domingo, noviembre 17, 2013

Un cuento de 'Lesbianas en clave caribeña'





Los agravios del espíritu
Por Yolanda Arroyo Pizarro

 
Si me odiaras, me partiría en mil pedazos. Sé que no puedo esconderme en mi caparazón y dejar que las cosas pasen.

—Haruki Murakami

Nunca antes a aquel momento lo hubiera imaginado. La mujer estaba empericá y furibunda. Llevaba el arnés y el dildo puestos. Desnuda de la cintura hacia arriba, vistiendo un calzoncillo tipo bóxers blanco, berreaba, o gritaba, o intentaba amenazarme. Si yo me atrevía a dejarla, me mataría. Intenso alegato. Normalmente, ante este tipo de contexto, me río y hasta puedo llegar a burlarme en la cara de la persona, por lo patético del asunto, debido a la propia ridiculez del entorno. Sé que es un mecanismo de defensa, lo leí en algún libro, pero reacciono así en un intento de que la otra persona baje la guardia. Sin embargo, ella no bajó la guardia. Algo en sus ojos me hizo temer. Y yo le temo a pocas cosas.

Recordé la tarde en que me confesó, llorosa y arrepentida, haberse ofrecido de voluntaria para cuidar a su madre desahuciada por la metástasis. Me había dicho que la cuidó en sus momentos finales para poder verla sufrir de cerca. Recordé aquello. Por vez primera temí.

Miré alrededor del cuarto. Había figuras ornamentales pesadas en nuestro hogar de decoración ecléctica, objetos contundentes que podían ser utilizados como arma blanca, sus propios puños que podían ser lanzados a mi rostro con la intensidad que solo brinda la cocaína. Guardé silencio. Observé cómo la susodicha se acercaba, se restregaba la nariz, se frotaba la mandíbula. Cerré los ojos y me cansé de pelear. Agotada, permití que me penetrara. Jamás había sido violada por ser alguno hasta aquel momento. Nunca pensé que a mis treinta y ocho me sucedería. Es una de esas cosas que piensas que ya, a estas alturas, no te pueden pasar.

Distancié mi mente. Una nueva investigación sugiere que un quinto planeta gigante, más allá de Urano, Saturno, Júpiter y Neptuno, fue expulsado de nuestro sistema solar hace unos 4 mil millones de años. Se supone debe andar por ahí, deambulando, sin orbita ni sol, a miles de años luz de distancia. La distancia la hubiera necesitado en estos precisos momentos, justo ahora que me ultrajaba una mujer y se llevaba mi dignidad en un acto, que estoy segura, será considerado por ella y —quién sabe— sus amigas, como un gesto posesivamente romántico.

____________________________
Los agravios del espíritu es uno de los cuentos incluidos en el libro 'Lesbianas en clave caribeña' de la autora Yolanda Arroyo Pizarro. Se puede adquirir en Amazon España en este enlace http://www.amazon.es/Lesbianas-clave-caribe%C3%B1a-marimacha-camioneras/dp/8415574894/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1384706277&sr=8-1&keywords=lesbianas+en+clave

No hay comentarios.:

Acerca de mí

Mi foto
"Odio los fluidos que se me salen del cuerpo cada veintiséis días." Yolanda Arroyo Pizarro (Guaynabo, 1970). Es novelista, cuentista y ensayista puertorriqueña. Fue elegida una de las escritoras latinoamericanas más importantes menores de 39 años del Bogotá39 convocado por la UNESCO, el Hay Festival y la Secretaría de Cultura de Bogotá por motivo de celebrar a Bogotá como Capital Mundial del libro 2007. Acaba de recibir Residency Grant Award 2011 del National Hispanic Cultural Center en Nuevo México. Es autora de los libros de cuentos, ‘Avalancha’ (2011), ‘Historias para morderte los labios’ (Finalista PEN Club 2010), y ‘Ojos de Luna’ (Segundo Premio Nacional 2008, Instituto de Literatura Puertorriqueña; Libro del Año 2007 Periódico El Nuevo Día), además de los libros de poesía ‘Medialengua’ (2010) y Perseidas (2011). Ha publicado las novelas ‘Los documentados’ (Finalista Premio PEN Club 2006) y Caparazones (2010, publicada en Puerto Rico y España).

Seguidores