martes, octubre 30, 2007

En las letras, desde Puerto Rico
por Carlos Esteban Cana

En las letras, desde Puerto Rico (3ra entrega)
Seis libros del 2007

por Carlos Esteban Cana






Descendientes del sonido
Eugenio García Cuevas
Isla Negra Editores


Eugenio García Cuevas nos sorprende con su nueva entrega titulada Descendientes del sonido. Consciente de su oficio, Cuevas alcanza maestría en la capacidad expresiva del lenguaje; imágenes de antaño sazonadas con una sonoridad adecuada en la palabra. El poeta revalida lo que dejó claro sin estridencias en Estaciones encontradas. En lo que nombra como segmentos, el autor destila un emotivo daguerrotipo, fotogramas en color sepia, a la memoria de una mujer, un lugar, una época. 45 piezas de un escritor que se construye y reconstruye a sí mismo mediante la noción cabal de su poética,

De Eugenio García Cuevas

39

El pedal se impulsa en los pies del sastre
y el chillar de la máquina se opaca en los
retazos de la tela herida que contenta cae.
Su faena cumple la aguja de trabar hilos
un secreto al oído son sus perforaciones.
Se inicia el rito del café en el cántaro gris,
tiene el maestro el turno del primer sorbo,
en el orden último serán dos aprendices y
muy contentos las últimas gotas absorben;
es la inspiración de aquella última cena.
Se reinicia el bolero en una voz en vivo y
la tijera repiquetea en el acompañamiento.


Actas de viandante (antología)
Manuel de la Puebla
Ediciones Mairena

Si esperábamos uno antología era ésta. Manuel de la Puebla, gigante de las letras iberoamericanas. Difusor de la poesía intercontinental durante 25 años en las páginas de las legendarias revistas Mairena y Julia, y en su programa radial Revista oral de poesía, obsequia al lector sus Actas de viandante, útil brújula para navegar en su océano creativo. Integrado por una selección de sus poemarios publicados (Unos apuntes líricos, 1972; Romances para decir en las calles de Río Piedras, 1978; No es desamor tu viaje, 1986; Anillos del amor y la muerte, 1991; Sencillamente el mar, 1995; Reparos del espejo, 1995; La lucha con el ángel, 1998; Palabra virgen, 2004; Por la ruta de los pájaros, 2005) inéditos (Elogio de la mujer negra; Cartas para entregar a la mano; El amor es una cuenta de sal; El amor es una cuenta de milagros) y piezas sueltas que agrupa bajo los títulos de Anales y Homenajes, de la Puebla ejemplifica al poeta de la cotidianidad, que metaforiza el calor del hogar, la experiencia sin par de presenciar el crecimiento de las hijas, la delicia del espacio compartido en la cocina o el sabroso sabor del pan. Don Manuel es el poeta también de sendas elegías, no por casualidad su poesía se leyó durante el evento poético que conmemoraba el centenario de la institución en la que enseñó, la Universidad de Puerto Rico.

Con interesantes comentarios de Evelyn Cruz, Jaime Marcano, Pedro Sevylla de Juana y Marcos Reyes Dávila acerca de la obra del autor, y una excelente introducción de Javier Ciordia Actas de viandante es uno de esos libros que encuentran lugar destacado en una biblioteca.

De Manuel de la Puebla

Súplica

No de lágrimas o despojo
del nido destrozado sea mi verso.
No de nieve.
Con la fibra del roble y el perfume
del pino sea hecha
la palabra incorruptible.
Pugne como la vida
que llamea en las puntas de la rama;
como la alondra bajo el azul
sostenga el vuelo.

Pido la desnudez del pez y el tono
del agua que musita entre la hierba;
la limpieza del espejo
matutino.


Literatura y narrativa puertorriqueña
Mario Cancel
Editorial Pasadizo

No es pretensioso decir que la presentación de Literatura y narrativa puertorriqueña en la Universidad Sagrado Corazón marcó el inicio del segundo semestre del 2007 de manera contundente. En el salón de conferencias se dieron cita editores, escritores, historiadores, profesores y estudiantes, todos con el buen ánimo de escuchar las reflexiones de un panel integrado por Francisco Font, Alberto Martínez Marquéz y el propio Mario Cancel, acerca del libro en cuestión.

A continuación reproducimos unos fragmentos de lo que comentó Mario Cancel sobre su libro.

“Quiero que lo vean como un proyecto alternativo de interpretación y no como un libro de crítica. Esto de llamarlo un proyecto alternativo de interpretación no se propone como un discurso autoritario, la intención es que no se le pretenda convertir en un método. El libro pretende ser también un ejercicio creativo; cuando salimos de la interpretación autoritaria y entramos en la interpretación creativa quiero que se lea como un libro de literatura, y que se lea como un texto ficcional más, lo cual es posible. Es un reto bien interesante pero se puede hacer. La interpretación debería ser siempre una invitación a la reflexión pero lamentablemente en el ambiente literario de Puerto Rico, la discusión sosegada, lo que algunos llaman crítica no es lo usual. Los libros salen al mercado. Los celebramos mucho. Los leemos un poco y los vamos poniendo en la esquina del anaquel hasta que, a la larga, los olvidamos. No nos damos cuenta de que siempre se puede regresar a un libro cuando uno es distinto. Literatura y narrativa pretende ser un diálogo, un monólogo, da igual. Y la estructura es bien simple. Un proyecto en tres partes bien sencillo”.

“La primera parte 1980 etcétera Es una aproximación interpretativa a la historia cultural desde 1975 a 2005; es una propuesta sobre la diversidad de formas, de las adaptaciones de lenguaje que ha habido entre los escritores de los últimos 25 o 30 años afirmando toda una serie de cosas, de elementos que yo interpreto como continuidades de una gran tradición. La tradición más rica de la narrativa puertorriqueña, la del 60 y la del 70, y nosotros, que ahí me vuelvo parte del asunto, me vuelvo parte del tema. Pero también tratando de apuntar toda una serie de discontinuidades, de pequeños diferendos, de re-interpretaciones de los procedimientos escriturales, claro que es sobre lo cual se han cimentando unos cuantos para tratar de diferirnos de los otros como una generación nueva. Simplemente es una pugna. Una propuesta entre lo que heredamos y aquellos con lo que rompemos”

“En la segunda parte (Pos) narrativa y escritura lo que se intenta presentar es una mirada nueva, la forma en que se articula la nueva mirada de los escritores recientes; tratar de afirmar verdaderamente lo novedoso, y se desarrolla como un monólogo, porque yo no estoy hablando para nadie. La intención no es comunicarme con un sector específico, sino hablar conmigo mismo después de una intensa temporada de lectura, y reconocer que la escritura reciente está bien centrada en el yo; lo que ha llevado a que, en cierto modo, se lea esta escritura reciente como una escritura descolectivizada que ha ido traicionando, por decirlo así, los principios más ricos de la tradición del 60 y del 70 que era totalmente distinta, una lectura que trataba de ser social, y que trataba de ser la traducción de un discurso pretendidamente colectivo”.

“Archivo de sordos (la tercera parte del libro) es una parodia de la discusión literaria en Puerto Rico que está en cuatro conferencias, digo parodia porque la discusión sobre la literatura más reciente se ejecuta entre gente que no escucha al otro. La primera tiene que ver con los múltiples narcisos que tenemos en nuestra literatura, que se miran al espejo y se consideran los mejores siempre. Y las otras tratan sobre el desmonte de unos mitos poderosos que sirvieron para modificar la escritura del 60 y del 70”.


Frutos subterráneos
Alberto Martínez Márquez
Isla Negra Editores

Con esta nueva entrega el creador de El Poeta Invitado y Letras Salvajes coloca en las manos de sus lectores una especie de secuela con respecto a su poemario anterior, Las formas del vértigo. Martínez Márquez exhibe maestría en poemas que, en apariencia, están construidos con cierta sencillez por el lenguaje casi minimalista que utiliza. Los fundamentos creativos ofrecen elementos lúdicos y nostálgicos que revelan, tras el velo de la primera lectura, una poesía de gran complejidad.

Conversamos con Alberto Martínez Márquez sobre su nuevo libro, que contiene poemas realizados en un periodo de cinco años (1990-1995) y esto fue lo que nos dijo:

“Frutos subterráneos es un libro bastante heterogéneo. Si bien es una colección de cuatro cuadernos, la peculiaridad es que fueron escritos en el periodo en que yo residí en los Estados Unidos, mientras estudiaba en la Universidad de Nueva York. Esos cuatro cuadernos evocan de alguna manera mi vivencia, pero no de una forma directa. Es tal vez, digamos, mi propia introspección como persona, como poeta. En algunos poemas hay incluso evocaciones de mi vida en Puerto Rico. Por ejemplo, hay un poema en el 2do de los cuadernos, dedicado a José Liboy, que es como un viaje que hago a Puerto Rico pero realmente estoy en Estados Unidos”.

“Dentro de esa colección, la parte que se titula Frutos subterráneos es quizás la parte más lograda del conjunto porque en esa sección estoy influido por un poeta boliviano llamado Jaime Sáez, un poeta que hace una evocación del todo. Es lo que traté de aprehender de él, las partes y el todo, todo se congrega y se une, los distintos fragmentos de lo que es la vida”.

“Los poemas de este libro no son recientes. Estoy tratando de ir publicando colecciones de libros que tengan dos, tres o cuatro cuadernos, como hice con Las formas del vértigo porque me resisto todavía a publicar en forma de libro la poesía más reciente. Yo quiero ir llevando los libros en una forma cronológica; que se vaya viendo ese proceso creativo a través del tiempo”.


del cuaderno Poemas conjeturales

7 (De la constante)

unos huesos colgados en la pared
un decir sin ton ni son vendido en remate
una zebra falaz naufragando en la risa
un delantal incólume atravesado por bostezos
una hemorragia de líquenes al caer la tarde
un fósil aplastado contra la boca del mundo
una historia amarilla recortando los relojes
un caracol de azúcar domando la oreja
una lira en el hedor del viaje a la locura
un abril octubre hurgándonos el rostro
una calle de papel oronda de cristos
un recuerdo obtuso muriendo en el sombrero
una voz
un dedo
una flauta
un cruzacalles
una sorpresa
un lugar
unas cosas más y otras cosas menos

un autobús sin sentido en dirección opuesta

de Breve condición

3

una de las varias formas de la nostalgia sería
ésta: la de escribir algo sin ningún motivo
aparente o llenar con torvas palabras este desierto
inútil que reclama mi espíritu

5

el mundo es una suma de carencias
resueltas a dominarme

6

ella se desnuda
me besa
me muerde
el pecho
la oreja
me acaricia
hace el amor conmigo
suda
suspira
y todavía
le llama deseo


8

la Historia no se repite
sólo da vueltas sobre su propio eje

11

cualquier cosa
que te diga
toma un rumbo
equivocado

si digo
por ejemplo
que te amo
la O
roza la punta
de tu nariz
mientras que
el resto
de la frase
sigue de largo
hasta
la otra calle

cualquier cosa
que te diga
toma un rumbo
equivocado


UNA NUBE

tengo que admitirlo:
su imaginación
es más poderosa
que la mía

5 minutos para ser infiel y otras divagaciones testiculares
Emilio del Carril
Editorial Pasadizo

5 minutos para ser infiel y otras divagaciones testiculares es una colección de cuentos con un claro derrotero orgánico entre sus piezas; los once cuentos forman un universo hilvanado, de modo que los diversos personajes cruzan historias, las fronteras temporales se abolen y vemos a través de un prisma el desarrollo existencial, en diferentes episodios, de los actantes. Una perfecta esfera narrativa. El hilo de plata da textura, un lenguaje pulcro con cadencia particular hace evidente el arduo camino para encontrar voz y estilo propio. Emilio del Carril, primer egresado del Programa Graduado de Escritura Creativa de la Universidad Sagrado Corazón, ha confeccionado un libro que trasciende etiquetas. Es lo humano, las encrucijadas cotidianas sintonizadas con ese recurso llamado verosimilitud.

Los cuentos Búscame un grillo que cante sonetos de amor, 1492 Un rayo de luz para la luna negra, y Narciso, vísteme a la santa destilan emoción, conmueven al lector de igual manera que lo hicieron cuentos ya clásicos como El desierto de Horacio Quiroga, La noche tiene una raíz de Luis Rafael Sánchez y Edi en la urna de Edgardo Sanabria Santaliz. El reto mayor que Del Carril enfrenta, en lo que se refiere a los recursos propios de la construcción del relato, se encuentra en la pieza En el lugar donde los encuentro en el que exige cierta complicidad del lector; aquí el cuento se convierte en un artefacto lúdico que deja huellas para diferenciar al focalizador con respecto a la voz que narra.

En 5 minutos para ser infiel están al relieve una masculinidad que va más allá del estereotipo. Hay personajes que enfrentan la orfandad, otros que barajan su destino ante el espacioso umbral que deja el abandono: una profunda soledad (La sangre persigue). La muerte sortea su turno en estas páginas (Causa y efecto del fetichismo de Nabucodonosor) y la ternura, así como la vida, reclaman espacio (Un buen día para morir). También son evidentes las situaciones que enfrentan diversos participantes –como los llamaría Barthes- ante disfunciones físicas y emocionales (Con olor a orquídeas medievales y La extraña humedad en el pecho de Ana Laura), y rituales añejos o inaugurantes que representan liberación a personajes lastimados ( El ritual de la cruz y la pieza homónima que da título a la colección 5 minutos para ser infiel).

Emilio del Carril ha realizado para Editorial Pazadizo y para Puerto Rico un importante y valioso libro de cuentos que ha despertado curiosidad, reflexión y debate.

Ojos de luna
Yolanda Arroyo Pizarro
Terranova Editores

Terranova Editores ha logrado un acierto editorial en tener en su catálogo a Yolanda Arroyo Pizarro. Mucho antes de que la poderosa voz narrativa de esta escritora fuera conocida a nivel mundial, gracias a su elección para participar en Bogotá 39 (acontecimiento que reunió a 39 escritores menores de 39 años representativos de toda Latinoamérica) Arroyo Pizarro ofrecía su Taller de narrativa en vitrales y espejos para la editorial que dirigen hace casi 5 años Elidio La Torre Lagares y Ana Ivelisse Feliciano.

Este volumen contiene sin duda un cuento antológico, Moridero de olas. Aquí, personajes desahuciados de su propio cuerpo deambulan litoral abierto por el archipiélago puertorriqueño. Moridero testimonia sin excesos la solidaridad hacia aquellos que enfrentan la última etapa de la vida minados por una enfermedad.

Arroyo se inserta en la tradición del cuento puertorriqueño como una voz atrevida que busca, en la mayor parte de sus narraciones, pasajes históricos y escenarios diversos, más allá del espacio boricua, para exponer sus preocupaciones y saciar su curiosidad como creadora. Así lo demostró en Origami de letras, su primer libro de cuentos, y así lo vuelve a demostrar en Ojos de luna. Alborotadores, en el que se traslada a tiempos bíblicos cuando Roma ocupaba a Israel, Especias del medioevo, en el que traza un perfil de las artimañas de los inquisidores, y Sin olas, cuento en el que dos vidas se cruzan en la Gran Bretaña de la Segunda Guerra, son muestras elocuentes de lo anterior.

La construcción de personajes en Pollitos de colores y Claro, que desarrollan rituales propios de sus trastornos, es otro de los aciertos del libro. Tampoco pasa inadvertido la identificación de la autora por la travesía femenina; los desmanes del orden patriarcal, la entereza de enfrentar tales barbaries, y la complicidad femenina, son materia prima para cuentos como Saeta y Los ojos de la luna, así como en Sin olas y Alborotadores.

Las situaciones narrativas que elabora Arroyo Pizarro en Ojos de luna exhiben excelencia a la hora de apropiarse del lenguaje. Los personajes se instalan con matices, la relación que la voz narrativa sostiene con el mundo da como resultado una eficiente enunciación. Este libro confirma lo visto: el lugar que hoy tiene esta escritora entre los escritores representativos del ámbito iberoamericano es más que merecido. El nombre de Yolanda Arroyo Pizarro es uno de varios nombres que dan prestigio a la literatura puertorriqueña en este siglo XXI.

2 comentarios:

Juancho Carazos dijo...

Gracias por el corresponsal tan bueno. Nos entera de todo por aca en la reppublica hermana!

sauldadá dijo...

Saludos!

John Torre's Fracturas del Devenir: Presentación Multimedio en Café Seda

El jueves 8 de noviembre se llevará a cabo la presentación multimedia del poemario Fracturas del Devenir con una muestra de poesía y audiovisuales. Se darán cita los escritores Juan Manuel González, Amarilis Tavares, Karen Sevilla, Jorge Lázaro y John Torres. La actividad incluirá proyección visual de fotomontajes y el proyecto noise AHD. Presenta Rafael Acevedo. Habrá micrófono abierto. Comenzamos a las 7:00 p.m. en Café Seda, calle San Sebastián 157 en Viejo San Juan. Invitan El Café Seda, Isla Negra, Elsotano00931 y Saudade.


La entrada es libre de costo. Para información y contacto visite www.elcafeseda.com, www.yontorress.blogspot.com y www.myspace.com/sickestnoise.

Acerca de mí

Mi foto
"Odio los fluidos que se me salen del cuerpo cada veintiséis días." Yolanda Arroyo Pizarro (Guaynabo, 1970). Es novelista, cuentista y ensayista puertorriqueña. Fue elegida una de las escritoras latinoamericanas más importantes menores de 39 años del Bogotá39 convocado por la UNESCO, el Hay Festival y la Secretaría de Cultura de Bogotá por motivo de celebrar a Bogotá como Capital Mundial del libro 2007. Acaba de recibir Residency Grant Award 2011 del National Hispanic Cultural Center en Nuevo México. Es autora de los libros de cuentos, ‘Avalancha’ (2011), ‘Historias para morderte los labios’ (Finalista PEN Club 2010), y ‘Ojos de Luna’ (Segundo Premio Nacional 2008, Instituto de Literatura Puertorriqueña; Libro del Año 2007 Periódico El Nuevo Día), además de los libros de poesía ‘Medialengua’ (2010) y Perseidas (2011). Ha publicado las novelas ‘Los documentados’ (Finalista Premio PEN Club 2006) y Caparazones (2010, publicada en Puerto Rico y España).

Seguidores