sábado, diciembre 02, 2006

Maybe I was wrong
Por Yolanda Arroyo Pizarro


Imagen por Era Chaidil Monteseils

4 comentarios:

aitan desde italia dijo...

este fire enciende mi pasión también

Mr. Darcy dijo...

Encuentro sexy cuando una mujer dice así, sin ningún escrúpulo que se masturba. ¿Esto es exclusivo de escritoras, o todas se lo comentan entre si? ¿Lo hablan en el baño, a la hora del almuerzo, cuando cuchichean en el celular? That is so hot!

Bonita Aurelia dijo...

El "Onanismo" es un vocablo sinónimo de masturbación y deriva de Onán, personaje bíblico. Hay quienes se vuelven onanistas por necesidad, gustos personales, erotización relativa, seducción alterada y exasperada. ¿En cuál estás tú? Porque es obvio que te has vuelto toda una onanista, no lo puedes negar, así que cuenta…

De Mexico dijo...

ESTA ES UNA CITA SACADA DE SIGLO XX: LA MASTURBACIÓN YA NO ES CONSIDERADA UNA ENFERMEDAD

"En 1896 Freud señalaba al onanismo inmoderado como el causante de la neurastenia, también la considera la adicción primaria. En 1910 en un congreso sobre masturbación, sólo logran ponerse de acuerdo en la importancia de la fantasía en la masturbación, y en la existencia de un sentimiento de culpa asociado al que no encuentran origen, no logran llegar a un acuerdo sobre si la masturbación es o no dañina para la salud, ni cuál sería el mecanismo de acción. Pero ya la discusión de los posibles daños de la masturbación estaba centrada en lo psicológico y se había abandonado la estigmatización física del masturbador. Los médicos habían entronizado a la masturbación como el vicio secreto, la causa de todos los males, pero la ciencia médica, con avances como la microscopía, empezaba a dudar de este rol. La actitud victoriana de silencio sobre la sexualidad empieza a romperse.

Sin embargo, en 1927 el manual del Boy Scout describe al que se masturba como: de músculos fláccidos, espalda débil, ojos hundidos y sin brillo, manos húmedas, mirada huidiza, debilidad, fallas en la memoria y en la capacidad de pensar. La misma opinión tenían los médicos.

Más tarde empiezan a considerar a la masturbación como manifestación de ciertas patologías, más que como la causa de enfermedades.

A partir del informe Kinsey de 1950, se descubre la distribución masiva de la práctica, con evidencias estadísticas, posiblemente hasta ese momento los médicos creyeron que era una práctica muy poco difundida, pero desde este punto se empiezan a replantear el tema y en 1972 la American Medical Association declara que la masturbación es normal. Para la medicina fue una enfermedad durante 198 años." (Cierre de cita).

Gente del planeta tierra, ¿no les hace ilusión acaso, que al depositario de tu atención se le haga una declaración como ésta? ¿Acaso no es romántico en nuestros días, que alguien se acerque a tu oído, o te diga al teléfono, o te envíe un correo electrónico, o simplemente te haga un post expresando CUANTO se masturba por ti?

Yo no se terrícolas, pero lo que es a mí, se me refresca el alma y se me levantan ciertas cosas. Lo encuentro, más que una excentricidad del nuevo milenio, una declaración romántica.

Es toda una chingada sentimental!

Acerca de mí

Mi foto
"Odio los fluidos que se me salen del cuerpo cada veintiséis días." Yolanda Arroyo Pizarro (Guaynabo, 1970). Es novelista, cuentista y ensayista puertorriqueña. Fue elegida una de las escritoras latinoamericanas más importantes menores de 39 años del Bogotá39 convocado por la UNESCO, el Hay Festival y la Secretaría de Cultura de Bogotá por motivo de celebrar a Bogotá como Capital Mundial del libro 2007. Acaba de recibir Residency Grant Award 2011 del National Hispanic Cultural Center en Nuevo México. Es autora de los libros de cuentos, ‘Avalancha’ (2011), ‘Historias para morderte los labios’ (Finalista PEN Club 2010), y ‘Ojos de Luna’ (Segundo Premio Nacional 2008, Instituto de Literatura Puertorriqueña; Libro del Año 2007 Periódico El Nuevo Día), además de los libros de poesía ‘Medialengua’ (2010) y Perseidas (2011). Ha publicado las novelas ‘Los documentados’ (Finalista Premio PEN Club 2006) y Caparazones (2010, publicada en Puerto Rico y España).

Seguidores