jueves, diciembre 14, 2006

Copiona





I’m not gonna apologize, dijiste. Yo tampoco. ¿Qué de malo tiene querer jugar tu mismo juego? ¿Qué de malo tiene ser buena discípula y aprender de ti? ¿Querer ser amada por más de uno y gozármelo en el intento? Soy muy mujer. Soy mucho embeleco, soy fuente de fluidos que se chorrean. A mí también, a veces, me gusta ser mala. Especialmente si conmigo alguien se ha portado mal.

Soy curiosa, meto el dedo en donde no debo. Soy presentá, experimento lo que veo que te complace aquí, en tu hogar, y más allá. Me voy preparando para mi más allá. Soy aprendiz, y si en el proceso aprendo a que me guste, me lo disfruto. Me instruyo rápido, estudio comportamientos, finjo ingenuidad pero no la poseo. Me hago la tonta mientras absorbo, pero de tonta no tengo ni un pelo. Escucho mucho, practico un poco, casi nunca hablo. Y alguna vez fui tan lista que estuve en el cuadro de honor.

Soy copiona de tus conductas. Y no soy exclusiva; lo mismo que tú. Pero sí soy muy justa. No soy tuya totalmente ni de nadie completamente. Me lo enseñaste así. Sólo exijo lo que soy capaz de dar, o sólo doy lo que soy capaz de exigir. Aprendí la lección a empujones, en un extensivo internado desde el 22 de abril. Prefiero escribir y luego actuar. Soy sobretodo nena, negra, culona, libidinosa, astuta y lujuriosa. Ojo por ojo, dice el refrán, y no se equivoca.

5 comentarios:

lababel dijo...

Decía una canción vieja: “Cuando las mujeres, quieren a los hombres, prenden cuatro velas y se las ponen por los rincones”. Veo las velas, veo el estilo de relación que quieres establecer con este hombre. sin embargo, la costumbre ha pasado. Ya no estamos sentadas con paciencia a que ese hombre nos quiera. Ahora somos profesionales, en tu caso escritora, que tiene otro s retos y metas y que mientras eso se da, no se depende del amor absoluto de ese hombre. él ya no lo es todo, ‘el deja de ser una necesidad, quizás es un lujo. Y como lujo, ¿por qué no disfrutarlo como mismo lo ha hecho ellos mismos por años? Como dice otra canción: “A mi manera”. Todo eso también lo dice tu escrito. Muy bueno, por cierto. Pasaré más a menudo por aquí.

Ednita que no es Nazario dijo...

Mujer liberada, negra, lujuriosa, caderosa y te faltó decir bembona que sacas las cara por nosotras (lo digo con respeto, tienes una bemba preciosa, tu post esta bien bueno, bien liberador sobretoodo de aquellos que secreen reyes y señores de ciertas conductas. Nosotras tambien podemos y lo hacemos: No sean imbeciles. Aqui te dejo algo de la tocaya:


Tú dices que te marchas
que ya no te hago falta
y yo te dejo creer que eres tú el ganador

para serte sincera
yo también te engañaba
mas nunca tuve el valor para quebrarte el corazón
Ya tus maletas están aquí
no tiene caso fingir

Yo también te mentí
yo también traicioné
El sabor del pecado en tu ausencia probé
Fui más mala que tú, pero me disfracé
de esa dama sumisa que hoy
te dice: que te vaya bien

Espero que ahora entiendas
que el que con fuego juega
Tarde o temprano se quema
y paga el precio de su error

No solo son los hombres
los que aman a escondidas,
también guardan las mujeres sus secretos en la vida

Ya mis maletas están aquí
y alguien espera por mí

Yo también te mentí
yo también traicioné,
el sabor del pecado en tu ausencia probé
Fui más mala que tú, pero me disfracé
y hoy te digo que te vaya bien Ohhh

Fui más mala que tú, pero me disfracé
de esa dama sumisa que hoy con su amable sonrisa
te dice: que te vaya bien, que te vaya bien, que te vaya bien!!!!!!!

Yolanda Arroyo Pizarro dijo...

Ednita que no es Nazario, tus palabras y la lírica de La Ednita me han gustao mucho más que el propio post que publiqué.

Mis partes favoritas de esa magnífica canción son:

"Espero que ahora entiendas
que el que con fuego juega
Tarde o temprano se quema
y paga el precio de su error."

"Ya mis maletas están aquí
y alguien espera por mí."

"Yo también te mentí
yo también traicioné,
...
Fui más mala que tú, pero me disfracé
de esa dama sumisa que hoy con su amable sonrisa
te dice: que te vaya bien."

Gracias por la sonrisa en este día tan luminoso.

Anónimo dijo...

Ojo Por Ojo...Quisiera que esto aplicara a todo. ...

Yolanda Arroyo Pizarro dijo...

En resumen, lo que es igual no es ventaja.

Acerca de mí

Mi foto
"Odio los fluidos que se me salen del cuerpo cada veintiséis días." Yolanda Arroyo Pizarro (Guaynabo, 1970). Es novelista, cuentista y ensayista puertorriqueña. Fue elegida una de las escritoras latinoamericanas más importantes menores de 39 años del Bogotá39 convocado por la UNESCO, el Hay Festival y la Secretaría de Cultura de Bogotá por motivo de celebrar a Bogotá como Capital Mundial del libro 2007. Acaba de recibir Residency Grant Award 2011 del National Hispanic Cultural Center en Nuevo México. Es autora de los libros de cuentos, ‘Avalancha’ (2011), ‘Historias para morderte los labios’ (Finalista PEN Club 2010), y ‘Ojos de Luna’ (Segundo Premio Nacional 2008, Instituto de Literatura Puertorriqueña; Libro del Año 2007 Periódico El Nuevo Día), además de los libros de poesía ‘Medialengua’ (2010) y Perseidas (2011). Ha publicado las novelas ‘Los documentados’ (Finalista Premio PEN Club 2006) y Caparazones (2010, publicada en Puerto Rico y España).

Seguidores