lunes, febrero 28, 2011

Concurso de Relatos Breves

I Concurso de Relatos Breves Eurostars Hotels
31 de marzo de 2011

1. Podrán participar en el concurso
todas las personas mayores de 18 años, de
cualquier nacionalidad, alojadas en cualquiera de
los 55 establecimientos de la cadena Eurostars
Hotels entre el 1 de enero y el 31 de marzo de 2011.

2. Los relatos deberán ser originales
e inéditos y que no concurran a ningún otro premio.

3. Cada autor podrá enviar un máximo
de tres relatos, si bien cada uno de ellos será
tratado de manera totalmente independiente.

4. Los relatos deberán estar escritos
en español y tener un mínimo de 400 palabras y un
máximo de 1.000. La organización del concurso
eliminará los relatos que no se ajusten a estas características.

5. La acción del relato, o al menos
parte de ella, debe tener lugar en un hotel. Más
allá del marco de acción, la temática es libre.

6. Los autores enviarán sus
microrrelatos a través del formulario de la
página:
http://blog.eurostarshotels.com/concurso-relatos-breves
. Además de colgar el texto íntegro del relato y
un título, los autores deberán ofrecer los siguientes datos:
• Nombre completo del autor.
• E-mail.
• Dirección postal.
• Teléfono de contacto.
• Hotel Eurostars en que se alojó.
• Fecha de la estancia.
• Titular de la reserva.
Al participar en el concurso, los interesados
aceptan y reconocen que sus datos de carácter
personal son recabados por la organización del
concurso, quien los tratará con los fines
previstos en el mismo: comunicaciones, entrega de premios, etc.

7. Los relatos presentados a concurso
podrán ser votados por todos los usuarios del
blog de Eurostars Hotels, sin excepción. Los
usuarios sólo podrán ver el título y el texto
íntegro de todos los relatos, a través de la
página del concurso: el autor y sus datos
personales no estarán visibles. El sistema de
votaciones es muy simple: basta con pulsar en el
número de estrellas superior de cada
microrrelato, para otorgar una puntuación. Tantos
números de estrellas equivalen al mismo número en
el voto. El sistema de votaciones, de forma
automática, muestra en portada de la web los microrrelatos más puntuados.

8. Los votos de los usuarios sólo se
permiten otorgar una vez por microrrelato. Las IP
quedan registradas para evitar fallos o trucos no deseados.

9. La fecha límite para presentar y
para votar relatos será el 31 de marzo de 2011.

10. Entre los 10 relatos más votados a
la finalización del plazo, Eurostars Hotels
otorgará un premio único de 3.000 euros a la obra
que un jurado convocado al efecto considere con
mayores merecimientos. El jurado no conocerá la
identidad de los autores. El fallo del jurado,
inapelable, se hará público durante el mes de
abril de 2011, y se comunicará al ganador y en la
web y blog de Eurostars Hotels.

11. Independientemente del fallo del
jurado, el relato que haya obtenido la votación
más alta entre los usuarios del blog de Eurostars
Hotels recibirá un premio de un fin de semana
para dos personas en el Hotel Eurostars Das
Letras, en Lisboa, un establecimiento dedicado a
los grandes autores de la literatura universal.

12. Los participantes reconocen el
carácter inapelable del veredicto del jurado y
renuncian expresamente a posibles acciones judiciales o extrajudiciales.

13. Se entiende que los participantes
son los autores de los relatos y son los
poseedores de todos sus derechos. Los 10
finalistas ceden en exclusiva y expresamente a
Eurostars Hotels los derechos de propiedad
intelectual del relato presentado. La cesión de
los derechos se entiende realizada para todo el
mundo y por el plazo máximo permitido por la
normativa aplicable en España. Toda difusión se
hará citando el nombre del autor.

14. Eurostars Hotels se reserva los
derechos de publicación y difusión de los 10
relatos finalistas, así como la posibilidad de
traducirlos a otros idiomas y hacer uso de ellos
en los distintos establecimientos de la cadena.

15. El premio está sujeto a la
retención del IRPF correspondiente, según la legislación aplicable.

16. La participación en el I Concurso
de Relatos Breves Eurostars Hotels implica la aceptación de estas bases.

Mayor información: Web:
http://blog.eurostarshotels.com/concurso-relatos-breves
• Formulario de contacto: http://www.eurostarshotels.com/contactar.html

Cuento: Rapiña por Yolanda Arroyo Pizarro

"El desenlace del cuento es estremecedor, pero es la conclusión lógica de una historia que desde la primera línea cautiva al lector. Cumple, cabalmente, lo que decía Quiroga de que “en un cuento bien logrado, las tres primeras líneas tienen casi la misma importancia de las tres últimas.”
Prof. Milagros Martínez Roche
12 mo. Certamen Literario
Primer Premio 2005 Universidad Politécnica de Puerto Rico


Sus gritos superaban los elevados decibeles a los que cualquier ser humano común y corriente estaría acostumbrado, pero no había más gente por los alrededores—todos se hallaban en los diferentes cierres de campaña de los políticos de turno y los que no, observaban los acontecimientos desde sus televisores—, así que la resonancia tan sólo rebotaba en las paredes de la nada, en el espacio vacío que no era lo único que la escuchaba, pero que parecía ser lo único que le respondería. La nada. La nada y sus captores; ellos también recibían el impacto sonoro de aquel grito sobrenatural, descomunal, pero lo ignoraban como quienes se hacen indiferentes ante la angustia, ante la desesperación, ante tanto dolor. La impunidad profanaba las paredes del solitario callejón.

El más viejo de los dos hombres la tenía tomada del cuello, de espaldas a él, mientras el otro le rasgaba la ropa con torpeza. Ella movía la cabeza a diestra y siniestra, a la vez que pataleaba con todas sus fuerzas, y contorneaba el cuerpo como serpiente cascabel. A veces lograba morder a quien la tenía presa de la garganta, únicamente para provocar una bofetada mayor a la anterior, o un tirón de cabello que parecía desnucarla en cada una de las ocasiones.

Yo había comenzado por accidente a observar el espectáculo, congelado ante el pavor que me sobrevino, y acuartelado tras saberme tan impotente. La casualidad me había transportado hasta la susodicha calleja, justo detrás de aquel gigantesco zafacón —que ahora me servía de escondite—, en busca de cajas vacías para la mudanza que llevaría a cabo en los siguientes días. La victoria del partido contrincante era prácticamente un hecho, aunque aún faltaran cuarenta y ocho horas para el sufragio. Mi puesto no era uno de confianza, por cierto bastante insignificante, pero había llegado a él por una pala que parecía no volvería a renovar. Y sin la pala, no podría continuar mis funciones. Nadie me emplearía con mis antecedentes, con aquel secreto a cuestas.

Cavilando en ello había encontrado las cajas vacías mientras la soledad de aquel rincón se había ocupado de separarme del bullicio a distancia. El rugido de la muchacha me había puesto sobre aviso de que algo andaba mal.

Dejé a un lado todo para mirar mejor, con mucha pausa. No los había escuchado acercarse; ellos tampoco me habían visto ni escuchado a mí. Luego, la tiraron al suelo y comenzaron a darle de puños y patadas. Me agaché, evitando ser divisado, siguiendo algún estúpido instinto de supervivencia que rechazaba la premisa de mi superior fuerza física en contraste a la de aquellos dos hombres mucho más enclenques.

Sudando la gota gorda, me cubrí con alguno de los cartones y bolsas encontrados en la basura de aquel corredor maldito. Me aferré a la corbata que colgaba de mi cuello, como queriendo asfixiarme, y de algún modo mágico desaparecer. Me tapé la boca con una de las manos, no recuerdo cual y apreté la mandíbula. Entonces alcé el rostro bañado en sudor hacia arriba. Fue cuando lo descubrí. Era un búho.

Observaba con ojos grandes y muy abiertos la escena, lo mismo que yo. Curiosamente dirigía su cuello en rápidos movimientos de un lado a otro; a veces parecía que daba un giro total y absoluto a su cresta. Se hallaba detenido en una cornisa, majestuoso, pasando juicio sobre todo cuanto ocurría. Infundía terror y provocaba envidia; envidia porque podía marcharse en cualquier momento, a su antojo, y no ser echado en falta. Sin embargo se quedó. En un momento dado, mientras el más joven de los hombres agarraba las caderas de la chiquilla, el ave abrió grandes las alas. No fue hasta que la jovencita volvió a gritar ensordecedoramente, y volvió a contornearse como evitando ser dirigida hacia su funesto destino, que el búho abrió el pico y ululó.

El chillido, como el de un loco eremita, detuvo la ciudad, los altavoces, la publicidad, las pancartas en la infinita distancia. Sucumbió la ciudad precedida al silencio de las constelaciones en el firmamento, a la escasez de luna. Los dos hombres, petrificados momentáneamente, buscaron a tientas el origen del silbido ronco que no pertenecía a la garganta atrapada. Descubrieron el penacho de plumas brillosas y resplandecientes del rey de las aves nocturnas, encima del techo de una edificación abandonada. En otra dimensión, un chamán invocaba las deidades para que el búho hiciera acto de presencia. El ave no apareció en ese otro universo; se quedó con todos nosotros en éste, aquí, en medio del infernal recoveco torcedor de vidas.

El plumífero era un ejemplar avanzado en años, lo demostraba su chillido como el de un viejo chiflado. Internándose en la oscuridad, atravesando el cielo entre las noctámbulas nubes, logró materializarse y llegar a aquel destino de ángel vengador que le aguardaba.

Dio otro alarido, en medio de la quietud del alero, del cual colgaba una bandera partidista, justo en el instante en que la muchachita emitía un contundente clamor, un bramido frenético que para nada mostraba indicio alguno de rendición sin resistencia. El lamento de ella llegó acompañado de más forcejeos, y por ende sus forcejeos fueron recompensados con más golpes y dislocaciones.

Los hombres intercambiaron lugares. Fue cuando, aún agachado, pude reparar en el recién revelado rostro femenino que no superaba los diez años de edad. Los ojos apretados, resistiendo el embate, la boca ensangrentada acolchonada de golpes, los senos apenas florecidos y morados, la entrepierna destrozada.

Bajé la cabeza y las manos me recorrieron el cabello. Fueron tantos los recuerdos que divagaron por mi mente mientras razonaba, que el poder de ver detrás de las máscaras, el movimiento silencioso y veloz de la violencia, la visión aguda del llanto bajo las sábanas, el enlace entre el mundo oscuro e invisible y el poder de la luna, todo ello se manifestó ante mí con la sola presencia de aquel búho. Su plumaje de color oscuro rojizo, pardo y moteado en el lomo; el vientre amarillo, salpicado de manchas y atravesado de algunas líneas grisáceas bastante confusas supieron leerme el rencoroso corazón y la profundidad de mis intenciones.

El pico corto, inclinado y cubierto de plumas en la base, se abrió nuevamente. El pescuezo giró esta vez dando la vuelta por completo; las patas revestidas hasta las uñas, se encorvaron. Entonces se echó a volar.

Cuando dejé de mirarlo y regresé mi atención a la niña, ya los tétricos personajes se habían marchado, dejándola desamparada. Ella yacía desnuda en el suelo, maltratada, herida, como una flor que ha sido deshojada a la fuerza y cuyos pétalos luego han sido triturados sin la menor vacilación.

Su respiración era poca. Sus latidos muy vagos, muy leves, según pude comprobar luego de haberme acercado. La mayoría de sus huesos estaban rotos, incluido el del pubis; todos los orificios que palparon mis dedos estaban rasgados. Toqué sus pechos. Su piel languidecía temblorosa, embadurnada de sangre salada, en ocasiones agria según descubriera mi lengua. El rapaz nocturno acompañó nuevamente un muy débil aúllo que emitió la jovencita, esta vez de manera más desolada si fuera posible mientras sentía otra sombra sobre ella. Pronóstico de lo predecible, símbolo de mal agüero. El grito del búho siempre es señal de una muerte que acecha.

Las plumas de los búhos son suaves y aterciopeladas, no hacen ningún sonido cuando se lanzan a través de las negras capas del cielo. El silencio previo a que el búho se abalance, es el silencio de una bala; nunca se percibe hasta que te golpea. En algún lugar del crepúsculo, a merced de las tinieblas del terreno, creí oír cómo algo inocente se rompía, y emitía un último chillido antes de expirar.

Salí corriendo del callejón, luego de haberme limpiado la boca y la pelvis de fluidos. El ave voló sobre mi cabeza, como intentando descansar en una rama, como deseando posarse sobre ella. Entonces se lanzó en picada.

sábado, febrero 26, 2011

ADELANTE

Te lloré hasta el extremo de lo que era posible
cuando creía que eras Invencible
No hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo aguante
Y LO MEJOR SIEMPRE ESPERA ADELANTE

viernes, febrero 25, 2011

El olvido que NO seremos


Photobucket




"Un día tuve que escoger entre Dios y mi papá y escogí a mi papá. Fue la primera discusión teológica de mi vida y la tuve con la hermanita Josefa, la monja que nos cuidaba a Sol y a mí, los hermanos menores. Era una mañana luminosa y estábamos en el patio, al sol, mirando los colibríes. De un momento a otro la monja me dijo: "Su papá se va a ir para el infierno". -¿Por qué?, le pregunté yo. -"Porque no va a misa". -"¿Y, yo?" -"Usted va a irse para el Cielo, porque reza todas las noches conmigo". Por las noches la monja se quitaba el hábito detrás de un biombo para que no le viéramos el pelo; nos había advertido que verle el pelo a una monja era pecado mortal. Yo, que entiendo las cosas bien, pero despacio, había estado imaginándome todo el día el Cielo sin mi papá. Entonces le dije: "No voy a volver a rezar". -"¿Ah, no?", me retó ella. -"No. Yo ya no me quiero ir para el Cielo. A mí no me gusta el Cielo sin mi papá. Prefiero irme al infierno con él".

Así, de este modo tan único, me transporta Héctor Abad Faciolince al mundo de los afectos paternales y hace que recuerde a mi Papi Coco. Papi murió de noventa años en 2003 y lo mismo que Héctor, yo lo creía un dios. Un Pélida, un gladiador, un arrojado. Lo mismo que el autor de la novela ‘El olvido que seremos’, pienso que sobrevivir la muerte de un padre es una tarea titánica, a veces imposible.

Hector cuenta en su novela la historia de una Colombia escindida por la guerrilla y los ghettos, por los grupos de izquierda y derecha, de católicos y librepensantes, de falsos demócratas y alcaldes aliados, de médicos dedicados y otros que son buscones. Cuenta del amor de su familia, de sus inicios, de su niñez, de sus sueños y pesadillas, de sus romances y llantos en los cuales uno se ve fácilmente reflejado. Es atronadora la familiaridad con la que narra, como si te estuviera rezando una plegaria sentado contigo en la sala de tu casa.

Alda Mera entrevistó a Héctor en la pasada Feria de Libro de Cali, y me llamó la atención lo siguiente:

“Sobre la muerte de su padre, sostuvo que lo difícil de este libro, fue que se trataba de escribir sobre algo que era verdad, la realidad, pero que no recordaba nada de ello por la conmoción tan fuerte que ese hecho significó. “Hay como un machetazo en mi memoria de ese día”, explicó. Una amiga me dijo, que todos los libros que escribí antes fueron preparatorios para éste, no sé si será verdad o no, pero si fue difícil hacerlo. En otro apartado del encuentro, dijo que creció en “esa licuadora de una madre mística y un padre agnóstico”. Con respecto a esa relación casi perfecta con su padre, admitió que su libro es una declaración de amor a su progenitor. “Pocos escritores trataron la relación con el padre como algo positivo, me molestaba que los escritores buenos que habían escrito sobre el padre, era contra ellos, era algo horrible, negativo, y yo me preguntaba si yo escribía este libro sobre un padre bueno, ¿si sería bueno y se leería? Incluso agregó: “Fui un niño y un adolescente enamorado de mi padre y he constatado que uno como padre quiere más a los hijos más de lo que los hijos queremos a los padres. “A mí me pasó que mi papá siempre creyó que yo era un verraco y no era cierto”.En el último párrafo de la novela, Héctor Abad Faciolince nos enseña: "Y si mis recuerdos entran en armonía con algunos de ustedes, y si lo que yo he sentido (y dejaré de sentir) es comprensible e identificable con algo que ustedes también sienten o han sentido, entonces este olvido que seremos puede postergarse por un instante más, en el fugaz reverberar de sus neuronas, gracias a los ojos, pocos o muchos, que alguna vez se detengan en estas letras".

Entonces me emociono y le doy la razón. Y claro que tiene razón. La tiene. Este olvido que seremos puede postergarse por un instante más. Un instante como el que se perpetuó cuando en 1987 asesinaron a su padre, Héctor Abad Gómez. Yo tenía diecisiete años. Recién estrenaba mi miedo a la ruptura. Recién estrenaba el corazón roto, destronado, la profecía autocumplida de saber que más adelante, más tarde o más temprano, ya no estaría el progenitor, el orgullo, el eje de tu vida. Se iba a ir, así como se van los novios. Eso sospechaba. Y ya intuía para ese entonces que iba a extrañarlo con cojones. Así como Héctor extraña a su papá. Así como todos los que hemos perdido al hombre más importante de nuestras vidas extrañan el calor del abrazo de un Papi Coco.

Mañana: Academia



La presidenta de EDP College of Puerto Rico, Ing. Gladys Nieves,
le invita a la presentación de la
Revista Multidisciplinaria
Academia
El viernes, 25 de febrero de 2011
Salón de Actos, quinto piso
6:30 p.m.

Esperamos Saludarles
RSVP: (787) 765-3560 ext. 246 con la señora Carmen Luann

jueves, febrero 24, 2011

Una escritora negra, audaz, de verbo certero y sin mordazas.

"Por otro lado y en otro sentido, lo negro perdura con Yolanda Arroyo Pizarro y su novela Caparazones, en la cual dos mujeres se debaten en el día a día de una relación lésbica en la que se confunden visiones, trabajo, intimidad, pero sobre todo los propios caparazones, esas corazas que recubren, protegen y ocultan. Arroyo lanza una metáfora que la une al elemento de la piel trabajado por Santos Febres en Fe en disfraz y es además un proyecto que solidifica su éxito en el 2007 con la colección Ojos de Luna (la cual si trabajó directamente la negritud). A pesar de que la construcción narrativa no delata el discurso del negro en puridad, lo que distingue a la obra es su propia gestora. Yolanda Arroyo Pizarro se ha convertido en una de las voces cantantes de la prosa: Una escritora negra, audaz, de verbo certero y sin mordazas."

—Nelson E. Vera en La contemporaneidad de la literatura negra en Puerto Rico (2009-2010)

Laacera.com


Para leer artículo completo: http://www.laacera.com/posts/nelson-e-vera-santiago/2011/02/la-contemporaneidad-de-la-literatura-negra-en-puerto-rico-2009-

domingo, febrero 20, 2011

Lecturas de Febrero 2011: El tiempo de los escarabajos, Olaudah Equiano y Pájaros en la boca

Lecturas de Febrero 2011: El tiempo de los escarabajos, Olaudah Equiano y Pájaros en la boca



El tiempo de los escarabajos, de Ángel Antonio Ruiz Laboy, se instala en un marco ludens scriptum donde el mismísimo título nos retrotrae a una época dedicada exclusivamente a la adoración de los machos de la especie. Un juego desde el estudio biológico de éstos, nomenclatura de la mayor orden de insectos en el mundo con más de 350,000 especies, hasta la lúdica referencia de que las mariquitas son, en efecto, un tipo de escarabajo. En su más reciente obra, Ruiz Laboy da perfecta cuenta de que es ésta, también, su más madura, llevándonos por el recorrido de sus participaciones en la Antología ‘Los otros cuerpos’, Anzuelos y Carnadas (escrito a cuatro manos junto a Xavier Valcárcel), El Sótano 00931 e incluso su más reciente en Revista Boreales. El tiempo de los escarabajos es un criptograma (a lo Edgar Allan Poe y su cuento The Gold Bug) con movimientos de orden antropológico, donde los hombres (hombres en exclusividad, maravillosa metáfora) plantean migraciones, retornos y se vuelven relicarios, como aquellos anticuarios que la realeza se colocaba en lujosas cadenas sobre el pecho, colgantes del cuello, en forma de escarabajos para esconder el cabello del amado, la imagen o un recordatorio residual de semen. El libro abre con ‘presentir la noche’ en la primera de las tres disecciones de la colección, donde da paso a ‘glandelocuente’, un texto de marcado erotismo invitacional: “palpitas en mi mano cual recuerdo de la carne/ te abres a mis dientes/ te sabes a mi boca”. Y a éste le siguen ‘atraganto’, ‘tajeadas’ y ‘ley natural’. En ‘retornos’ descubrimos el propósito real de la criptografía (del griego κρύπτω krypto, «oculto», y γράφω graphos, «escribir») como técnica que altera las representaciones lingüísticas del mensaje hombre-hambre-hembra de Ruiz Laboy. Aquí nos despedaza ‘tajo con tajo’ y primicia la sección en un homenaje a Kavafis, con una puesta en página de ‘epidermis’, ‘jinetinta’ (mi favorito) y ‘parábola del beso’ (segundo favorito) cuyo verso “tu beso es el prepucio de esta carne que no parte” me recuerda por qué soy tan besucona.

El mensaje origen de Ruiz Laboy queda desenmascarado, muy artísticamente, por la cubierta aludida en el poema ‘el tiempo de los escarabajos’ que da nominación al libro. El verso “a veces urge tatuarse el tiempo entre las alas” es una radiografía para quienes amamos la tinta en la piel, como demarcador de sucesos resultantes y orígenes krono-semánticos. Es allí, en ese poema, donde se inserta el verdadero tiempo-tempo de la colección, aquel arrastrado por la ‘pluma de Maat’, deidad egipcia, diosa de la justicia, la verdad y el orden cósmico, y el jeroglífico que la representa es una pluma de avestruz, vertical, en perfecto equilibrio, como equilibrada es esta obra de Ángel Antonio. Por eso la devoción de “la tinta a los tatuajes que dibujan tiempo” copula con otros pasajes “ser jinete/ ser tinta/ jinetinta”.

La parte final, ‘relicarios’, concluye el libro con recordatorios y memoriales del texto cifrado-descifrado desde la “precisión del minutero” en los poemas ‘funeral de la caricia’, ‘escarabeo’ y ‘arqueología’, desde donde se trazan parentescos epigráficos con Miguel Ángel Náter, Abniel Marat, Víctor Fragoso y José María Lima. La aplicación concreta del algoritmo qüiar, según re-nombrado por Daniel Torres en el texto presentatorio de contraportada, nos plantea la existencia de una clave ya no tan secreta: el tiempo épico donde los hombres aman hombres, sin miedo a represalias ni repercusiones.

El libro ‘Olaudah Equiano’, o ‘Narración de la vida de Olaudah Equiano, escrita por él mismo’ es una autobiografía de un esclavo liberto del S. XVIII con el que me topé haciendo investigación para una nueva obra. El autor nacido en 1745, fue secuestrado por otros negros africanos, que al igual que él, transitaban el continente, excepto que éstos tenían mejor tecnología bélica y estrategias de la maldad más desarrolladas que la tribu de donde venía el protagonista. A los once años Olaudah paseaba, cazaba, jugaba y vivía en Essaka, en lo que es hoy la región de habla Igbo de Nigeria. A esa edad, fue tomado como esclavo y llevado a América, y luego vendido a un capitán de la Marina Real, quien le dio el nombre de Gustavus Vassa (en honor al rey sueco del mismo nombre).

Con el pasar del tiempo fue vendido a unos traficantes blancos que le embarcaron en un buque esclavista hasta la isla de Barbados, en donde tuvo que supervisar a otros negros como él, pero reportando a la hegemonía dominante blanca; es así que se convierte en velador y torturador indirecto de aquellos limitados de libertad, como él. Luego pasó a Virginia, donde fue comprado por un teniente de la armada británica con quien tuvo aventuras marinas por mucho tiempo. Un empresario cuáquero comprará su libertad permitiéndole educarse y convertirse en uno de los primero autores negro-africano que relatan sus incidencias desde haber sido extraído de su natal África, hasta la culminación de sus días en Inglaterra, en donde se casó con una mujer blanca y tuvo dos hijas.

Como escritor africano del siglo XVIII vivió en Gran Bretaña y en sus colonias americanas. Se ha dicho que en su autobiografía, Olaudah emplea estrategias como la perspectiva del ojo inocente (innocent eye perspective), o lo que se conoce hoy como “narrativa sin juicios”, permitiéndole al observador-lector, llegar a sus propias conclusiones de lo que debió haber sido uno de los momentos más nefastos de la historia humana. También el escritor hace alusión de la estrategia de elementos picarescos con reminiscencias en la literatura española del siglo XVI. Hace magistral invocación del conocimiento que tenía de la vida y documentos religiosos, cuestionando el lugar del hombre blanco esclavizador, a la luz de lo que dice el cristianismo. Equiano defendía el matrimonio entre blancos y negros como vía para disminuir la segregación racial y unificar a los seres humanos. Unos pocos académicos, entre ellos, Vincent Carretta, autor de Equiano, the African: Biography of a Self-Made Man (2005) (Equiano, el africano: Biografía de un hombre hecho a sí mismo), aseguran que el escritor habría nacido en Carolina del Sur y sugieren que su relato fue basado en experiencias que ya habían sido publicadas con anterioridad. De ser esto cierto, me recuerda lo mencionado sobre el libro “Infortunios de Alonso Ramírez” por la investigadora Estelle Irizarri: "La obra Infortunios de Alonso Ramírez, publicada en 1690, ha sido reconocida como comienzo del género novelesco en el Nuevo Mundo, pero a pesar de que el erudito mexicano Carlos Sigüenza y Góngora dice que recogió la narración, por encargo del Virrey de la Nueva España, de boca del puertorriqueño Alonso Ramírez, la crítica la ha considerado casi exclusivamente como obra del escritor mexicano”. El paralelismo de la calidad de ambos textos, el de Olaudah y el de Alonso, no raya en la autoría, sino en la definición de reconocimiento ficcional, más bien que autobiográfico. Este dato da tela para cortar sobre el asunto de la autoría por un boricua, de la primera novela de habla hispana conocida. Para los puertorriqueños es todo un honor este dato, y aún si coincidimos en que el género es ficcional o autobiográfico, sigue estando de relieve el hecho de la autoría o inspiración portorricensis del libro. Lo mismo funciona para la obra de Equiano. A modo de consuelo, el misticismo y misterio que envuelve la polémica sigue brindado pie para la especulación y nuevas investigaciones.

El libro de cuentos ‘Pájaros en la boca’ de Samanta Schweblin es lo más cercano a una experiencia cinematográfica de horror fantástico, que se haya tenido desde los inicios del género. Lo insólito se privilegia en sus páginas, desde el primer cuento ‘El cavador’ en donde se nos promete el juego caja china adornado de la desesperanza del desenlace. En efecto, "Pájaros en la boca" confirma que Schweblin es una de las cuentistas más robusta de la literatura latinoamericana actual.

Premiados en Cuba y Argentina, traducidos a siete idiomas, los cuentos de Samanta denuncian una mirada nueva desde Poe, muy sobresalientes en la narrativa contemporánea. Lo real aterrador, lo real sucio, lo real escatológico, lo real fantástico tejen una red de araña en donde se dá cátedra de que la construcción de lo verosímil mucho tiene que ver con el talento del escribiente. La crueldad aterradora del cuento ‘Mariposas’, en donde el título y el eje argumentativo son aparentemente inocentes y dulces, nos reitera la prominencia que siente esta orfebre de la palabra por lo extraño, lo insólito y lo raro. Toda construcción de Schweblin es una sospecha nada trivial y poco silenciosa que bombea minuciosidad en cada historia absurdamente intelectual y paranoica. Se ha dicho de ellos que son como pesadillas kafkianas que “se mueve en la delgada línea que separa lo fantástico de lo real, lo sobrenatural de lo cotidiano, en un estilo fluido y preciso”. Lo extravagante en cada inciso, de cada personaje que revela su angustia y hastío nos “obliga a existir más allá de lo supuestamente humano” con la pericia de esta escritora. La cacería de bestias en la estepa, la furia de las pestes, el papá Noel que duerme con la madre deprimida permean violenta densidad e irreversible vértigo. Este libro de relatos postula a Samanta Schweblin como una de las mejores y más originales narradoras argentinas de su generación.

"De espaldas a nosotros, poniéndose en puntas de pie, abrió la jaula y sacó el pájaro. No pude ver qué hizo. El pájaro chilló y ella forcejeó un momento, quizá porque el pájaro intentó escaparse. Silvia se tapó la boca con la mano. Cuando Sara se volvió hacia nosotros el pájaro ya no estaba. Tenía la boca, la nariz, el mentón y las dos manos manchadas de sangre. Sonrió avergonzada, su boca gigante se arqueó y se abrió, y sus dientes rojos me obligaron a levantarme de un salto. Corrí hasta el baño, me encerré y vomité en el inodoro." (del cuento “Pájaros en la boca”).

viernes, febrero 18, 2011

Festival Grito de Mujer

Primer Festival Internacional de Poesía
Grito de Mujer

Puerto Rico se une a Argentina, España, Bolivia, Chile, Cuba, Ecuador, Panamá, República Dominicana, Uruguay, Venezuela y otros países en esta iniciativa de Mujeres Poetas Internacional que convoca a poetas de ambos géneros bajo el tema: No más violencia contra la mujer. El Festival se llevará a cabo el sábado 19 de marzo de 2011 desde las 6:30 PM en la Biblioteca Carnegie ubicada en la Avenida Constitución número 7 en San Juan Puerto Rico.

Reglas de participación:

1. Podrán participar poetas de ambos géneros residentes en Puerto Rico.
2. Cada participante enviará un poema original e inédito. El poema no contará con más de cuarenta versos.
3. Los poemas se enviarán por correo electrónico a la siguiente dirección: festivalgritodemujer@gmail.com
4. Los autores firmarán sus poemas con un seudónimo. En el mismo mensaje, en un segundo archivo, indicarán el seudónimo, título del poema y datos personales (nombre completo, teléfono y correo electrónico). Así será más fácil localizarlos.
5. La fecha límite para someter los poemas será el día 12 de marzo de 2011.
6. Un jurado seleccionará los mejores treinta poemas. Sus autores podrán dar lectura a los mismos la noche del Festival.

Para más información, comunicarse a… zulmariposa@yahoo.com

Conmemorando a Julia de Burgos

DISCURSO DEL REP. LUIS V. GUTIÉRREZ

DISCURSO DEL REP. LUIS V. GUTIÉRREZ
EN LA CÁMARA DE REPRESENTANTES DE LOS EE UU
16 DE FEBRERO DE 2011


Traducido por Marco Rosado Conde

Me dirijo a ustedes hoy para hacer un llamado urgente a la Cámara de Representantes de los EE UU sobre una crisis de derechos humanos y civiles.

Quiero hablarles sobre una parte del mundo donde los derechos de ciudadanos de toda clase a protestar y a manifestar sus ideas están siendo reprimido con macanas y gas pimienta.

Una parte del mundo donde una huelga estudiantil hizo que la universidad les prohibiera a los estudiantes su presencia en el campus y donde los estudiantes que protestaban la prohibición a su derecho a la libre expresión fueron violentamente atacados por policías fuertemente armados.
Un lugar donde un editorial en un periódico declaraba que la “la agresión indiscriminada de escuadras de policías que se lanzaron contra estudiantes que estaban ejerciendo su derecho constitucional en áreas públicas, sin interferir con ninguna actividad académica o administrativa, es una burda violación de sus derechos, solo comparable a lo que ocurre en las dictaduras que todos nosotros denunciamos y rechazamos”.

Un lugar donde el mismo gobierno ha cerrado el acceso público de algunas sesiones legislativas.
Yo le pido a este Congreso que dirija su mirada a una parte del mundo donde la institución que agrupa a los abogados ha sido desmantelada por la legislatura porque asume posiciones opuestas al gobierno y su líder ha sido encarcelado por oponerse a un litigio que estuvo motivado por razones políticas.

¿Y dónde es esa parte del mundo? ¿Egipto? No. El pueblo que protestó y ejerció la
libertad de expresión hizo caer a un dictador en el Cairo.

¿En qué lugar lejano se ha visto que le prohíban a los estudiantes protestar, a obreros de una unión ser golpeados y a los defensores de la libertad de expresión encarcelados?
En la colonia de los Estados Unidos de América, Puerto Rico.

¿Suena escandaloso?
Lo es. Pero es la verdad y los hechos están bien documentados.
Yo le pregunto a mis colegas en la Cámara de Representantes de los EE UU que dirijan su mirada a Puerto Rico.

Las puertas del Congreso de los EE UU están abiertas. Nuestros procedimientos son públicos —como cuestión de hecho nos debemos al público.
Así es como funciona una democracia.
Estoy seguro de que en toda América, hoy mismo, hay o en cualquier momento habrá estudiantes protestando en los campus.

En toda América habrá obreros que se vayan a la huelga. Y habrá marchas y protestas contra un alcalde o un gobernador, y podrán hacerse expresiones derogatorias contra el Presidente Obama.
En Madison, Wisconsin —mientras les hablo— hay gente protestando por ciertas políticas de empleo y recortes en el presupuesto de la Universidad de Wisconsin. A Estudiantes de colegios universitarios e incluso de escuelas superiores se les han unido sindicatos y otros aliados en protestas pacíficas.

¿Veremos nosotros gas pimienta y golpizas? No lo creo. Los manifestantes son protegidos por nuestra Cuarta Enmienda.
¿Es esa la manera en que funciona una democracia?
No. La gente tiene derecho a expresar lo que quiera, y decirlo sin temor a ser rociados con gas pimienta o ser atacados con macanas, o a que una legislatura les limite y restrinja sus derechos.
En nuestros cincuenta estados tenemos muchas organizaciones profesionales que no son atacadas como lo ha sido el Colegio de Abogados de Puerto Rico, una organización bajo ataque del gobierno de Puerto Rico. Y no toleramos que los líderes sean enviados a la cárcel por ejercer sus derechos, sino que defendemos que ellos expresan lo que crean.
Pero esa es la realidad de Puerto Rico.
Hace apenas una semana, el Juez Fusté, un juez que tiene vínculos estrechos con el partido en el poder y un historial personal de rechazo al Colegio de Abogados de Puerto Rico, un juez cuyo salario lo pagan los contribuyentes americanos, ordenó el encarcelamiento de Osvaldo Toledo, el Presidente de esa institución.
¿Cuál fue el crimen que cometió Osvaldo Toledo? Orientar a los miembros del Colegio sobre cómo salirse de un pleito de clase motivado políticamente y diseñado para destruir su organización.
Para mí esa fue la estocada final que me hizo tomar un turno para dirigirme a ustedes.
Así que en solidaridad con Osvaldo Toledo, encarcelado por cumplir su deber como Presidente del Colegio de Abogados de Puerto Rico, introduciré hoy al record congresional las instrucciones de cómo sus miembros pueden salirse del pleito de clases que amenaza la vida de su organización.
Les diré a aquéllos que legislan para acallar las protestas públicas, a los que autorizan el uso de la fuerza contra los que protestan pacíficamente y tratan de acallar las expresiones y las
acciones de sus adversarios: Esos ataques a la libertad de expresión no son propios de una democracia.
Estamos ante una verdad que muchos de nosotros aprendimos hace mucho tiempo. He aquí una lección que nos dio el pueblo de Egipto la semana pasada.
Las leyes opresivas, las reuniones secretas, ni los agentes armados extinguen la llama de la justicia, sino que avivan la chispa y la hacen crecer más brillante.

Ustedes, con sus guardias armados y sus leyes restrictivas podrán apaciguar las protestas de la gente. Ustedes podrán acosar al Colegio de Abogados de Puerto Rico y hacerle las cosas difíciles por un momento. Pero cada vez que ustedes envían policías contra los estudiantes y encarcelan a un opositor, lo que hacen es garantizar que la gente buena de Puerto Rico y este Congreso hable de justicia.

Señor Presidente de la Cámara: Yo le digo al pueblo de Puerto Rico que hay lugares adonde no podrá llegar esa cruzada contra la libertad de expresión. Ni hoy ni nunca. Yo me coloco al lado de ustedes.
Señor Presidente de la Cámara: Yo volveré a hablar sobre este asunto tan importante y particularmente sobre para profundizar sobre este asunto del juez federal.
Cedo el tiempo que me resta.

http://www.elnuevodia.com/videos-noticias-luisgutierrezarremetecontrafuste-792178908001.html

jueves, febrero 17, 2011

Febrero 2011 en Casa Concha

Ven a tertuliar en Casa Concha en febrero

Concurso literario en Puerto Rico

Universidad llama a jóvenes escritores a concurso literario
La Politécnica celebra así su 20 aniversario
Por Inter News Service


Jóvenes escritores de Puerto Rico han sido invitados para participar en el Decimoséptimo Certamen Literario que llevará a cabo la Universidad Politécnica de Puerto Rico (UPPR).

El Decanato de Artes y Ciencias, el Departamento de Estudios Socio-humanísticos, y la Oficina de Actividades Culturales de la Universidad Politécnica ultiman los detalles del certamen literario, una tradición cultural universitaria que celebra sus primeros 20 años de existencia.

Los escritores interesados en participar de esa tradición pueden someter sus mejores trabajos en diversos géneros, que incluyen poesía, cuento y ensayo.

Las participaciones podrán someterse en o antes del viernes 25 de febrero de 2011 a las 2:00 de la tarde.

"Todas las participaciones deberán ser originales e inéditas y no haberse enviado a otro certamen. El tema de cada participación es libre a selección del escritor o escritora. Los mejores trabajos serán publicados en una Antología conmemorativa, que podrá ser distribuida gratuitamente para todos los participantes y asistentes a la actividad de premiación", dijo la profesora y poeta Iris Miranda, coordinadora del certamen.

Miranda señaló que durante los pasados años el certamen se ha convertido en el foro favorito para los jóvenes escritores de escuelas superiores, públicas y privadas del país.

Exhortó a todos los escritores y escritores en formación a participar en una de las categorías correspondientes para cada caso, en esa celebración de la cultura puertorriqueña que se llevará a cabo en la Universidad Politécnica.

Los interesados en obtener información adicional sobre el certamen, pueden comunicarse con Miranda en las oficinas del Departamento de Estudios Socio-humanísticos de la Universidad Politécnica de Puerto Rico, al teléfono 787 622-8000 extensiones 457 y 223.

martes, febrero 15, 2011

Disponible Ya en Amazon

Adquiere tu copia Ya!
Perseidas: Poesía lesboerótica de la escritora puertorriqueña Yolanda Arroyo Pizarro
http://www.amazon.com/Perseidas-Spanish-Yolanda-Arroyo-Pizarro/dp/1456410385/ref=sr_1_1?ie=UTF8&s=books&qid=1297704829&sr=8-1

Y leyeron Lola y las 13 Rosas











Texto leído esta noche Por Yolanda Arroyo Pizarro
Con los nuevos amores pasa lo mismo que con los nuevos años. O sea, cuando cumples años te miras al espejo y te das cuenta que allí hay una cosita nueva que no estaba antes; una nueva arruga, una nueva cana, una nueva mancha solar o verruguita de esas que salen con la madurez.

Con el amor nuevo, fresco, aspirable se da cuenta una que te laten cosas nuevas, lugares nuevos. De chica, me latía el corazón acelerado cada vez que veía al monaguillo del barrio pasar en su bicicleta swim con aros niquelados. Me colocaba dos dedos en la base del cuello y sentía aquella correntía de fluidos que se disparaban sin pena alguna, hacia mi musculo pectoral. Ya cercana a mi veintena, me latían otros músculos más al sur si la nena del colegio me invitaba a jugar volleyball, o si me ofrecía la mitad de su empanadilla de pizza.

El día de mi primer matrimonio, me latían las manos, evento fisionómico que lograba que éstas también me temblaran. El día que nació mi hija Aurora, me latían los pechos con la fuerza de una represa abierta, llenos y pletóricos de fluidos que casi querían partirle la boca, por tanto sentimiento que llevaba para ella mi calostro.

Y como decía, con el nuevo amor, con este amor que me ha devuelto la vida y la fe en el mundo, me laten otros lugares dentro del universo de mi cuerpo. Me laten planetas en las rodillas. Me laten planetas en el dedo gordo del pie. Gracias Zorra del Principito, por hacerme latir con tus nuevas expediciones galácticas.

lunes, febrero 14, 2011

Felicitamos a Rey Andújar


Rey Andújar gana Premio Literatura Ultramar
NUEVA YORK —El escritor dominicano Rey Andújar fue declarado ganador del Concurso Literario Letras de Ultramar 2010 en la categoría de cuento con la colección Saturnario.

Rubén Sánchez Féliz, residente en Nueva York, ganó el premio en el género Novela con la obra Los muertos no sueñan y Daniel Baru Espinal Rivera, sacerdote dominicano radicado en México, en el género Poesía, con el poemario Roja iconografía de los otoños.
El jurado de cuento estuvo compuesto por Pedro Antonio Valdez, Máximo Vega, y Aquiles Julián. El anuncio fue hecho el viernes 11 de febrero de 2011, en la oficina del Comisionado Dominicano de Cultura en los Estados Unidos. El comisionado dominicano de Cultura, Lic. Carlos Sánchez, felicitó a los galardonados y dijo que en esta versión se rompió el récord en participaciones.

Andújar ha declarado que Saturnario es un libro que retrata el tránsito entre la puertorriqueñidad y lo dominicano, tanto en Estados Unidos como en el Caribe. Este escritor, candidato al grado de Doctor en Literatura y Filosofía Caribeñas del Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe, es el autor de obras como Candela, premiada por el Pen Club de Puerto Rico en el 2007 y Amoricidio, Premio Internacional de Cuento Joven de FIL-RD 2007. Su pieza teatral Ciudadano Cero fue pieza inaugural del Festival Internacional de Teatro, Puerto Rico 2007.

Letras de Ultramar tiene un premio en metálico de US$5,000 dólares y un certificado por género. Los ganadores participarán además en calidad de Invitados de Honor en la XIV Feria Internacional del Libro Santo Domingo 2011, a celebrarse en el mes de abril de este año.El Concurso Literario Letras de Ultramar, dirigido a incentivar, reconocer y promover la creación literaria de los escritores dominicanos que por diversos motivos han establecido su residencia fuera de su lar nativo, fue convocado en su primera versión el año 2005.

Las obras ganadoras serán publicadas por la Editora Nacional, en la Colección de Ultramar, y presentadas formalmente como parte del programa de la XIV Feria Internacional del Libro Santo Domingo 2011.

domingo, febrero 13, 2011

Por las mal amadas


Como un acto de solidaridad con todas las mujeres que han sido víctimas de violencia doméstica y de aquellas pocas que han sobrevivido, el PEN Club de Puerto Rico y la Librería Mágica convocan a la lectura de poesía “13 Rosas y una Lola para el amor” que se llevará a cabo este lunes 14 de febrero, día de San Valentín, a las 7:00 p.m.

En las letras, desde Puerto Rico: relato y novela

En las letras, desde Puerto Rico
Libros destacados del 2010
Un vistazo al panorama literario actual: 3ra parte, relato y novela
Por Carlos Esteban Cana


El 2010 fue un año delicioso para los amantes de la buena literatura. A diferencia de años anteriores, estos doce meses dejaron un balance de calidad en todos los géneros, particularmente en cuento. Por otro lado, dos acontecimientos editoriales dan fe de la constancia como requisito esencial para quienes aspiran dejar una huella en las letras, nos referimos a la publicación de la Poesía Completa de Jesús Tomé y a los cuatro tomos de Poesía homohumana de Abniel Marat. Pero detengámonos un momento para comentar brevemente nuestras preferencias en los géneros del relato y la novela.

Sin duda el 2010 dejó un vigoroso registro para la novela. Marta Aponte Alsina revalida con El fantasma de las cosas su lugar como la principal novelista que tiene este País. Es un placer para el lector seguir las viñetas narrativas y fragmentarias que van develando el perfil del apalabramiento de Silvinia, el histrionismo de Megan y la creatividad sinuosa de Dougald. Por su parte, Cezanne Cardona se impone entre los novelistas de su generación con una novela que trasciende coordenadas inmediatas y se instala en el Berlín de 1989, cuando se dan los sucesos de la caída del muro. La velocidad de lo perdido es un libro bien pensado. Aquí hay equilibro: lo ameno de la historia se funde en los cimientos de la filosofía occidental. Los personajes interactúan entre ellos, y los matices a flor de piel distancian la cercanía. La velocidad de lo perdido es una de esas novelas que me hubiera gustado escribir.

Por otro lado, Esa antigua tristeza se convierte en la novela que mayor cantidad de lectores se agencia. José Borges captura la atención del lector con una historia de conspiración y pandemias. Ágil, rápida, liviana (en el buen sentido de la palabra) son las columnas que sostienen esta arquitectura narrativa desde el principio hasta el final. Caparazones es el nuevo título de Yolanda Arroyo Pizarro en el género novelístico. Aquí la relación de dos mujeres se desarrolla en un marco de extremos. Por un lado la defensa del medio ambiente llega, en estas páginas, a métodos insospechados. Ya la diplomacia sirve poco para personajes y grupos involucrados. Por otro lado, el leiv motiv pasional se metaforiza de varias formas, siendo los pasajes que describen elementos y accidentes del panorama estelar los que mejor trazan el perfil de búsqueda y pérdida en esta novela.

Esta breve lista de novelas destacadas no estaría completa sin Letramuerto: asesinato en La Tertulia de Wilfredo Mattos Cintron. Esta nueva aventura detectivesca de su personaje, Isabelo Andújar, lo lleva irremediablemente a su propio pasado. Ecos que el lector recibe como simbiosis al presente inmediato que vivimos. No podemos concluir sin destacar un libro de relatos, ese género que está en un punto medio entre la novela y el cuento, que también trabaja la ficción de corte detectivesco. Se trata de El muro que guarda el rosal (Tres relatos de la detectivesca caribeña) de Francisco R. Velázquez. Este libro publicado por la editorial La Secta de los Perros es un banquete para los que disfrutan del manejo efectivo del diálogo en la narrativa y la recreación, en detalles, de una época ya lejos de la contemporánea.

NOVELA
1. El fantasma de las cosas
Marta Aponte
Terranova Editores

2. La velocidad de lo perdido
Cezanne Cardona
Terranova Editores

3. Esa antigua tristeza
José Borges
Terranova Editores

4. Caparazones
Yolanda Arroyo Pizarro
Publicaciones Boreales

5. Letramuerto: asesinato en La Tertulia
Wilfredo Mattos Cintrón
Ediciones La Sierra

RELATO
1. El muro que guarda el rosal
(Tres relatos de la detectivesca caribeña)
Francisco R. Velázquez
Editorial La Secta de los Perros

jueves, febrero 10, 2011

Caricias Argentinas


Carina Acosta

El LIBER 2010 dejó grandes saldos en mi entorno. Uno de ellos lo fue conocer a Carina Andrea Acosta, poeta y encantadora mujer que llevó la logística de nuestro encuentro versado en la librería Laie en Pau Claris, 85 de Barcelona. También llevó la voz cantante en hacernos sentir bienvenidos y queridos. Gracias Carina, por haber aportado tanto a mi vida durante ese encuentro.

Hace unos días Carina me escribió y me llenó de júbilo su comunicación. Me acercó a Patricia Ferreyra, quien me envía este detalle desde Argentina. A Ambas mi sentimiento más profundo de gratitud y admiración. Ya estamos hermanadas en la palabra

Carina A. Acosta
Sent: Monday, February 07, 2011 2:58 PM
To: Yolanda Arroyo Pizarro
Subject: "Los Documentados"

Hola Yolanda,

Hace un tiempo, dentro del marco de LIBER, nos conocimos en el encuentro de poetas que se realizó en LAIE. Allí, tras disfrutar la lectura de todos los que presenté, fuimos mejor presentadas y tuviste el detalle de generosidad de darme en mano tu novela.

Estoy dando un taller de creatividad literaria y una de las talleristas ha recibido esa novela. Quise compartirte sus palabras al respecto de su lectura.

Un abrazo,
Carina


Buen olfato, para una periodista
Los Documentados, Yolanda Arroyo Pizarro

Si bien la novela está planteada como un relato sobre "las desventuras de la inmigración ilegal dominicana a la isla de Puerto Rico", según reza la contratapa de la segunda edición, la historia de una familia portorriqueña se roba el protagonismo temático, dejando a dichas desventuras como un marco, excelentemente descripto y documentado, para su desarrollo. No hay dudas del minucioso trabajo que la autora ha hecho recabando y relacionando la información de una realidad latinoamericana que ella denuncia, pero es muy fuerte la carga humana que le imprime a los personajes, quienes viven en ese mundo de desesperación ligada a la esperanza, a la impotencia, al abuso, a los negocios espurios, a la identidad sometida.

Con un notable y muy personal estilo para definir sensaciones y sucesos, le otorga poesía abundante en imágenes sensoriales, especialmente las olfativas que, a través de Kapuc, la niña sorda e insomne que documenta cada noche la llegada de los ilegales, desarrolla de manera impecable convirtiendo al lector en parte de cada una de las vivencias.

Patricia Ferreyra
Argentina, 2011

miércoles, febrero 09, 2011

Concurso de Microrrelato 5 Minutos

I Concurso de Microrrelato 5 Minutos
15 de marzo de 2011

Editorial Intangible SLNE, con el objetivo de
promocionar nuevas formas de expresión,
comunicación y creatividad e incentivar la
producción literaria en la modalidad de
microrrelato, convoca el I CONCURSO DE
MICRORRELATO 5 MINUTOS que se regirá por las siguientes bases:

PARTICIPANTES

Podrán participar todos los interesados mayores
de edad, de cualquier nacionalidad que escriban en castellano.

REQUISITOS DE LOS MICRORRELATOS

Los microrrelatos deberán ser escritos en lengua
castellana, de temática libre, originales e
inéditos y no estar premiados con anterioridad.
Cada participante podrá presentar un máximo de dos microrrelatos.

La extensión del microrrelato no puede ser
superior a 30 líneas, escritos a máquina o a
ordenador, en cuerpo 12, a doble espacio, en
formato folio o DIN-A4 y por una sola cara.

PRESENTACIÓN DE LOS MICRORRELATOS

Los microrrelatos se enviarán por correo
electrónico en archivo anexo y no podrán llevar
el nombre del autor o de la autora de manera
visible. En el cuerpo del mensaje figurarán el
titulo del relato, el nombre completo del
autor/a, dirección, y número de teléfono.

Asimismo en el cuerpo del mensaje el autor
presentará una declaración de autoría y
originalidad de la obra eximiendo a Editorial
Intangible de cualquier responsabilidad derivada
de plagio o cualquier otra transgresión de la
legislación vigente en la que pudieran incurrir los participantes.

PLAZO DE ADMISIÓN

El plazo de admisión de los microrrelatos
finalizará el 15 de marzo de 2011 a las 14,00 horas.

ENVÍO DE LAS OBRAS

Los participantes deberán enviar los
microrrelatos por correo electrónico a: lectur@editorialintangible.com

OBRAS NO PREMIADAS

Las obras presentadas no premiadas serán
eliminadas de todos los archivos de Editorial
Intangible al conocerse el fallo del jurado.
Editorial Intangible no mantendrá correspondencia
ni contactos telefónicos con los autores en
relación a las obras presentadas y no premiadas.

PREMIOS

Se establece el siguiente premio: a los tres
ganadores designados por el jurado, se les
ofrecerá un contrato de edición con Editorial
Intangible para el formato electrónico (formato ePub).

JURADO

Editorial Intangible designará libremente a los
miembros Jurado, que estará presidido por el Editor de Editorial Intangible.

El Jurado cuyo fallo será inapelable, podrá
declarar los premios desiertos si se considerase
que ninguna de las obras presentadas alcanza el
nivel adecuado, o bien podrá reducir el número de
las obras premiadas por debajo de 3.

El fallo del Jurado se hará público el día 15 de
abril de 2011 y se notificará personalmente a todos los participantes.

ACEPTACIÓN DE LAS BASES

La simple participación en el certamen supone la
plena y total aceptación de sus bases. Cualquier
circunstancia no prevista en estas bases será
resuelta de forma inapelable por el jurado del
certamen. Aquellos microrrelatos que no se
ajusten a las presentes bases, serán excluidos del certamen.

Mayor información: Web:
http://www.editorialintangible.com/  •
http://www.facebook.com/pages/Editorial-Intangible/164789913535367
http://twitter.com/es_intangible  • E-mail: info@editorialintangible.com

jueves, febrero 03, 2011

Un ramo de rosas rojas y una Lola para el amor - Librería Mágica

UN RAMO DE ROSAS ROJAS Y UNA LOLA PARA EL AMOR
lunes, 14 de febrero de 2011
Librería Mágica, Río Piedras
6:30 pm

Yo quiero hacer contigo lo que la primavera le hace a los cerezos...
Pablo Neruda

Lynette Mabel Pérez
María Juliana Villafañe
Lucille Lang
Ana María Fuster
Barbara Otero
María Soledad Calero
Aixa Ardín
Melany Rivera Maldonado
Angélica Diaz
Yolanda Arroyo Pizarro
Mayda Colón
Lilliana Ramos Collado
Mairym Cruz-Bernal
Lola von Miramar

Invitan
PEN-Puerto Rico
Librería Mágica

Acerca de mí

Mi foto
"Odio los fluidos que se me salen del cuerpo cada veintiséis días." Yolanda Arroyo Pizarro (Guaynabo, 1970). Es novelista, cuentista y ensayista puertorriqueña. Fue elegida una de las escritoras latinoamericanas más importantes menores de 39 años del Bogotá39 convocado por la UNESCO, el Hay Festival y la Secretaría de Cultura de Bogotá por motivo de celebrar a Bogotá como Capital Mundial del libro 2007. Acaba de recibir Residency Grant Award 2011 del National Hispanic Cultural Center en Nuevo México. Es autora de los libros de cuentos, ‘Avalancha’ (2011), ‘Historias para morderte los labios’ (Finalista PEN Club 2010), y ‘Ojos de Luna’ (Segundo Premio Nacional 2008, Instituto de Literatura Puertorriqueña; Libro del Año 2007 Periódico El Nuevo Día), además de los libros de poesía ‘Medialengua’ (2010) y Perseidas (2011). Ha publicado las novelas ‘Los documentados’ (Finalista Premio PEN Club 2006) y Caparazones (2010, publicada en Puerto Rico y España).

Seguidores