domingo, abril 15, 2012

Yolanda Arroyo Pizarro or the Building of an Electronic Maroonage


Yolanda Arroyo Pizarro o la construcción de un cimarronaje electrónico.

Hacia una poética electrónica de los marginados

(original English title: Yolanda Arroyo Pizarro or the Building of an Electronic Maroonage)

----------------------------------------------

Por Dr. Eduard Arriaga Arango, University of Albany, NY

December 15, 2009



Podría decirse que hasta mediados del 2007 la escritora puertorriqueña Yolanda Arroyo Pizarro era considerada “marginal” dentro del campo literario latinoamericano. La celebración –editorial, institucional y gubernamental- de Bogotá como capital mundial del libro, así como la consolidación de un canon del futuro –un canon proyectivo representado en el “Bogotá 39”-, le permiten ser iluminada por las luces de la “crítica” a nivel latinoamericano.



Con sólo dos publicaciones en papel (una antología de cuentos titulada Origami de letras del año 2004, y su primera novela titulada Los documentados del 2005) y buena parte de su obra publicada a través de la vía electrónica, Arroyo comienza entonces a hacer parte del “selecto” grupo de treintainueve escritores con mayor reconocimiento o promesa de reconocimiento y desarrollo para los próximos años en Latinoamérica. En 2007, siguiendo con sus compromisos artístico-literarios, publica su más reciente antología de cuento, titulada Ojos de Luna, en la que se evidencia la maduración de su proceso creativo.



Su escritura surge en el marco de una isla en plena consolidación del proyecto imperialista y expansionista. Esto es, un proyecto que, al mismo tiempo, ofrece un estilo de vida -basado en la libertad, el consumo y la opulencia-, pero lo niega a través de la imposibilidad de alcanzarlo. Es decir, Arroyo crece y escribe en Puerto Rico, una nación que genera en sus hombres/mujeres estados encontrados, oscilantes entre la aceptación/ inclusión y la exclusión como rutas alternas de vida.

(…)



En cuanto a sus antologías de cuento Origami de Letras (2003) y Los ojos de la luna (2007), se encuentran cuentos que no sólo revelan un manejo del material verbal a través del cual ella intenta construir nuevos sentidos, nuevos usos y nuevas dimensiones en el mismo, sino estructuras similares de la narración y del razonamiento complejo social y medioambiental propuestos en sus trabajos anteriores. En la primera presenta un juego de pliegue y repliegue de palabras, de letras, de sentidos y de conceptos, mientras el segundo, como ella misma lo afirma, “es un descubrimiento de las crisis, de las miserias, de las marginalidades”. De las marginalidades de la historia, de la literatura, del mundo y de la naturaleza misma. Entre otros, recrea mundos como el de los Taínos –en el cuento que le da nombre a la última antología- quienes peleaban y generaban actividades rituales a partir de la menstruación de las mujeres de la tribu. Ésta, precisamente, podríamos considerarla como la imagen fundamental para la construcción de su poética: la del ciclo menstrual como exclusión, como privación de la libertad en las mujeres que la padecen.

(…)



De otro lado, pasa igual con sus espacios a nivel electrónico, en donde como ya se ha dicho, ha publicado la mayor parte de su obra. En los blogs relacionados con su trabajo es posible encontrar mini-ficciones, poemas y textos periodísticos tendientes a la difusión cultural. Los textos, nuevamente y de forma preponderante, restablecen la conexión con la escritura como trabajo propositivo desde la palabra, así como con la “marginalidad” como espacio central dentro de la existencia del hombre.

En fin, es el mundo de una escritura comprometida en el sentido de lo que diría Fernando Alegría (1978) en cuanto a que los escritores de ficción regularmente están comprometidos con ella como forma de revolución. Una forma de “cimarronaje”, de contra cultura y de establecer un punto de vista más cercano a los problemas humanos, los problemas de la marginalización.

“Lo que hago es jugar, jugar a crear mundos” dirá en una entrevista concedida a Marinozzi (2007), agregando que lo que a ella le interesa y de lo que siempre le ha interesado hablar son y serán sobre “los relegados, indigentes, excluidos, marginados”. En este caso, le interesan las mujeres, los afros, los taínos, los indigentes, etc., representados en el mundo de la menstruación como símbolo.





Note:

[1] These are some fragments of the original paper, courtesy of the author.

No hay comentarios.:

Acerca de mí

Mi foto
"Odio los fluidos que se me salen del cuerpo cada veintiséis días." Yolanda Arroyo Pizarro (Guaynabo, 1970). Es novelista, cuentista y ensayista puertorriqueña. Fue elegida una de las escritoras latinoamericanas más importantes menores de 39 años del Bogotá39 convocado por la UNESCO, el Hay Festival y la Secretaría de Cultura de Bogotá por motivo de celebrar a Bogotá como Capital Mundial del libro 2007. Acaba de recibir Residency Grant Award 2011 del National Hispanic Cultural Center en Nuevo México. Es autora de los libros de cuentos, ‘Avalancha’ (2011), ‘Historias para morderte los labios’ (Finalista PEN Club 2010), y ‘Ojos de Luna’ (Segundo Premio Nacional 2008, Instituto de Literatura Puertorriqueña; Libro del Año 2007 Periódico El Nuevo Día), además de los libros de poesía ‘Medialengua’ (2010) y Perseidas (2011). Ha publicado las novelas ‘Los documentados’ (Finalista Premio PEN Club 2006) y Caparazones (2010, publicada en Puerto Rico y España).

Seguidores