantes menores de 39 años del Bogotá39 convocado por la UNESCO, el Hay Festival y la Secretaría de Cultura de Bogotá por motivo de celebrar a Bogotá como Capital Mundial del libro 2007. Acaba de recibir Residency Grant Award 2011 del National Hispanic Cultural Center en Nuevo México. Es autora de los libros de cuentos, ‘Avalancha’ (2011), ‘Historias para morderte los labios’ (Finalista PEN Club 2010), y ‘Ojos de Luna’ (Segundo Premio Nacional 2008, Instituto de Literatura Puertorriqueña; Libro del Año 2007 Periódico El Nuevo Día), además de los libros de poesía ‘Medialengua’ (2010) y Perseidas (2011). Ha publicado las novelas ‘Los documentados’ (Finalista Premio PEN Club 2006) y Caparazones (2010, publicada en Puerto Rico y España).

Seguidores