martes, mayo 26, 2020

Teatro Breve en Pandemia: La medalla mágica de Juana Agripina.pdf


Queridos Maestrxs, Profesorxs y Estudiantes:

Estoy invitando a escuelas y universidades del mundo que deseen montar esta obrita en el estilo Ten Minutes Play. Es decir, una obra de teatro breve que se lleva a escena en 10 minutos, más o menos. Por supuesto, antes hay que ensayarla y practicarla. También funciona como actividad espontánea de Diálogo Dramático dentro de la sala de clase.

En el pasado, durante el día del montaje yo los visitaba y les obsequiaba una charla de tema antirracista o de cualquier tema de Negritud después de la obra. En la actualidad, por el asunto del encierro ante las medidas de precaución covid-19, y ante la proliferación de actividades virtuales, me conformo con que me envíen a mi email un video breve o fotos que resuman lo que lograron crear los estudiantes. Funciona para los campamentos de verano y para grupos a partir del tercer grado. También he visto que se dan extraordinarias dinámicas en las clases de Español I y II durante los primeros años universitarios.

Si se quieren sumar, solo hagan clic en el enlace al final de este texto. La obra pertenece a mi libro "Las caras lindas" publicado por Editorial EDP University. 

Esta pieza fue estrenada el 17 de noviembre de 2018, en el Festival Raíces 2018 del Colegio Santa Gema, Carolina, Puerto Rico.

NOTA IMPORTANTE: La autora solicita fervientemente que al momento de llevar a las tablas esta obra, ningún participante debe pintarse el rostro de negro. De esta manera, evitamos el acto racista de Blackface y nos convertimos en defensores acérrimos de la lucha antirracista.

La medalla mágica de Juana Agripina.pdf

jueves, abril 30, 2020

CALLE DE LA RESISTENCIA de Yolanda Arroyo Pizarro (2020)

Para Daniel Torres
Del libro publicado en cautiverio, es decir, durante la cuarentena por covid19 en Puerto Rico:
CALLE DE LA RESISTENCIA de Yolanda Arroyo Pizarro
Amazon: https://www.amazon.com/Resistencia-Spanish-Yolanda-Arroyo-Pizarro/dp/1088771866/



La santiguadora

 (Cuento)

1.
Oshosi Pérez no tiene dedo índice en la mano derecha. Escribe con la zurda y al cocinar, aunque son muy pocas las veces, utiliza con esa misma mano el cuchillo para rebanar carnes o cortar vegetales y frutas. Incluso menea el cucharón dentro del caldero de arroz con jamonilla, usando la izquierda. Sin embargo, contrario a todo pronóstico, ha aprendido a usar cualquier pistola con la derecha. Oshosi ha disparado Berettas, Glocks 9 milímetros y una Colt .45 prestada.  Su favorita es una Smith & Wesson 952 de gatillo corto con la que usa el dedo corazón para disparar.
Esa es la que lleva el día del ajusticiamiento de Bruno Quiñones.

2.
Alguna vez fui santera. Llegué a conceder reconciliaciones entre esposas y maridos adúlteros, amarré noviazgos incompatibles, provoqué abortos, permití ingeniosas decisiones judiciales, recuperaciones de enfermedades catastróficas y favoritismos políticos a tutiplén. Consentí justicias e injusticias en nombre de un sinnúmero de orishas que, al final y a la postre, poco o nada tienen que ver con este mundo y sus inverosímiles peticionarios o designios. Durante gran parte de mi sacerdocio, bauticé criaturas recién nacidas a orillas de algún río o al menos escogí sus nombres: Calabó Figueroa, Martinica Rivera, Manigua Torres, Nigricia, Mayombe, Macandal… Inventé algún pasado ancestral para cada uno luego de haber descubierto los motes en un libro de poesía de Palés Matos. Los escogí por estar en mayúsculas y por su musicalidad. Los progenitores se han sentido honrados. Han creído cualquier cosa que sale de mi boca si lo anuncio con autoridad. También fui contable gubernamental, asesora de finanzas municipales y experta en lavado de dinero originado de toda clase de fuentes. Ahora soy solo una convicta más de estas cuatro paredes nada lujosas que me cobijan en Vega Alta. No trafico drogas dentro de la cárcel, aunque me las regalan; no inserto armas de ningún tipo, aunque me las consiguen; y no me prostituyo, a pesar de que en mi catre he probado un gran puñado de reclusas. Acá dentro me llaman Olodumare. Para muchas de las confinadas soy, en efecto, el Supremo Creador.
Me gusta firmar con ese nombre las artesanías que nos obligan a diseñar en las clases de barro y bisutería. Varias pulseras de cuentas plásticas semejantes a perlas y algunos figurines talentosamente parecidos a los tres reyes magos tienen estampados ya mi firma artística. También componemos orfebrería y macramé. Me fascina cuando logro terminar la bandera de Puerto Rico entre tantos hilos de colores y puedo colocarle al final ese nombre que hace temblar a tanto ignorante. Olodumare, Jesucristo, Yaveh, Buda, Alá o Jehová son la misma cosa y ejercen el mismo miedo insensato, entre tanta gente que apenas les conoce, como si en efecto existieran. Son tan pocos los que han leído los escritos que alegan ser la base de estas creencias, que quienes sí los leemos sacamos gran provecho.
Es ventajoso para gente como yo el desasosiego que se crea entre los que no han leído. Yo leo, entiendo e interpreto. Estoy convencida de que la Biblia, el Corán, el libro de Mormón, el espiritismo de Kardec y todo lo que hace falta para controlar masas es lo que permite obtener las verdaderas oportunidades en el mundo. Incluso si te restringen la libertad y vas presa, como en mi caso, demostrar que descifras documentos divinos te coloca en una posición de privilegio, te convierte en la redentora de un pequeño rebaño.  Eres la Papisa de tu propio vaticano. Hace que te destaques; que tantos y tantas te crean, te obedezcan; te sigan, pues.
Hoy es día de visitas en el penal. Así que antes de bajar a la sala comunal que he convertido por los pasados cuatro años en aposento de consultas, me relajo en la celda. Bostezo y estiro los brazos, como si estuviéramos en la clase mensual de yoga. Me acerco al pequeño estante de libros que me han permitido tener en mi cuarto, por ser una presa con buena conducta.  Arranco una página del Deuteronomio de una de las biblias —poseo tres— que me han regalado los Testigos de Jehová. Tengo también la de los Mormones y una Reina Valera. Esa última es mi favorita. De esa me he prometido nunca arrancar ni una sola página.
Hago un envoltorio, luego de colocar dentro de la página un puñado de cannabis sativa. Enrollo y ungüento con saliva el borde.  Amaso las esquinas con movimientos circulares. Con uno de los fósforos que he contrabandeado con Amílcar, el guardia penal del turno de las once, lo enciendo. Inhalo tres veces y mi cuerpo se relaja aún más. Entonces espero a que anuncien la hora de visita por los altavoces y salgo de la celda.
Sonrío a las muchachas de la sección ocho y las saludo con la cabeza mientras a modo de reverencia van dejándome el paso libre para que camine al frente. No me adelanto demasiado, voy con calma. Las oficiales encargadas de abrir las rejas con llave también saludan. Una de ellas, la pelirroja, me pasa disimuladamente un pedazo de papel. Lo escondo en el bolsillo de mi camisa.
Cuando llego a la sala de visitas, sonrío. Albertico ha traído a las gemelas y yo me moría de ganas por tenerlas entre mis brazos. Las nenas corren hacia mí y las abrazo. A cada una las aprieto contra mi cuerpo y les murmuro una bendición yoruba aprendida de alguna madama haitiana. Un babalawo una vez me aclaró que el rezo en realidad procede de un poema nigeriano muy antiguo. No puedo evitar que se me salgan varias lágrimas, porque estar cerca de las gemelas es la gloria. 


3.
Han pasado exactamente cuarenta y dos días desde que Oshosi saliera en libertad condicional de la cárcel de Vega Alta. El pasado 29 de octubre cumplió con la tercera visita a su oficial de rehabilitación. Después no se le volvió a ver ni el pelo.
Oshosi aceptó la asignación que yo le entregara, sabiendo muy bien que era la próxima en marcharse. Aquí adentro manejo un sistema complejo pero totalmente funcional. Identifico a las presas que están por irse y que de facto sé que están también locas por regresar. Así que negociamos. No hay límites para lo que ellas piden (algún favor para un familiar, más drogas, medicinas recetadas de contrabando, prendas de vestir, joyería, el saldo de una deuda con algún mafioso…) pero tampoco para lo que yo les exijo (una visita para amedrentar, alguna desaparición de bienes, alguna desaparición de personas, iniciar un incendio, hostigar a un culpable, amonestar a un cómplice, ponerle fin a los cabos sueltos…). Al final, si tienen un poco de ética, decencia o algún código moral, por mínimo que sea, acceden. Sabemos, o nos jactamos de creer saber cómo mejorar la sociedad desde nuestro arreglo.
Así que a Oshosi le importa muy, muy poco que a la casa de su madre anciana comiencen a hacer llamadas varios oficiales de la Administración de Tribunales. La prima Clotilde, convertida al pentecostalismo y luego al mahometismo, es interceptada en la cafetería en donde trabaja desde navidades por un alguacil de la Junta de Libertad Bajo Palabra. Clotilde alega que no sabe de Oshosi desde su cumpleaños. Se hace toda carcajadas cuando intenta explicar al alguacil que su prima, la muy bromista, le hizo un regalo erótico. Es decir, que la expresa le obsequió una funda de colores que contenía la frase Condom World, en referencia a la tienda de juguetes sexuales. Adentro había, para sorpresa suya, un consolador que funcionaba con baterías de litio. Clotilde le pidió que se llevara el artefacto, porque su religión no le permitía tales canalladas. Las primas se abrazaron risueñas y ya no volvieron a verse. No he podido devolver el vibrador porque no tengo el recibo de compra, añade Clotilde alzándose de hombros.


4.
Las gemelas ya han comenzado el segundo semestre escolar en el quinto grado. Me muestran el informe de calificaciones y las beso a ambas en la frente.
Albertico, con su singular acento quisqueyano, me pregunta si ahora que las nenas van tan bien en la escuela, puede dejarlas al cuidado de su mamá, abuela de las chicas, mientras él se toma unos días para visitar Jarabacoa.
¿Pero estás loco?, le pregunto mirándolo fijamente.
No te molestes conmigo, me dice él.
Coño, pendejo, es que a ti nada más se te ocurre. ¿Y si se dan cuenta los de la inmigración que nos casamos nada más que por la ciudadanía?, alego y contengo las ganas de caerle a bofetadas.
Me da un poco de pena, porque allá en la República Albertico ha dejado a su esposa real y a varios hijos. Sé que los extraña, pero me atemoriza que nos remuevan a las gemelas.
Albertico me metió la verga una noche de licores y Percoset, a pesar de que nuestra boda había sido de embuste. No sabíamos lo que hacíamos. Seguimos el instinto de la brega y el rozar de cuerpos agitados. Hace mucho que aprendí que un cuerpo es un cuerpo. Que las pieles de hombre y mujer son indivisibles. Que a la hora de hacer el amor se mete algo y se saca algo a petición de alguien. Cualquiera de las partes tiene derecho a sentir lo que le dé la gana. He estado con hombres y mujeres que me han metido parafernalias deliciosas por recto, vagina y boca, a los que les he hecho exactamente lo mismo siempre y cuando sepan pedir y yo entregar. Hay cosas que simplemente no sé hacer, entonces me dejo llevar la primera vez. A partir de la segunda o tercera, brindarlas se convierte en una fuerza motora necesaria.
Habíamos asistido Albertico y yo con los muchachos del barrio Amelia a un juego de pelota en el Estadio Hiram Bithorn de San Juan.  El equipo de sus compatriotas barrieron el piso con los borincanos esa noche. Nos bajamos cuatro botellas de Bacardí con Pepsi para celebrar la derrota y al final del partido, del encojonamiento, nos metimos las pastillas. Entonces se borraron las fronteras del embeleco matrimonial falsificado. Albertico me besó la boca y sus morenos labios me tragaron. Cedí cuando experimenté el primer orgasmo.
Los gritos del dominicano exigiendo que yo le devuelva los tres mil pesos que él me había pagado para casarnos, me levantan al día siguiente. Entre la resaca y la gritería, me di cuenta de que no habíamos usado condones.
Que se había enamorado de mí, fue su excusa para solicitar el reembolso.
Que ni se le ocurriera repetir tal disparate, lo amenacé. Nueve meses más tarde le estaba pariendo dos muchachitas.


5.
La vida dentro de la cárcel es de pinga. Antes del huracán Hugo no había tanta población penal en Vega Alta. Éramos pocas. No sé si ha tenido que ver con las lluvias o las inundaciones, pero al parecer el mal tiempo, o los días sin electricidad, nos han convertido en más pillas, más delincuentes, más asesinas. He notado que nuestro rol dentro de la delincuencia boricua ha variado y, con este, todo lo que sufrimos en este microcosmos. Las complicaciones se multiplican porque allá fuera en la calle hay mucha necesidad, y el poco dinero, aún con las ayudas federales y los cupones, no dan para tanto.
Estoy convencida de que hay más mujeres presas hoy día porque nuestro papel dentro del narcotráfico mutó. Hasta hace unos añitos, teníamos como única meta en el mercado de drogas el de custodiar la mercancía que los maridos escondían en nuestras casas. Ahora no solo custodiamos, sino que somos mulas de acarreo, vendedoras en el punto, empacadoras, distribuidoras y hasta guardaespaldas.
Al principio a los policías y fiscales les da trabajo imaginarnos en estos roles tradicionalmente asignados al macho, pero ya no. Creo incluso que somos más astutas que los varones. La biología nos permite tener más lugares corporales en donde meter la mercadería: las tetas, la vagina, los glúteos. Además, somos mejores tragando bolsitas garganta abajo y ni se diga cuando estamos en menstruación y usamos tampones rellenos de algún contrabando. Hemos logrado, por decirlo así, una igualdad y hasta una superioridad en esto.
Las fichas policiales están llenas de nuestros rostros. Cabellos largos, cortos, pintados, con rayitos; caras de dulzura o gestos grotescos con y sin maquillaje; constituciones musculosas o famélicas, gordiflonas o flacuchas; tatuadas, cicatrizadas… El número de confinadas después de los vientos de tormenta, en todos los niveles de custodia —mínima, mediana y máxima— alcanza casi las quinientas, cifra que de vez en cuando sube y baja levemente.
Como buena contable que soy, cuento a las mujeres que entran y salen de este inframundo. La mayoría cumple sentencias por uno de tres crímenes: infracción a la ley de sustancias controladas (casi todas), delitos contra la vida (menos de la mitad) y delitos contra la propiedad (las menos). Si me permito ser parlanchina y dialogo incluso con las que son introvertidas, me entero de otras sentencias relacionadas con violaciones a la ley para el bienestar de menores, faltas a la integridad corporal, faltas a la familia y crímenes a la moralidad sexual, que es lo mismo que decir que han caído presas las pobres putas.
La realidad del asunto es que casi toda la población correccional femenina somos madres allá afuera. Casi todas estamos solteras porque nos han dejado, o hemos desaparecido al marido, o le hemos cortado su aparatito de infidelidad. Hemos estado desempleadas, o realizando trabajo alternativo muy a tenor con la economía subterránea, al momento del arresto.
El tiempo se suspende cuando entramos en esta dimensión decorada con rejas, alambres de púa, verjas y muros de contención para evitar el escape. Las presas que te hacen la guerra y la paz es todo lo que importa. Las amigas y las enemigas vienen a ser la prioridad. La familia se traduce en las humanas que te rodean, las que se abrazan contigo en mitad de una noche de truenos y relámpagos, aquellas que te dejan besarlas, quienes te agarran los pechos en algún fogueo de caricias, quienes construyen contigo un artefacto cómodo y sutil, artesanal y consistente, erigido con el tamaño perfecto y el grosor adecuado para que ambas puedan compartir los huecos de cada una.
Cuando una confinada se casa aquí adentro, se hace dificilísima la separación. Tan difícil que a veces se quiere regresar a esos brazos y obviar la tan esperada libertad.


6.
Las mujeres de Vega Alta que pasan por mis manos —es decir, mi catre— son rebautizadas. Y es que aquí adentro se disfrutan vidas plenas y se manejan universos enteros. El limitado espacio es en sí un mundo que se abre y multiplica como si fuéramos matrioskas. Somos muñecas rusas ocultadas por varias capas de otras muñecas rusas. Nuestro pasado criminal, nuestro presente militante, nuestro futuro repleto de oportunidades, nos puede llevar lo mismo de regreso a afuera, que otra vez adentro. Pero no nos atemoriza nada. Hay que hacer lo que hay que hacer, y en el camino todas ya nos hemos dado cuenta de que la justicia no existe. O lo que es más aterrador: la justicia somos nosotras.
Por eso no me preocupa que Oyá se sienta perdida en principio. Es de las nuevas. Ya se irá acostumbrando. Me cuenta Ramírez, la guardia penal pelirroja, que Oyá era enfermera. Está cumpliendo condena por varios cargos. La lista de sus crímenes incluye el robo de autos por encargo, la distribución de medicamentos controlados, el fraude postal, el robo de identidad de varios médicos en el hospital para el que trabajaba (fichas de seguro social, licencias de conducir y tarjetas de crédito y débito) y un cargo de violación sexual a un paciente al que drogó con una potente anestesia para poder abusarlo. Las malas lenguas rumoran que el tipo estaba riquísimo; parecía un actor de cine al estilo Tom Cruise.
Oyá no se llama así. La he bautizado tan pronto se dejó besar. Y ella se ha dejado besar prontísimo.


7.
A todas mis mujeres las bautizo durante la primera noche. Algo así como una prima nocte y luego, si me caen bien y no me enamoro, les consigo una buena pareja que la cuide. Me convierto en madrina de ambas y ellas me protegen a cambio de una buena amistad y un sinfín de favores. Me regalan marihuana, Percoset, libros y chocolates de contrabando. Sus familiares fuera de la cárcel proveen a mis gemelas artículos de primera necesidad, bicicletas, consolas de juegos electrónicos, ropa de marca y hasta comida. En una ocasión, durante la celebración del décimo cumpleaños de las nenas, el tío de una de las reclusas que trabaja en una pizzería agasajó con pizza y calzzones de queso y chorizo a todos los invitados. Cuando me mostraron las fotos lloré de la alegría. La reclusa había tenido por esos días una discusión que terminó en pelea en medio del comedor. Los fuertes golpes recibidos le destrozaron la clavícula. A solo días de la fiesta de mis niñas, realicé un conjuro para que un ataque de asma neutralizara a la abusadora rival que había brindado la paliza.
Los hechizos necesitan toda la ayuda posible para que se cumplan. Mi ahijada Ibejí, cocinera penal asignada tres veces en semana, colocó en el plato de la contrincante una salsa de camarones que pasó desapercibida. Aparentemente la pobre murió por anafilaxis horas más tarde, tan pronto la garganta se le cerró ante el ataque alérgico.


8.
Oyá significa tornados, vientos, tempestades, relámpagos. Se asocia el nombre con Nuestra Señora de Candelaria, con santa Catalina y santa Teresa. Por eso a la chica nueva la he bautizado Oyá. Su verdadero nombre es Teresa Candelaria. El día que llega a la cárcel es el mismo día en que hacen el anuncio del paso de la tormenta Bertha al noreste de Puerto Rico y las Islas Vírgenes. El color de la orisha es rojo. Sus hijos llevan collares y pulseras de cuentas rojas. Oyá tiene una lengua potente, que se mueve como un torbellino y que logra sacarme los gritos más sonoros jamás experimentados por mí hasta ese momento. La noche en que lo descubro le regalo una cadenita de plata con cuentas carmesí.
Le narro a Oyá, mientras nos abrazamos y escuchamos la tormenta fuera de la celda, que su nombre significa primer orixá femenino. Es la primera en aparecer en la rueda del Batuque. Oyá es la diosa de los ciclones y de la brisa marina fuerte que los precede. Es viento que arrasa y arranca árboles. Junto a Changó domina a los Eggunes, espíritus de los muertos. Es autoritaria y sensual, de temperamento dominante e impetuoso. Cuenta la leyenda que aunque abandonó a Oggun para irse con Changó, nunca dejaron de ser amantes. Hay babalawos que juran que Oyá se volvió enemiga irreconciliable de los dos, al final de los tiempos. Me gusta pensar que Oyá es una orisha que sabe perfectamente lo que quiere y lo que se trae entre manos.
Las mujeres de este lugar también sabemos lo que tenemos que hacer, y lo que tenemos que hacernos. Dentro de cada una de nosotras hay otra, y otra y otra. Somos como las Mamushkas.


9.
La misión de Oshosi Pérez es entrevistar a Mirka primero. Mirka tiene once años. Ha sido violada y sodomizada por su padrastro desde que tiene seis. Va a la escuela elemental del pueblo de Cataño y disfruta de dibujar y ser parte del coro de la iglesia de la Virgen del Carmen, parroquia que queda frente a la plaza.
Mirka es hija de Selena, la hermana menor de la guardia penal Ramírez, la pelirroja. Una tarde, después de la clase mensual de yoga, Ramírez me intercepta y me hace el cuento.
No hago conjuros para policías, le digo. Ella suplica. Dice confiar plenamente en mis facultades.
No trabajo para cerdos, insisto.
Somos del mismo barrio, refuta. Haz la excepción conmigo. Conoces a mi mamá, carajo. Me sé todas tus historias y te respeto por ellas.
¿Cómo me vas a pagar?, increpo curiosa.
Con lo que quieras.
Dame unos días para pensarlo.
No te lo pienses mucho. Allá afuera una niña inocente sufre hasta que no hagamos algo. Piensa en tus gemelas; no querrías que algo así les pasara a ellas. Sé que tienes buen corazón.
Me voy a mi aposento en donde convoco a Oshosi Pérez, quien de nosotras es la próxima en salir. Le beso las manos, en señal de veneración de su dedo índice ausente. Oshosi nació con ese dedo. El día que dio la voz de alerta en su casa, cuando cumplió los trece, de que su abuelo la había dejado embarazada, nadie le creyó. No solo no le creyeron, sino que su abuelo le dio una tunda tal, que perdió a la criatura. La tarde en que regresó del hospital, el abuelo le picó el dedo con una sierra eléctrica que usaba para cortar madera. “Para que no te vuelvas a atrever a señalarme por nada”, le dijo.
Le indico a la hermosa Oshosi que necesito de sus servicios, luego de preguntarle si quiere regresar a este tártaro de mujeres sin escapatoria.
Este infierno es todo lo que tengo, me dice. Aquí la he pasado mejor que afuera. Mi mujer estará aquí adentro por mucho tiempo después que me vaya y cuando salga, no sé qué comeré ni a qué horas. No tengo un techo a dónde regresar.
Te tengo una misión, mi querida., le prometo.
Usted solo diga, madrina., añade ella mientras me abraza.


10.
El primer papelito con la dirección del domicilio de Selena, la hermana menor de la guardia penal Ramírez, es lo que escondo en mi bolsillo. Permito que el destino siga su rumbo y se lo hago llegar a Oshosi.
Así que Oshosi entrevista a Mirka una tarde, luego de una práctica coral. Mirka responde asustada. Oshosi le aclara que viene de un lugar en donde la justicia de las diosas es sumamente valorada. Que no tema. Que si le cuenta toda la verdad, sus dificultades van a solucionarse.
El problema es que Mirka cuenta toda la verdad. Toda. Incluso las veces en que a los siete, ocho y nueve años dio la voz de alerta a su mamá y esta ignoró su relato.
Oshosi hubiera querido no haberse enterado de eso. Yo hubiera querido lo mismo, pero al final los conjuros manejan su propia magia y maniobran entre sus propios y sabios designios.


11.
Oshosi arriba a la alcaldía de Cataño temprano y vigila los predios del lugar con mucha cautela. Lleva encima una Smith & Wesson 952 de gatillo corto con la que usará el dedo corazón para disparar. Sabe que Bruno Quiñones es de los últimos en ponchar en su lugar de trabajo. Es un empleado ejemplar, de los que llegan temprano y se van tarde. También es un lambeojo profesional que se la pasa haciéndole coro a cualquier decisión estúpida a la que llega su jefe, un ejecutivo soplapote municipal, asistente del alcalde. Otro don nadie.
Oshosi no se coloca máscara para cubrir el rostro, ni conspira en asistir a un lugar más oscuro o sin cámaras de seguridad. Tan pronto identifica a Bruno Quiñones, que sale por la parte trasera de las oficinas, se acerca y comienza a dispararle. El primer tiro lo agarra en una pierna. Bruno se desploma y no puede creerlo. Grita adolorido. Quejándose observa cómo Oshosi se le acerca mientras algunas personas que pasean por el malecón comienzan a correr y a lanzarse al suelo debido a los disparos. La segunda bala sorprende a Bruno Quiñones en el pecho; una tercera va a dar en la garganta y el hombre deja de gritar. Enmudece. Gorjea abriendo y cerrando la boca, e intenta aspirar aire mientras la sangre lo ahoga. 
Oshosi se le queda mirando, sin conmoverse, mientras Bruno se desangra. Levanta la Smith & Wesson y la apunta a la frente del tipo. El hombre intenta esquivarla sin lograrlo y se rinde. Se queda esperando la detonación final… que no llega. No llega porque Oshosi decide no dispararla. Baja el arma y sonríe. Prefiere ver cómo lentamente la vida se va escapando de aquel cuerpo ajusticiado. Que la agonía se tarde lo que se tenga que tardar.


12.
El día en que Malena Pérez — nombre verdadero de la mujer sin un dedo — regresa a nosotras, lo celebramos. Tenemos preparada para ella una festividad clandestina que incluye su droga favorita, la heroína, y que para nada excluye una velada romántica con la mujer que tuvo que dejar acá dentro para irse a la misión. Betina la ha estado esperando. Se abrazan con ferocidad y las otras muchachas y yo las vamos dejando a solas, con disimulo, para que las guardias correccionales no nos regañen demasiado.
Ese ha sido el plan desde siempre. Sale Oshosi de la jaula y da el tumbe. Está par de días corriendo por la libre y luego se deja capturar. Regresa a nosotras, a su verdadera familia. Somos quienes de verdad la quieren y cuidan. Así ha pasado desde hace poco más de un lustro con mis otras ahijadas: Ogún, Yemayá, Orula, Obatalá…
A mujeres como Oshosi las veneramos, respetamos y necesitamos. Regresa a sus tres comidas diarias con meriendas. Regresa al trabajo liviano, nada de faenas forzosas. Vuelve a la atención médica con dentista, ginecólogo, medicamentos para la diabetes, visitas al salón de belleza para que le acicalen el afro y a un aparato de televisión comunitario que debe compartir con quienes la adoran.
A Oshosi le han dado más años, porque además de asesinar a un hombre, ha mutilado con un cuchillo de rebanar carnes a la tal Selena, cómplice por inacción. Sabemos que ha llorado la hija, la pobre Mirka, pero ya se repondrá. Sabemos que Ramírez anda rabiosa y ha amenazado con hacerme daño, pero ya veremos si se atreve a enfrentarse a todo mi ejército aquí adentro.
Oshosi ha vuelto a estrujarse con la mujer que ha conocido aquí y con quien se ha casado simbólicamente. Yo he oficiado la ceremonia. Y regresa como héroe, como toda una amazona después de haber realizado su gesta.
Oyá y yo la recibimos con los brazos abiertos.

jueves, marzo 26, 2020

Credo del Pelo Afro por Yolanda Arroyo Pizarro

Credo del Pelo Afro

Estos versos pertenecen al próximo poemario de Yolanda Arroyo pizarro, Afrofeministamente: «un Tratado de afroamor propio para niñas y jovencitas, niños y jovencitos, niñes todes. Una herramienta de afrodescubrimiento, afroautoestima y afroempoderamiento para adolescentes y tode adultx que necesite estos versos de AfroResistencia.»
LEER MÁS EN

jueves, enero 16, 2020

(Brasil) Escritura de la Vivencia de Mujeres Negras en Acción: poesía afrolésbica de Yolanda Arroyo Pizarro

Muy emocionada y #Agradecida de la Investigadora Dra. Jessica Saraiva de Mello por trabajar mi obra. Si algune de mis amigues está en Brasil pal 30 de enero de 2020, está cordialmente invitadx. Dése la vueltita. Allá nos vemos .

ESCREVIVENCIAS DE MULHERES NEGRAS EM ACAO
Escritura de la Vivencia de Mujeres Negras en Acción: poesía afrolésbica de Yolanda Arroyo Pizarro
Por Jessica Saraiva de Mello
Universidade Federal de Sergipe, Brazil
30 de enero de 2020 14h

MLK From the Eyes of an Afroboricua, Afrolesbian, & Afrofeminist: A Talk by Yolanda Arroyo Pizarro

Gracias a #UniversityofMichigan
"MLK From the Eyes of an Afroboricua, Afrolesbian, & Afrofeminist: A Talk by Yolanda Arroyo Pizarro"
Wednesday, January 22, 2020
4:00 - 5:30 PM
NEW VENUE: Hussey Room, Michigan League
Hosted by Romance Languages and Literatures at the University of Michigan, Ann Arbor
https://events.umich.edu/event/70351


lunes, noviembre 18, 2019

Centenario del Natalicio de Lolita Lebrón (1919 - 2019)


Ha sido un honor ofrecer la conferencia "La bravura de la mujer puertorriqueña desde las Ancestras Afro y Taínas, hasta Lolita Lebrón" en Nuestra Escuela de Caguas.

miércoles, septiembre 18, 2019

PRONTO: Calle de la Resistencia. Narrativa de Yolanda Arroyo Pizarro (2020)

Calle de la Resistencia [Yolanda Arroyo Pizarro]

🎵🎶 me buscan por revoltona, activista, amazona
me achacan peligro porque soy contagiosa
to’ el que me ve me escucha, se torna otra cosa
Oye me buscan por grandiosa 🎶
(Krudas Cubensi)





1.

Estamos de pie, frente al mar de la bahía de Cataño, serenas y pensativas, mirando la línea de horizontes nublados. Necesito contestaciones. Hago preguntas. Que si habían compartido algún atardecer en Culebra. Que si alguna vez vieron películas románticas sentadas ambas sobre el sofá, abrazadas, amotetadas. Que si lloraron juntas. Que si ella había conocido a nuestra hija. Que si sabía mi nombre completo y lo que significaba.
Todas las respuestas fueron sí. 



Acerca de mí

Mi foto
"Odio los fluidos que se me salen del cuerpo cada veintiséis días." Yolanda Arroyo Pizarro (Guaynabo, 1970). Es novelista, cuentista y ensayista puertorriqueña. Fue elegida una de las escritoras latinoamericanas más importantes menores de 39 años del Bogotá39 convocado por la UNESCO, el Hay Festival y la Secretaría de Cultura de Bogotá por motivo de celebrar a Bogotá como Capital Mundial del libro 2007. Acaba de recibir Residency Grant Award 2011 del National Hispanic Cultural Center en Nuevo México. Es autora de los libros de cuentos, ‘Avalancha’ (2011), ‘Historias para morderte los labios’ (Finalista PEN Club 2010), y ‘Ojos de Luna’ (Segundo Premio Nacional 2008, Instituto de Literatura Puertorriqueña; Libro del Año 2007 Periódico El Nuevo Día), además de los libros de poesía ‘Medialengua’ (2010) y Perseidas (2011). Ha publicado las novelas ‘Los documentados’ (Finalista Premio PEN Club 2006) y Caparazones (2010, publicada en Puerto Rico y España).

Seguidores