sábado, noviembre 30, 2013

David Caleb Acevedo en su máximo esplendor




Observar a David, sentir a David, dejarse seducir por David. El poeta, ensayista, narrador y performero David Caleb Acevedo, alias Elijah Snow, es uno de los artistas más completos, talentosos y fiebrúes que conozco. Por estos días se aproxima a publicar su nuevo proyecto editorial, una novela titulada ‘El oneronauta’. Esta novela se inserta en la mejor tradición de la literatura Queer/fantástica/ onírica puertorriqueña y utiliza pinceladas de realismo sucio, hiperrealismo y técnicas de escritura transgresora. Relata el advenimiento y la madurez de un jovencito que se va convirtiendo en adulto mientras descifra su vida desde los sueños y la guía que estos, y los personajes que en sueños se le presentan, ofrecen.

Las tres obras recomendadas de hoy sobre el autor, involucran su sintonía con el mensaje que desde la literatura Acevedo nos vocea. Comenzando con su poesía supra erótica en inglés en Hustler Rave XXX donde involucra al también escritor y gestor cultural Charlie Vázquez, pasando por su aclamado Diario de una puta humilde y terminando con el poemario Empírea, David Caleb no agota los temas de su poética, ni las formas de su construcción. En el Diario, por ejemplo, nos dice: “No pretendo que este libro se convierta en un retrato del país, o un retrato de sus comunidades LGBTTQQI y las prácticas sexuales tras bastidores de las que nadie quiere hablar. Es un tratado literario sobre las desavenencias del sexo, sus posiciones, roles, políticas y negociaciones. Asimismo, funge como un ensayo sobre cómo narrar el sexo con honestidad hasta descarnar el morbo. ¿Qué queda cuando se le quita el morbo al sexo sino literatura?”.
 
 
Egresado de la Universidad de Puerto Rico Recinto de Río Piedras, Acevedo ha publicado en revistas tales como Boreales, Pastiche, Tonguas, Poui, The Caribbean Writer, Contornos, y L’Antesala. Asimismo, su trabajo ha aparecido en las antologías Nueva Poesía Hispanoamericana, editada por Leo Zelada, EM, Edición mínima Antología de Sótano Editores 00931, De Pingazos: Antología Gaybiqueer de Editorial La Tuerca, Los otros cuerpos, editada por Moisés Agosto-Rosario, Luis Negrón y el mismo David Caleb Acevedo, Cuentos de oficio, editada por Mayra Santos Febres, Open Mic/ Micrófono abierto (Hostos Review #2), editada por Mayra Santos Febres, Los rostros de la hidra, editada por Julio César Pol, From Macho to Mariposa, editada por Charlie Vázquez y Charles Rice-González y Ó: Antología del Colectivo Literario Homoerótica. El autor es además traductor de la obra de más de una docena de escritores, entre los que se encuentran: Karen Sevilla,  Yolanda Arroyo-Pizarro,  Ángel Antonio Ruiz Laboy, Emilio del Carril,  Moisés Agosto-Rosario,  Ana María Fuster Lavín y Charlie Vázquez.
 
 
Ha publicado también el poemario ‘Bestiario en nomenclatura binomial’ (Editorial Aventis, 2009) y actualmente, mientras da los toques finales a su primera novela ‘El oneronauta’ edita una antología junto a Ana María Fuster, ‘Los colmillos de la muerte: antología puertorriqueña de cuento gótico, espíritus nocturnos, vampiros urbanos y otros vicios de sangre’.

 

Incluimos el poema de su autoría, El acantilado:

 

 

El acantilado
por David Caleb Acevedo 

El mar rompió con su más gigante ola
contra el acantilado
e hizo que los cuervos gritaran de espanto.
Y tú me miraste
los ojos llenos de lágrimas
y supe que hasta aquí, no había forma de continuar juntos.
El sol sale siempre del este
aunque lucha contra las nubes que prometen lluvia en las madrugadas
aunque los corazones rotos se prometan la peste mutua
hoy no, esta no será una de esas despedidas de traición.
El mar retumba contra el acantilado,
y yo solo pienso en tirarme,
caer solo para estar lejos,
porque siempre he estado lejos,
hemos estado lejos
tan lejos como los vecinos cuervos
los vecinos Johnstons, que viven camino arriba
en la carretera 45, cerca del molino de viento…
¿Por qué tenemos que estar tan lejos?
La banda municipal comienza a marchar,
este es un día de esos en que hasta los pianos caminan
y te digo, con lágrimas en mis ojos
no importa si nos despedimos,
siempre serás el amor de mi vida
y es en momentos como éste,
en los que sabes que has dado toda una vida
y que tu corazón ya no puede darse más a la entrega.
Y entonces, con la banda municipal
tocando imposiblemente en el acantilado,
el acordeonista flotando sobre nosotros,
y un pianista incongruente sonriéndonos,
te abrazo
y nos reímos, amigo imaginario de la infancia
para luego dejarte ir.


Sent from my Galaxy S®III

viernes, noviembre 29, 2013

Nace Revista Trapecio: el nuevo hogar del cuento puertorriqueño contemporáneo



EDICIÓN INAUGURAL de REVISTA TRAPECIO

Como regalo navideño para los lectores de cuentos de todo el mundo, Revista Trapecio ha preparado, con la ayuda del colectivo de escritores de Amalgama G7, un primer número inaugural de lujo. Cada miembro de la Junta Editora, a modo de presentación, ha accedido a nuestra petición de publicar un cuento propio. Muchos de estos ya se han publicado o recibido reconocimientos de envergadura.
En primer término incluimos dos cuentos que han ganado el prestigioso certamen de cuento del periódico El Nuevo Día: “Ayin”, de Damarys Reyes Vicente, y “Ríos”, de Luis Saldaña.
 
También incluimos dos cuentos ganadores del notorio Campeonato Mundial del Cuento Corto Oral: “Los Manchesters”, de Jaime L. Marzán Ramos, y “De cómo Xu Wei descubrió el papel y se arrepintió”, de María Zamparelli.
 
El cuento “Cuando vuelvas, Rogelio”, forma parte del libro Adiós, Mariana, y otras despedidas, de Awilda Cáez, que ganó el Certamen Interuniversitario de Literatura realizado por la Universidad de Puerto Rico. “Abrigo”, de Tere Dávila, ganó el primer lugar en el certamen de la Universidad de Puerto Rico en Mayagüez y forma parte de su libro Lego y otros pájaros raros. Y “Encuentro”, de Maira Landa, ganó el certamen Manuel Joglar Cacho.
 
Por otra parte, los cuentos “La nieve que bordea su ventana”, de Mara Daisy Cruz, y “Tres meses con Gary”, de José Borges, se publicaron recientemente en la importante antología Cuentos puertorriqueños en el nuevo milenio, editada por Reynaldo Marcos Padua.
 
Por último, el cuento “Una mañana sin pájaros” es de Yolanda López López, autora de la novela La caída de Alejandro Curtos, y el cuento “Delirio” pertenece a Luis Alejandro Polanco, autor de la novela No habrá primavera en abril.
 
Estos once cuentos nos dicen, de manera preliminar, quiénes son el director y los diez miembros de la Junta Editora de Revista Trapecio. Para preparar esta selección especial hemos contado, como ya dijimos, con la cooperación excepcional del colectivo Amalgama G7, una sociedad semisecreta de escritores que agrupa a seis de los miembros de la Junta Editora: José Borges, Awilda Cáez, Mara Daisy Cruz, Yolanda López López, Luis Alejandro Polanco y María Zamparelli.
Invitamos a nuestros lectores a que visiten la página de la Junta Editora para que conozcan más detalles sobre los once destacados autores que a partir de hoy seleccionarán para ustedes los textos de Revista Trapecio.
 
Ha nacido Revista Trapecio, donde a partir de este momento se publicarán los mejores cuentos contemporáneos de Puerto Rico. Adscrita extraoficialmente al Programa de Maestría en Creación Literaria de la Universidad del Sagrado Corazón, Revista Trapecio tendrá su propia Junta Editora y tomará sus decisiones de manera independiente. Además, no publicará cuentos únicamente de estudiantes o egresados de la Maestría en Creación Literaria, sino de puertorriqueños que vivan en cualquier parte del mundo… y de aquellos latinoamericanos o españoles que residan en Puerto Rico. Aparte de estas condiciones, el único criterio adicional para publicar en Revista Trapecio será la calidad.
 
¡Bienvenidos a Revista Trapecio: el nuevo hogar del cuento puertorriqueño contemporáneo!
 
 
***

“Tres meses con Gary”: cuento de José Borges

Gary Lawdry era ejecutivo de la empresa. Su posición le otorgaba mucho poder y dinero, pero se le hacía difícil conseguir un compañero sentimental. Casi todas las noches frecuentaba la misma barra en busca de compañía y en poco tiempo supe que había sufrido varias decepciones. (más…)

“La nieve que bordea su ventana”: cuento de Mara Daisy Cruz

Con la paleta de colores en la mano izquierda, Maricela mordía el pincel que sostenía entre los labios. Junto a ella, un lienzo en blanco esperaba ser bañado de verdes pálidos, amarillos intensos, anaranjados, rojos y marrones quemados. Se entretenía observando cómo los árboles perdían las hojas. (más…)

“Ayin”: cuento de Damarys Reyes Vicente

Comenzó por los senos, los quería redondos, abultados, erguidos. Buscó al mejor cirujano plástico y se los dejó moldear. Le colocaron una mascarilla con anestesia, inhaló y se sumió en la inconsciencia, mientras le abrían los pezones y le colocaban mullidas bolsas gelatinosas. Suturaron las heridas y vendaron la restauración. Despertó. (más…)

“Ríos”: cuento de Luis Saldaña

I
Intuyó el peligro tan pronto vio acercarse el grupo de capuchas blancas. Las procesiones no le eran ajenas a Salim Nazar e incluso había participado en varias durante su adolescencia, pero las cruces en llamas y el ladrido de los perros lo asustaron de inmediato. Sólo entonces cobró conciencia de que no sabía dónde estaba (más…)

“De cómo Xu Wei descubrió el papel y se arrepintió”: cuento de María Zamparelli

Xu Wei admiraba la belleza del paraje mientras se preguntaba cómo obtendría seda para sus dibujos. El artista soltó su imaginación, la cual trepó por las cañas de bambú, escuchó la música escondida dentro los tallos y, en la melodía, el secreto de una idea fugaz.
Enardecido por la posibilidad regresó a su taller. (más…)

“Cuando vuelvas, Rogelio”: cuento de Awilda Cáez

La prensa se enteró antes que yo. Todavía no me había levantado cuando recibí la llamada de Patricia Pereira, una de las compañeras de trabajo de mi esposo Rogelio en el periódico El Informante. Me preguntó si podía confirmar la veracidad del rumor que ya circulaba por todas partes. (más…)

“Una mañana sin pájaros”: cuento de Yolanda López López

Para Valeriano Cárdenas una mañana sin pájaros era inconcebible. Un domingo de primavera amaneció por primera vez en la ciudad. Hasta entonces había vivido en un campo del sur de la isla, en el mismo barrio que lo recibió al nacer. Acababa de cumplir setenta años y vivía solo. (más…)

“Encuentro”: cuento de Maira Landa

Llevaba varias horas adentrado en el bosque, herido, aterrorizado, en busca de refugio. Me escondía de las patrullas enemigas. Caía la noche y ya había perdido toda esperanza, cuando divisé una luz tenue que salía de una casa entre los árboles.
Me asomé con cautela a la ventana y avisté la silueta de una mujer joven (más…)

“Abrigo”: cuento de Tere Dávila

De los dos tigres asiáticos de su piel, el dormido era mi favorito. Le besé el morro bigotudo y las orejas, le lamí las garras blancas, rocé con mis labios la maleza dibujada donde yacía. Bajé por las raíces que se tornaban enredadera sobre las nalgas de Alexandra. Aparté las carnes buscando la pequeña calavera azul casi escondida en la hendidura; (más…)

Memorias de un barrio: un libro de Denis Márquez




Este es un excelente libro de memorias, realizado con sucinta maestría y nostálgica redacción. El autor, Denis Márquez, logra llevarnos de su mano por todas las vivencias del barrio Celada de Gurabo en donde se crio. Cada anécdota, reflexión y homenaje que realiza vienen a hacernos sentir la añoranza de una crianza atesorada por todos sus personajes, desde el chofer de guagua pública hasta el bondadoso despachador de colmado. Gracias a Márquez y a su prosa, disfruté todos y cada uno de los capítulos, pero muy en especial aquellos titulados El día en que conocí a Albizu, La compra y  Me deja, remembranzas que me hicieron sentir chica de nuevo, transitando las calles de mi adorado barrio Amelia en Cataño. El prólogo realizado por María de Lourdes Santiago solo abona elegante melancolía a un libro muy bien concebido y balanceado en forma y fondo.

Sent from my Galaxy S®III

domingo, noviembre 24, 2013

Manchados los dedos quedan con la excelsa prosa de Awilda Cáez




Manchados los dedos quedan con la excelsa prosa de Awilda Cáez
por Yolanda Arroyo Pizarro
Una mujer que trama un fraude por necesidad, y termina robando a un cadáver víctima de un terremoto en México… Se cae el muro de Berlín, y se cae también el decoro que facilita la traición marital… las dobles y triples traiciones, los juegos de silencio que son peores, en muchos casos a los juegos de poder. Estos son los argumentos que invoca el libro de Awilda Cáez, ‘Manchas de tinta en los dedos’. La maestría de la escritora para elaborar historias vuelve a verse reflejada en esta segunda entrega literaria de prosa corta, que originalmente fue considerada una tesis aprobada con distinción por la Maestría en Creación Literaria de la Universidad de Sagrado Corazón. En la metamorfosis que la misma atraviesa para convertirse en libro editado y ajustado a las pautas de condición camera ready de la imprenta, se le han añadido varios cuentos más. El cuidado de la edición ha estado a cargo de País Invisible Editores, proyecto que dirige el también escritor Emilio del Carril.

El colectivo literario Amalgama G-7 que incluye a varios egresados de la maestría, entre ellos a los también autores Yolanda López López, Luis Polanco y Mara Daisy Cruz, ha fungido como filtro lector, corrector y de mentoría para que un texto como este vea la luz. El libro de Cáez finaliza con un cuento titulado ‘Las cenas de Arnaldo’ que combina el relato psicológico, la mala suerte amorosa de un chef y la investigación rigurosa sobre artes culinarias, en una simbiosis muy entretenida y sagaz. Hay pinceladas sutilmente eróticas en ese cuento y una metáfora esbozada sobre el corazón grande de cierta gente. El cierre es una reflexión obligada sobre el mundo editorial dado el caso que la voz narrativa sentencia: “Arnaldo publicó su libro y el primer año regaló más copias que las que vendió”. Acaso un guiño literario atado a nuestra realidad libresca isleña. Es lectura recomendada.  

Sent from my Galaxy S®III

32 x Oscar desde una afroboricua emocionada

Glorye Ortiz, Antonella Vega, Zulma Oliveras Vega, Cynthia Montalvo, Tanya Saunders y yo fuimos parte del grupo de manifestantes que caminó con 100 sábanas firmadas por personas de diferentes áreas de la isla, con mensajes para Oscar López Rivera, ayer en la multitudinaria marcha 32 x Oscar.

Las sábanas formaban la cola de una figura gigante de la dama de la justicia, y simbolizaban las cien cartas que el preso político más antiguo de la vergonzosa historia del imperio, le escribió a su nieta Karina. Hoy me entero que Oscar López le dio ayer más de 200 vueltas a la celda igualando la distancia de la caminata. Amar y admirar a este hombre es tan fácil. Aún sigo con los ojos llorosos de la emoción. ¡Vamos a traerlo de vuelta a casa!









Lesbian Temptations features Caparazones (a novel)

La página Lesbian Temptations hace mención de mi novela Carapace (Caparazones), traducida al inglés por David Caleb Acevedo.
http://lesbiantemptations.tumblr.com/post/61611858799/i-am-not-the-one-who-cums-its-her-mouth

Ausencia. El vacío ocasionado por conductores ebrios

Difunde para concienciar: Ausencia. El vacío ocasionado por conductores ebrios
http://www.historiasdeausencia.com/AUSENCIA_ONLINE_LO_RES-1.pdf


Fundación MAPFRE, el Instituto de Seguridad Vial, la Fundación Luis A. Señeriz (FLAS) y Mothers Against Drunk Driving (MADD) desean visibilizar estas importantes historias para evitar más muertes en nuestras carreteras, sobre todo en estas fechas de celebración que se avecinan. Difundan el libro en PDF que se distribuye completamente libre de costo a todos cuantos puedan hacérselo llegar. Fui entrevistadora y redactora de una de las 10 historias y lo que allí descubrí me tocó la vida de una singular manera. Precisamente esa historia, que me tocó escribir, está en la página 36 bajo el título ‘Promesas que no se rompen’. Léanla y envíenla por email, twitter, Facebook, Tumblr y demás. Necesitamos que más personas se enteren.



domingo, noviembre 17, 2013

En la Campechada 2013

Antes y después de suspirar en La Campechada 2013.

Un cuento de 'Lesbianas en clave caribeña'





Los agravios del espíritu
Por Yolanda Arroyo Pizarro

 
Si me odiaras, me partiría en mil pedazos. Sé que no puedo esconderme en mi caparazón y dejar que las cosas pasen.

—Haruki Murakami

Nunca antes a aquel momento lo hubiera imaginado. La mujer estaba empericá y furibunda. Llevaba el arnés y el dildo puestos. Desnuda de la cintura hacia arriba, vistiendo un calzoncillo tipo bóxers blanco, berreaba, o gritaba, o intentaba amenazarme. Si yo me atrevía a dejarla, me mataría. Intenso alegato. Normalmente, ante este tipo de contexto, me río y hasta puedo llegar a burlarme en la cara de la persona, por lo patético del asunto, debido a la propia ridiculez del entorno. Sé que es un mecanismo de defensa, lo leí en algún libro, pero reacciono así en un intento de que la otra persona baje la guardia. Sin embargo, ella no bajó la guardia. Algo en sus ojos me hizo temer. Y yo le temo a pocas cosas.

Recordé la tarde en que me confesó, llorosa y arrepentida, haberse ofrecido de voluntaria para cuidar a su madre desahuciada por la metástasis. Me había dicho que la cuidó en sus momentos finales para poder verla sufrir de cerca. Recordé aquello. Por vez primera temí.

Miré alrededor del cuarto. Había figuras ornamentales pesadas en nuestro hogar de decoración ecléctica, objetos contundentes que podían ser utilizados como arma blanca, sus propios puños que podían ser lanzados a mi rostro con la intensidad que solo brinda la cocaína. Guardé silencio. Observé cómo la susodicha se acercaba, se restregaba la nariz, se frotaba la mandíbula. Cerré los ojos y me cansé de pelear. Agotada, permití que me penetrara. Jamás había sido violada por ser alguno hasta aquel momento. Nunca pensé que a mis treinta y ocho me sucedería. Es una de esas cosas que piensas que ya, a estas alturas, no te pueden pasar.

Distancié mi mente. Una nueva investigación sugiere que un quinto planeta gigante, más allá de Urano, Saturno, Júpiter y Neptuno, fue expulsado de nuestro sistema solar hace unos 4 mil millones de años. Se supone debe andar por ahí, deambulando, sin orbita ni sol, a miles de años luz de distancia. La distancia la hubiera necesitado en estos precisos momentos, justo ahora que me ultrajaba una mujer y se llevaba mi dignidad en un acto, que estoy segura, será considerado por ella y —quién sabe— sus amigas, como un gesto posesivamente romántico.

____________________________
Los agravios del espíritu es uno de los cuentos incluidos en el libro 'Lesbianas en clave caribeña' de la autora Yolanda Arroyo Pizarro. Se puede adquirir en Amazon España en este enlace http://www.amazon.es/Lesbianas-clave-caribe%C3%B1a-marimacha-camioneras/dp/8415574894/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1384706277&sr=8-1&keywords=lesbianas+en+clave

sábado, noviembre 16, 2013

Recomendados: Janette Becerra, Anna Lidia Vega Serova, Patricia Highsmith



Patricia Highsmith se fue a casa y escribió "de un tirón" el argumento completo de su novela Carol. El mismo involucra a una joven que trabaja accidentalmente como vendedora, pero que quiere ser escenógrafa y conoce a Carol, la sofisticada mujer, recién divorciada, que entra a comprar una muñeca para su hija. Ese encuentro cambia para siempre el curso de la vida de ambas. La Highsmith terminó la novela mientras padecía varicelas y cuenta que incluso ello le ayudó a terminarla, por el arrebato febril. Esta novela fue rechazada por sus editores en 1951, a causa de su temática lésbica. Llevaba el título de El precio de la sal. En 1989 se reimprimió con el título de Carol y con el verdadero nombre de su autora. Ha vendido cerca de un millón de ejemplares. Es extraordinaria. Cuenta sobre una relación entre dos mujeres que termina con algo así como un happy ending, lo cual presuponía que no se condenaba moralmente el lesbianismo, desatando de este modo el escándalo de la época.  Es un libro hermoso e inteligente. La norteamericana Highsmith murió en 1995.

Estirpe de papel es un arrebatador libro de la cubana Anna Lidia Vega Serova que se centra en la construcción de universos distintivos, peculiares e hiperreales. Sus historias son denuncias de los abusos que ya conoce la humanidad, pero desde una voz original e ingeniosa. Vega Serova coloca la lupa en los detalles más cruciales de sus protagonistas y a partir de esa mirada única, nos permite también ver a nosotros. Este libro desborda familias disfuncionales, encuentros desencontrados, tradiciones malsanas y un espacio focal de perestroikas e influenzas rusas. En el relato “Rara Avis” la prostitución, la extranjería y la violencia, marcan un ritmo inusitado. Anna Lidia es una autora de armas tomadas, sus textos revierten el orden y nos invitan a una reflexión seria y continua, perturbada y en muchos casos, desoladora. La editorial puertorriqueña Ediciones Callejón, acaba de republicar esta obra.

Sin duda, la prosa de la escritora boricua Janette Becerra ha dado de qué hablar en meses recientes, debido a sus muy merecidas conquistas en el campo de los premios literarios nacionales e internacionales. Con un Premio Barco de Vapor en su currículo, Premio Nuevas Voces del Festival de la Palabra, Premio del Instituto de Literatura Puertorriqueña, Premio PEN Club y muchos otros, Janette ha demostrado su maestría incuestionable para la redacción de narrativa de impacto. En este libro ‘Doce versiones de soledad’ Janette inicia la colección con un gran cuento sobre el ejercicio de la creación de seres. Su titulo “Afición a los terrarios”, da una pista del protagonista, quien es un científico, aficionado a crear hábitats y que diseña un terrario tropical (o como le llamara el Dr. Luis Felipe Díaz, un “teatro natural”). Al final este hombre se aburre de su creación, los juzga de insulsos e inferiores y abandona el experimento, para nunca volver. Como este, el resto trabaja la intriga y el suspenso, y el libro, como un todo, juega con el número doce, trece quizás, para regalarnos un relato final de ensueño.


Sent from my Galaxy S®III

lunes, noviembre 11, 2013

Libros recomendados: Adagio con fugas de Lourdes Vázquez, Cuentos populares de África y Revista Inopia



Adagio con fugas y ciertos afectos es la selección de los mejores cuentos de la escritora puertorriqueña radicada en Miami, Lourdes Vázquez. Publicado por Editorial Verbum en Madrid y prologado por James Courtad de la Illinois Wesleyan University, el libro posee veinticuatro cuentos divididos en tres partes. Entre los cuentos que se destacan, se encuentra el de Sofía, una mujer obsesionada por perseguir a un anciano músico y que nos permite espiarla a ella también, cuando nos pasea, gracias a la autora, por una prosa delicada y rítmica. Este cuento de la primera sección dedicado a Pablo Casals se titula Sonata de Bach para viola da gamba y clavicordio. Igualmente atractivo es el cuento La metrópolis en la segunda sección, que nos empuja en reflexiones sobre el extranjerismo anglosajón mientras se extrañan las campañas de Paz para Vieques y el ron Don Q.

El libro Cuentos populares de África me remonta a ese lugar primigenio e ingenuo que idealizaba antes de visitar el continente, pero que hoy resulta todo un reto para mí como autora y lectora. En este libro de cuentos encontramos trágicas y gozosas historias de aldeas, de niños humanos y animalizados, ya sea desde la leyenda, la fábula o el relato de fantasía. Personajes que conocen príncipes de Sahel y que incluyen hijos e hijas de reinos que han sucumbido a sus enemigos. La página de la editorial Siruela menciona: En el África subsahariana, como en cualquier rincón de la Tierra, la gente cuenta historias para dar sentido al mundo y para instruir, para recordar las gestas de los antepasados o, simplemente, para entretenerse. Si vemos cada cultura como una estrella, en África no encontramos constelaciones, sino una multitud de galaxias entrelazadas. Este libro recoge toda una gama de narraciones orales que han sido puestas en papel para ser inmortalizadas.

Revista Inopia es la más reciente recopilación de arte y literatura puertorriqueña traducida a formato de revista cultural que recopila varios géneros. Incluye además el arte fotográfico de la artista del lente Zayra Taranto. Este primer ejemplar es muy representativo de lo que se gesta por estos linderos en tiempos vanguardistas. Dirige la misma el egresado de la UPR de Mayagüez, Edwin Fi.


Sent from my Galaxy S®III

Novedades recomendadas de narradoras puertorriqueñas: Tere Dávila, Wilda Rodríguez y Arlene Carballo


El blog Boreales recomienda las siguientes novedades de las narradoras puertorriqueñas Tere Dávila, Wilda Rodríguez y Arlene Carballo:
Las dos colecciones de cuentos de Dávila y Carballo, Lego y otros pájaros raros y Mujeres que se portan MAL, trabajan con la hiperrealidad, la fantasía y las historias de interés social desde una perspectiva única y original.  La novela de Rodríguez, El cartel del papel, atrapa con su caja china de intrigas mientras nos relata el amor/desamor de una protagonista muy astuta, quien es periodista puertorriqueña y además lesbiana.
Invitamos a los lectores a que se lancen al reto de degustar estas páginas.


 

Abniel Marat y la falta que nos hace...


La semana pasada perdí a un gran amigo, extraordinario mentor, talentoso artista, escritor, dramaturgo: Abniel Marat. Duele muchísimo su ausencia.  Aquí coloco enlaces relacionados a su fallecimiento:
Fallece el autor Abniel Marat - El Nuevo Día

http://www.elnuevodia.com/falleceelautorabnielmarat-1638460.html

Despiden con poesía a Abniel Marat - El Nuevo Día

http://www.elnuevodia.com/despidenconpoesiaaabnielmarat-1639480.html


sábado, noviembre 02, 2013

Silencios que se rompen con fuerza: José JJ Jiménez


Silencios que se rompen con fuerza
Entrevista a José JJ Jiménez por Yolanda Arroyo Pizarro
 
 

La sensibilidad poética del novísimo escritor José JJ Jiménez no conoce límites. Por estos días se apresta a presentar su primer hijo letrado que titula ‘Las letras del silencio’ para dejarnos saber que esos silencios que se construyen no sirven mucho, cuando los rompe una voz tan conmovedora como la del poeta.

Nos regala algunos de sus versos:

Me presento  
sin antifaz
rostro lleno de cicatrices
caminos inconclusos
voz entrecortada sin pronunciar un verbo. (Poema 0 minutos)
 
 
Tus  gotas
galopan cuesta/abajo mi cuerpo
creando aguas turbias en mis estanques.
 
Bajo este paraguas guardo ese olor a ti
en cada roce de cuerpos,
cada caricia en tu espalda sudada,
cada encuentro de labios. (Poema Lluéveme)
 
 
Descifrar los lenguajes de la lengua
boca –con-boca
convocados al deseo
de dos cuerpos trenzados
chamuscando la pasión,
comiéndose cada esquina
apretándose
recorriéndose todos los ángulos
todos 


toditos sin dejar espacios
Transitar todas las curvas corpóreas
detenerse sobre la nuca
y lamer  el cuello
despoblar los huequitos sobre la espalda

cabalgar  cuesta/abajo
nadar en los ríos y hacerlos mares
saciar la sed con los fluidos
deletrear poemas en la ( i ) femenina. (Poema Cartografía de un beso)


 

 

Nos regala también algunas respuestas.

YAP: ¿Por qué existe este poemario? ¿Cuáles son los silencios que quieres erradicar?

 

JJ: Este poemario nace por esas casualidades del destino o la magia, no sé. Solía escribir, tomaba muchas notas, pero nunca me vi publicando un libro.  Temía mucho ser leído y enfrentarme a ese grupo de buenos poetas que se leen hoy, por eso escribía en silencio y desde él, pero cuando se amarra el silencio al pecho por tanto tiempo se quiere gritar, y grité. Me coqueteó el deseo de publicar y le hice el amor, por eso existe y nace este poemario Letras del silencio, por la necesidad de expresar sin tapujos lo que pienso. Créeme, no es fácil que lean de tus nostalgias, de las tristezas, el olvido, algún amor o desamor, de esos secretos que deambulan en la piel.  Hinca cuando se habla de esas cosas, pero así lo decidí, confesé, página por página, para darle vida al poemario.

 

YAP: Los últimos poemas son los más dolorosos, ¿por qué?

JJ: Pienso que en cada texto hay un camino diferente, una calle con algún rumbo, o quizás algún atajo por el que entro y me dejo llevar. Muchos de ellos con una nostalgia única, aunque confieso, me gusta escribir desde ahí, desde ese dolor que empuja a desahogarme en tinta roja, y a veces a morir en el papel y resucitar.  El poema Sálvame, creo que uno de los poemas más intensos del libro, nace bajo la desesperación y la soledad de una pena que taladraba hondo.  El poemario guarda varios así, en especial el poema Habitado, el texto hace un resumen de todos esos poemas dolorosos del libro, y crea en cada texto el camino de esa ciudad silente que me habita, creo que esa es la razón que hace sea uno de los más dolorosos.

 

 

YAP: ¿Cuál es tu mensaje al mundo con este documento?

JJ: A la gente les dejo mis textos, creo que en cada uno de ellos hay fragmentos de un rompecabezas, hay confesiones. Este poemario es un baúl con muchos recuerdos, encontrarán el grito que dejo en cada verso, ya no tanto silencio, verán esa ciudad silente que construí, leerán lo erótico del amor, del sexo, de la importancia de un buen beso.  Este documento lleva mensajes a todos, solo resta que pasen y lo lean, rebusquen, y tomen lo que les gusta.  Lo que no, ya alguien lo tomará. Yo ya hice mi parte, abrir las puertas de mi ciudad, del baúl y repartir los versos.

 

YAP: Háblame de las perdidas que denuncia este poemario.

JJ: Este poemario habla mucho del olvido y de lo difícil que es olvidar. No solo relacionado al amor, donde también tuve que olvidar, sino también a situaciones que viví.  En el poema Entintados rojos, menciono que ya no me importa lo que hablen, lo que digan, si me juzgan o marginan. Decidí dejar atrás muchas cosas y caminar al sur.  En este poemario me despojo del miedo a la crítica literaria, a ser marginado, a que me juzguen por la perversidad de algunos textos, en fin, olvidé, para que este poemario pudiera ser entregado a cada uno de los lectores.

 
 

José “JJ” Jiménez-Fuentes. Nació en Bayamón, Puerto Rico (1972). Apasionado por la poesía, inicia su camino en la palabra y nace su primer poemario inédito, “Diario de un Caballero”.  Curso talleres literarios con la destacada poeta puertorriqueña  Mairym Cruz Bernal, quien fue presidenta del Pen club en Puerto Rico.  Participo en el cuarto festival de la palabra en Puerto Rico y ha participado en diferentes lecturas de poesía.  Sus obras han sido publicadas en las Revistas literarias de Chile, México, Puerto Rico, Venezuela.   Fue incluido en las antologías Puertorriqueñas,  “Poemas de amor, Casa de los Poetas”. y “Antología del mar Casa de los Poetas”.  Forma parte del colectivo literario puertorriqueño, En la orilla.  Es autor del blog de poesía Lunares Per/versos,  http://lunaresperversos.blogspot.com/.  Es lunático andante y practicante, y recreado en todos los ciclos que la luna ofrece, su poesía le lleva al rito de escribirse, como arte para el alma: arte mayor.

 
La presentación del libro será el sábado 9 de noviembre de 2013 en Librería Mágica a las 4:00 pm.

 

Antitaller de Narrativa Blancoide 2013 por Yolanda Arroyo Pizarro


Antitaller de Narrativa Blancoide 2013
Si se puede decir negroide, ¿se podrá decir blancoide? ¿Estará correcto el uso del sufijo “oide” al referirnos a la negritud? Mientras lo averiguas, ven y participa de este taller y crea obras de narrativa antirracista, antiprejuicio e inclusivas junto a un grupo de talentosos defensores de la igualdad, dirigidos por la escritora Yolanda Arroyo Pizarro.

Otros temas que se cubrirán: cuerpo, género, LGBTQ, libertades, marginaciones, hiperrrealidad, sobrevivencias. Te esperamos.


Duración: 4 sesiones (2 horas cada sesión)
Sábados a partir del 16 de noviembre de 2013
1:00 pm / Librería Mágica
Costo total: $100.00 (puedes hacerlo en dos pagos)

Matrícula en yolanda.arroyo@gmail.com    

CieloPájaro Nuestro by Puerto Rican Poet Mairym Cruz-Bernal

Essay by Carolina Drake:

Puerto-Rican poet and author Mairym Cruz-Bernal was in NYC for the 2013 Latin American Poetry Festival and read her poem Carta AntiSuicida (Anti-Suicide Letter), La Astronauta Rusa (The Russian Astronaut)and other pieces belonging to her new book Cielopájaro Nuestro (2013).

Read:
http://disorderly.kinja.com/cielopajaro-nuestro-by-puerto-rican-poet-mairym-cruz-be-1445814118

Acerca de mí

Mi foto
"Odio los fluidos que se me salen del cuerpo cada veintiséis días." Yolanda Arroyo Pizarro (Guaynabo, 1970). Es novelista, cuentista y ensayista puertorriqueña. Fue elegida una de las escritoras latinoamericanas más importantes menores de 39 años del Bogotá39 convocado por la UNESCO, el Hay Festival y la Secretaría de Cultura de Bogotá por motivo de celebrar a Bogotá como Capital Mundial del libro 2007. Acaba de recibir Residency Grant Award 2011 del National Hispanic Cultural Center en Nuevo México. Es autora de los libros de cuentos, ‘Avalancha’ (2011), ‘Historias para morderte los labios’ (Finalista PEN Club 2010), y ‘Ojos de Luna’ (Segundo Premio Nacional 2008, Instituto de Literatura Puertorriqueña; Libro del Año 2007 Periódico El Nuevo Día), además de los libros de poesía ‘Medialengua’ (2010) y Perseidas (2011). Ha publicado las novelas ‘Los documentados’ (Finalista Premio PEN Club 2006) y Caparazones (2010, publicada en Puerto Rico y España).

Seguidores