lunes, noviembre 02, 2009

En las letras, desde Puerto Rico (Edición Especial)

Silvia Favaretto




Astrid Lander


Elizabeth Cazessus



por Carlos Esteban Cana

Hace 21 años me ocupa el periodismo cultural. Desde aquella primera entrevista con Rafael Santana, en un condominio para envejecientes en Cataño, he tenido el privilegio de conversar con infinidad de personas y creadores. Desde Senderos a Taller Literario, del Instituto de Cultura Puertorriqueña a los linderos cibernéticos y virtuales que reproducen En las letras, desde Puerto Rico, mi formación como escritor y comunicador no sería la misma sin el amplio panorama que abrió para mí el periodismo cultural.

Por lo anterior, quiero ir recapitulando esta experiencia con diversas ediciones que dedicaremos a temas particulares, como si de un dossier se tratara. Haremos una breve pausa en la crónica literaria y puertorriqueña que fundamenta este boletín para celebrar esta vocación que asumo con gusto y entera libertad.

El dossier que ahora nos ocupa introduce, en dos partes, seis escritoras internacionales. Creadoras incansables de la metáfora y la palabra. Amigas que el tiempo me ha obsequiado. Llega a ustedes una muestra, porque la obra de estas mujeres es amplia y diversa. La próxima edición incluirá escritoras de España, Argentina, y República Dominicana. Hoy, sin embargo, le toca el turno a Silvia Favaretto de Venecia, Italia, a Elizabeth Cazessús de Baja California, México, y a Astrid Lander de Caracas, Venezuela.

***********

SILVIA FAVARETTO

Silvia Favaretto, es la directora de la revista literaria cibernética La fontana delle sette vergini – La fuente de las siete vírgenes. Esta poeta italiana ha estado vinculada con Latinoamérica desde su juventud, por lo que ha participado en diversas efemérides regionales como lo son el Festival Internacional de Poesía en Medellín (2000), la Feria del libro de Bogota (2002), el Encuentro Permanente de Poetas en El Salvador (2003), así como el Festival Internacional de Poesía de Rosario en Argentina (2004) y la Semana de la Cultura Italiana, invitada por el Instituto de Cultura Italiana de Ciudad de Guatemala (2004).

En una entrevista que le cursara el periodista español Octavio Fernández Zotes, Favaretto, oriunda de Venecia, conversa sobre algunos de los temas que caracterizan su producción más reciente: “Me inquieta la poesía y el hecho de escribir, o sea lo meta literario”. Añade además que tanto lo sacro como los ritos, así como el agua -en particular el mar- son obsesiones que habitan su poética. Sentencia: “Los elementos que me seducen son físicos y son vehículo de lo metafísico: en la piedra yace el dios, en la perfección de su dureza se esconde un hálito divino”.

Conocí a Silvia Favaretto cuando ambos participamos en el proyecto cibernético que celebraba el Día Mundial de la Poesía, auspiciado por la UNESCO y la revista brasileña Palavreiros. Autora de varios poemarios, entre los que destacamos La carne del tiempo (2002), De los cuatro vientos (2004) y El sacrificio del mar (2006), Faveretto es además profesora y traductora asociada a la Universidad de Venecia. A continuación incluimos una selección bilingüe de su poesía.

Páginas web de la autora:
http://www.elativo.com/silviafavaretto http://www.silviafavaretto.altervista.org/index.php




POESIA

Nel silenzio
riposa la poesia.
Nel silenzio spento
della fiamma,
nel silenzio violento
del sangue,
nel silenzio immacolato
della margherita,
nel silenzio urlante
del dolore.
Riposa e io la sveglio,
per macchiare il foglio
e la coscienza.
POESÍA

En el silencio
descansa la poesía.
En el silencio apagado
de la llama,
en el silencio violento
de la sangre,
en el silencio inmaculado
de la margarita,
en el silencio aullante del dolor.
Descansa y yo la despierto,
para manchar la hoja
y la conciencia.
RIMESCOLO IL MARE DENTRO DI ME

Quando sarò angelo
vivrò nel faro...
Piangerò guardando le luci delle navi
allontanarsi nella notte...
Sentirò nostalgia
di emozioni mai avute...
Griderò imprecazioni al vento
(perchè gli angeli non hanno genitori)
e strapperò una ad una
le piume delle mie ali,
disperata e sanguinaria
per la cattiva sorte
che mi ha dato
meravigliose ali leggere
e un corpo
troppo pesante per volare...
AGITO EL MAR DENTRO DE MÍ

Cuando sea ángel
viviré en el faro...
Lloraré mirando las luces de los barcos
alejarse en la noche...
Sentiré nostalgia
de emociones nunca tenidas…
Gritaré imprecaciones al viento
(porque los ángeles no tienen padres)
y arrancaré una a una
las plumas de mis alas,
desesperada y sanguinaria
por la mala suerte
que me ha dado
maravillosas alas ligeras
y un cuerpo
demasiado pesado para volar...


OPALE

Nella pietra opalina
si celava il segreto;
nella trasparenza si intravedevano
le rughe scure di tutti i volti
di questi duemila anni,
le venature degli alberi e delle foglie
bruciate per riscaldare la luna
nelle notti dell’ultimo inverno,
le pieghe impronunciabili
dei corpi nascosti
negli anfratti del desiderio
del millennio senza amore
che abbiamo abitato.
Era la fine del mondo
e lo lessi
nei riflessi della pietra opalina
dove si celava il segreto.
Nella trasparenza si udiva
la voce profonda di Dio
che ci condannava a vivere, ancora,
oltre la morte del tempo.
L’eternità è un fardello
troppo pesante per l’uomo
(ma per la pietra no
ed è a lei che affido
la mia poesia).
ÓPALO

En la piedra opalina
se celaba el secreto;
en la transparencia se entreveían
las arrugas obscuras de todos los rostros
de estos dos mil años,
las nervaduras de los árboles y de las hojas
quemadas para calentar la luna
en las noches del último invierno,
los pliegues impronunciables
de los cuerpos escondidos
en los recovecos del deseo
del milenio sin amor
que hemos habitado.
Era el fin del mundo
y lo leí
en los reflejos de la piedra opalina
donde se celaba el secreto.
En la transparencia se oía
la voz profunda de Dios
que nos condenaba a vivir, aún,
más allá de la muerte del tiempo.
La eternidad es un fardo
demasiado pesado para el hombre
(pero no para la piedra
y es a ella que confío
mi poesía).

ROSA

Oggi mi sento
triste come una rosa di plastica
in un cimitero,
condannata a vivere
nella dimora eretta a culto
della morte,
sterile e artificiale
nel mio sfacciato rosso fuoco,
fragile nella vergogna eterna
di chi è destinato
ad essere sempre
una maschera nella realtà
e un volto troppo umano nella finzione.

ROSA II

Non innaffiate
la rosa di plastica,
sarebbe un insulto
alla sua
artificialità.
Lasciatela a secco
perchè se ne vanti:
“io posso vivere
anche senza l’aiuto altrui”.
Gettatela solo
dopo che sarà morta di dolore
quando una rosa vera
le avrà detto:
“Ma tu non profumi…”.
ROSA

Hoy me siento
triste como una rosa de plástico
en un cementerio,
condenada a vivir
en la morada erigida al culto
de la muerte,
estéril y artificial
en mi descarado rojo fuego,
frágil en la vergüenza eterna
de quien está destinado
a ser siempre
una máscara en la realidad
y un rostro demasiado humano en la ficción.

ROSA II

No rieguen
la rosa de plástico,
sería un insulto
a su
artificialidad.
Déjenla en seco
para que así se jacte:
“yo puedo vivir
aun sin la ayuda ajena”.
Tírenla sólo
después de que se haya muerto de dolor
cuando una rosa verdadera
le habrá dicho:
“Pero tú no perfumas…”.
MAGDALENA

Non mi parlare.

Non mi parlare perchè
le parole, assassine
tacciono le emozioni.

Parole criminali,
testimoni della morte del tempo,
parole che ci sbattono in faccia
il nostro limite di creature mortali.

Astio verso le parole,
suoni ridicoli
che balbetto per dirti quello che sento
che non ha forma e
non si può scrivere se non con
fredda schiuma d’onda
su sabbia calda di sole,
e non si può scrivere se non con
la mia bocca che lecca la tua pelle
e non si può scrivere se non con
pioggia che cade
sul nostro patio,
il patio che conobbe i tuoi baci e il mio collo.

Parole inutili,
scritte in libri ingialliti,
fogli macchiati
da una penna secca e senza inchiostro già,
idee disegnate nell’aria
da qualche pittore che, grazie a Dio,
si é dimenticato l’alfabeto.

Parole frustranti
che si consumano come sigarette
e il fumo scrive nell’aria la tua assenza e
la mancanza che sentono i miei occhi
che anelano il tuo sorriso,
le mie braccia che anelano il tuo calore,
le mie gambe che anelano le tue mani,
la mia anima che anela il tuo inferno,
l’inferno che mi hai iniettato e che
porto dentro per la maledizione
di averti amato.

Quando ti incontrai le stimmate cominciarono a sanguinarmi.
I miei passi scrivono gocciolando
il tuo nome sul cammino.
Riuscirà il vento a cancellare
il sangue secco della mia storia?
Serviranno queste parole vuote a ridarmi
l’icona del nostro mutuo martirio o
sarà il silenzio la croce che mi merito
e che accetto come mio unico bagaglio in questo viaggio
fra la maledetta colpa del sacrificio?

E tuttavia queste continuano ad essere parole
che non sono grida
e non sono canto
e che non ti comunicano
le spine che sento,
conficcate nelle mie tempie,
conficcate nei miei sogni,
stanchi già dell’incubo del tuo tradimento,
lo stesso tradimento puro delle parole
che non servono non servono non servono
perchè non c’è miracolo
ma carezze conservate per troppo tempo in
una mano che è divenuta pugno,
non c’è miracolo
ma ferite schiuse nel costato che
non sanguinano più sotto il supplizio del tuo oblio,
non c’è miracolo
ma piedi sporchi per il lungo cammino che mi porto addosso,
e che dovrai pulirmi con i tuoi capelli,
Magdalena.


MAGDALENA

No me hables.

No me hables porque
las palabras, asesinas,
callan las emociones.

Palabras verdugos,
testigos de la muerte del tiempo,
palabras que nos echan en cara
nuestro límite de criaturas mortales.

Hastío de las palabras,
sonidos ridículos
que tartamudeo para decirte lo que siento
que no tiene forma y
no se puede escribir sino
con fría espuma de ola
sobre arena caliente de sol,
y no se puede escribir sino
con mi boca lamiendo tu piel
y no se puede escribir sino
con lluvia que cae
sobre nuestro patio,
el patio que conoció tus besos y mi cuello.

Palabras inútiles,
escritas en libros amarillentos,
hojas manchadas
por un lapicero seco y sin tinta ya,
ideas pintadas en el aire
por algún pintor que, gracias a Dios,
olvidó el alfabeto.

Palabras frustrantes
que se gastan como cigarrillos
y el humo escribe en el aire tu ausencia y
la falta que le haces a mis ojos
que extrañan tu sonrisa,
a mis brazos que extrañan tu calor,
a mis piernas que extrañan tus manos,
a mi alma que extraña tu infierno,
el infierno que me inyectaste y que
llevo dentro por la maldición
de haberte amado.

Al encontrarte mis estigmas empezaron a sangrar.
Mis pasos escriben chorreando
tu nombre en el camino.
¿Logrará el viento borrar
la sangre seca de mi historia?
¿Podrán estas palabras vacías devolverme
el icono de nuestro mutuo martirio o
será el silencio la cruz que merezco
y que asumo como mi única maleta en este viaje
entre la maldita culpa del sacrificio?

Y sin embargo estas siguen siendo palabras
que no son gritos
y no son canto
y que no te comunican
las espinas que siento,
clavadas en mis sienes,
clavadas en mis sueños,
hartos ya de la pesadilla de tu traición,
la misma traición pura de las palabras
que no sirven no sirven no sirven
porque no hay milagro
sino caricias guardadas por demasiado tiempo en
una mano que se hizo puño,
no hay milagro
sino heridas entreabiertas en el costado que
ya no sangran bajo el suplicio de tu olvido,
no hay milagro
sino pies sucios del largo camino que llevo,
y que tendrás que limpiarme con tu pelo,
Magdalena.

SERBARE (in memoriam)

Vivo la vita
ricordata dalla mia bisnonna.
Lei in me amò e deluse,
appese le viscere al vento,
spazzò il pavimento con i capelli.
I suoi piaceri tolsero la polvere dalla cassapanca,
si mise a letto con la mia stirpe.
Io, invece,
viaggerò con valige cariche dei suoi sogni,
sussurrerò all’orecchio
dei suoi amanti,
farò il bagno nell’acqua calda
che lei tanto desiderò,
mi laverò la sua faccia con mani
inschiumate di sapone prezioso,
mi metterò la crema sulle sue gambe
per idratarle dopo questi
cent’anni d’oltretomba,
mi dipingerò le sue unghie di
smalto scarlatto
e andrò a letto con i suoi progenitori.

Verrà il passato e
mi troverà morta
con i capelli sparsi nella polvere
e le dita dei piedi
smaltate di rosso.
E contenta, Dio mio,
contenta.
GUARDAR (in memoriam)

Vivo la vida
recordada por mi bisabuela.
Ella en mí quiso y defraudó.
Sacó las entrañas a colgar al viento,
barrió el piso con su pelo.
Sus placeres quitaron el polvo de la cómoda.
Ella se acostó con mi estirpe.
Yo, en cambio,
viajaré con la maleta cargada de sus sueños,
soplaré en el oido de
sus amantes,
me bañaré en el agua caliente
que tanto añoró
me limpiaré su cara con manos
espumosas de jabón fino,
me pondré crema en sus piernas
para hidratarlas después de estos
100 años de ultratumba,
me pintaré sus uñas con
esmalte escarlata
y me encamaré con sus progenitores.

Vendrá el pasado y
me encontrará muerta
con el pelo enmarañado en el polvo
y los dedos de los pies
esmaltados de rojo.
Y contenta, por Dios,
contenta.
NIENT'ALTRO CHE FUOCO

Di sì che voglio scrivere
ma mi escono braci
e mi sanguina il naso.
Sì voglio scrivere e ci provo
intingendo le parole in inchiostro di limone
ma bruciano gli occhi e inaridiscono le mani.
Di sì , ti ho detto,
voglio scrivere ma la penna brucia
e le scintille appiccano fuoco al foglio
e il legno dello scrittoio si annerisce
e cade a terra la cenere
con la mia ispirazione
e mi esce fumo dalle dita
e la mia poesia è fuoco,
nient'altro che fuoco.
FUEGO, NADA MáS

Que yo sí quiero escribir
pero me salen brazas
y me sangra la nariz.
Sí quiero escribir e intento hacerlo
mojando las palabras en tinta de limón
pero queman los ojos y secan las manos
que yo sí, sí te dije
quiero escribir pero la lapicera arde
y las chispitas prenden fuego a la hoja
y la madera del escritorio se ennegrece
y cae al piso la ceniza
con mi inspiración
y sale humo de mis dedos
y mi poema es fuego,
fuego, nada más.
INVERNO A CITTÁ DEL GUATEMALA

Lettera di consigli a una giovane scrittrice

Non sollevare le palpebre.
Tutto quello che vale la pena di vedere
è ingabbiato
nello scomodo scrigno
del tuo cranio.
Devi solo scrivere
e strappare i fogli
scrivere e strapparli,
rompere la poesia in pezzetti
e buttarli per aria.
Aspettare che il vento
spazzi il patio
tornare a guardare tra dieci anni se è rimasto
nel selciato dell'entrata
qualche pezzetto bianco
per mettere assieme, alla fine,
l'unica parola poetica
da dire, prima di
morire: il tuo nome.
INVIERNO EN CIUDAD DE GUATEMALA

Carta de consejos a una joven escritora

No levantes los párpados.
Todo lo que valga la pena ver
está enjaulado
en el incómodo cofre
de tu calavera.
Sólo tienes que escribir
y arrancar las hojas,
escribir y arrancarlas,
despedazar el poema en trocitos
y tirarlos al aire.
Esperar a que el viento
barra el patio,
fijarte en 10 años si quedó
en el empedrado de la entrada
algún pedacito blanco
para armar, en fin,
la única palabra poética
para decir, antes de
morir: tu nombre.
VERDE CRISTALLO

Scrivere e sputare
veleno come le
seppie.
Scrivere e mitragliare
con raffiche d'inchiostro.
Scrivere e dirigere
accuse e
domande.
Scrivere e versare
ciò che è sacro nel foglio
senza che ne resti in me
neanche una goccia, nemmeno una.

VERDE CRISTAL

Escribir y escupir
veneno como las
sepias.
Escribir y acribillar
con ráfagas de tinta.
Escribir y dirigir
acusaciones y
preguntas.
Escribir y verter
lo sagrado en la hoja
sin que quede en mí
ni una gota, ni una.

(Poemas pertenecientes a Parole d’acqua – Palabras de agua)










ELIZABETH CAZESSUS
Después de 15 años de haber dado a luz pública su primer poemario (“Ritual y canto”, 1994) y forjarse una poética propia con títulos como “Apuntes antes de dormir” (1995), “Tres veces tres” (1997), “Huella en el agua” (2000), “Casa del sueño” (2006) y “Razones de la dama infiel” (2007), Elizabeth Cazessús lanza en el 2009 "No es mentira este paraíso", poemario ganador del certamen que convoca la Editorial del Centro Cultural Tijuana.
Proveniente de Baja California y con residencia en Tijuana, Elizabeth Cazessús reconoce en su propuesta artística la huella de su entorno. En entrevista con Francisco Zabala de la Prensa de San Diego, el pasado mes de enero, la poeta indica: “Amo con todo mi fervor a esta tierra peninsular. Mi poesía es reflejo de desierto y mar. Viajo constantemente por tierra y por mar. No sé si podría vivir mucho tiempo lejos del mar”.
Esta poeta mejicana llegó a las costas puertorriqueñas como participante del V Encuentro Internacional de Escritoras, realizado en el 2002 y coordinado por Mairym Cruz Bernal. En esa ocasión tuve la oportunidad de entrevistarle pues me desempeñaba como Coordinador Editorial para la Oficina de Revistas del Instituto de Cultura Puertorriqueña. Desde esa época hemos ido estableciendo una dinámica comunicación, en la que hemos intercambiado impresiones acerca de la materia prima que provoca y propicia lo poético, aquello que otros nombran como el acto de crear.
Antes de pasar formalmente a su poesía, les dejo un fragmento de las palabras que tuvo la escritora Lucía Villa para presentarla durante la Feria del Libro de Tijuana en el 2006.
“La materia poética con la que Elizabeth Cazessús trabaja es de sortilegio y bruma; de conjuro y espuma. Ella se adentra a su bosque convencional de frases hechas, palabras y sonidos recurrentes que suenan a tambores de agua, huelen a flores silvestres. Ella guarda en su canasta una simbología que consta de sirenas, arrecifes, peces, toda clase de fauna marina que convoca puertos, litorales, flores de agua y gotas de luz”.

Enediana (fragmento)

XIXLa mujer es la cuna del tiempo y la luzpervive en el beso del esperma salinosembrado en el mar, estela de fuego.beso de sal inscrito en cada historia de amantesen cada sueño obstinado y lejos de las manos.XX
Amanezco insomne y salvajedominada por la marea que se arremolina en el pasadoCultivo esta historia como gotas de un mar extinguidoagridulce néctar del sexo.Muero por vehemente y con vehemencia resucitoen páginas esculpidas por palabrasque jamás renunciaron a sus abrazos y credoritual y oficioCondenada por la heredad el fuegoel mar me consume en su danzaYo no soy la ola que sacrifica su cabezaSoy la lengua que multiplica los peces en tu boca.
*
RAZONES DE LA DAMA INFIEL
¿Por qué he de acostarme debajo de ti?
Yo también fui hecha de polvo y por lo tanto soy tu igual
Lilith
I
Cuántas razones para llamarme infiel
pronuncio tu nombre y es otro
otra voz , sabor, perfume
otro rostro y no lo niego.
Tu lengua sabe a sal que no consumo
tus manos y la arena de tus ojos
se deslizan entre las ingles
como la ausencia
sutil, imperceptible y seca.
Este mar des-bocado
viaja por lugares indómitos
quiere mojarte, alcanzar la ola final
al principio del desierto
pero es un espejismo tu escondite
no toco tu fuente callada
ni reflejas mi mar en tu copa.
¿Quién se enjuaga las manos con mis lágrimas
por saber que te tengo sin tenerte?

II
Cuántas razones existen atrás de los espejos
luego del cristalazo de mercurio
y los pedazos de los cuerpos:
astillas y miradas perdidas en tanto parpadeo.

III
Cuántas razones atraviesan la médula
sin olvidar las hojas que están por escribirse
bajo la luz de esa lámpara como si estuviera perdida
buscando tus pasos que se alejan.

IV
Cuántas razones sobre la pátina del tiempo
deslices de la ceniza y el polvo
que fueron parte del delirio
franca sinrazón aún con todo lo hallado.

V
¿Cómo saciar nuestras arcas de luz
sin sabotearnos con la insaciable incongruencia
del deseo
o hacernos esclavos
amantes cautivos
de este nido vacío?
No somos aquel oasis que mitigó la sed en el desierto.
Por la noche espantamos fantasmas
que tienden sus sábanas sedientos de duelo.
¿Qué alas poner a las sienes
sin la soga apretando el cuello?

*
Mareas del sueño

¿ Qué peces pueblan el mar caliente de mi sangre?
Dulce Maria Loynaz

Un rayo de luz entra por mi ventana mientas duermo
un sueño se desprende de otro sueño.
Mi cuerpo abre sus puertas a las palabras marinas.
Peces invaden mi estancia
peces como palabras de un mar invocado
peces alados y fugitivos se desbocan sobre las piedras
palpitan en la playa de una ciudad tocada por la luna.
El infinito líquido azul cubre de trémolos mi cuerpo,
se anida en el pensamiento;
hurga
flota,
se queda conmigo.
Soy un estero que la luz siembra con su rayo.
Ávidas presencias se vuelcan en la abstracción
donde se funden memoria y firmamento, pero no pasa nada.
La noche entra con sus murmullos
vestida con su indómita sombra y su canasta de letras.
Murmullos se plasman en mi piel,
acertijos que envía la luna:
conjuros,
pócimas ,
talismanes
Veladoras se encienden alrededor de un libro no escrito.
La brisa entra por las venas de mi aliento
entra y seduce y no puedo explicar lo concreto
muero en cada acento
que desciende de los ecos del letargo.
Mis células acumulan ese tumulto de olas
su magnetismo recorre la distancia entre irrealidad y deseo.
Yo no sé quien sueña, si la niña que vive en mí
o el dios del rayo que abrió su casa en mi cuerpo.
En realidad mi cuerpo duerme, escribo lo que los peces sueñan
mientras enjuago, en esa habitación, las formas del silencio y de la luz.
*
LOS REHENES
…el viento del crimen a la altura del delirio.
Rodolfo Hasler

es la hora de escribir un poema acerca del mundo
de diagnosticar las formas en que amedrenta
con su odio y deslava el rostro de la sinrazón
justificándose con mil malabares políticos
es hora de escribir que estamos al acecho
de ladrones, de gangster, de capos del poder y la avaricia
controlando la libertad, el deseo y la zozobra
y su mezquina relación con pretendida entelequia
es hora de callar lo escrito en los periódicos
aquello que no tiene razón en la sobremesa
congestionadas las entropías mediáticas
ante verdades telúricas y tan llanas
es hora de nombrar en lo oscuro
la íntima ejecución de los días
la denuncia, el porvenir y la esperanza
con un silencio atroz que no deje dudas
es hora de contar metrallas, muertos, a los que corren
de ver la película en las calles y al desnudo
dilucidar acaso en la espesura
de ciertas e inexplicables densidades
es hora de escribir un poema acerca del mundo
de éste y no del otro bordado de metáforas
ya no podemos escapar, no hay letras de salva
somos rehenes de la impunidad que nos cohabita

*






ASTRID LANDER
Astrid Lander viene por primera vez a Puerto Rico gracias a la Feria Internacional del Libro en 1998, sin sospechar la estrecha relación que desarrollaría con escritoras y escritores del patio. Mairym Cruz Bernal y Mayda Colón encabezan esa lista fraterna que la enlaza a nuestras costas. Poeta que inicia su peregrinaje impreso con La distancia por dentro en 1994, Lander ha dejado huella en la literatura venezolana con títulos como AzuL e j o s y Se Es. En el 2006 se dio a la tarea de editar un poema-montaje en el que enhebra versos de cien poetas venezolanas, proyecto que representó un acontecimiento en el panorama cultural de su país. En abril de 2008 presidió el VIII Encuentro Internacional de Escritoras en Caracas. Durante el pasado mes de agosto presentó en la Universidad Sagrado Corazón, aquí en Puerto Rico, su más reciente poemario. Buen camino nace de la experiencia de realizar el Camino de Santiago. Preside la ONG Autores Venezolanos y pertenece además a la Junta Directiva del Círculo de Escritores de Venezuela, en la que se desempeña como Directora de Asuntos Culturales Internacionales. En varias ocasiones he tenido la oportunidad de entrevistarla, y con el paso del tiempo nos hemos convertido en buenos amigos. A continuación una muestra de su obra.


*****
La felicidad de la pequeñez.
Saciarse con lo que apenas persista.
Sin insistir.
de Se Es
Colección Espacios culturales
1999

*

Apolo

Noto que he crecido cuando mis pisadas han de ser
diagonales para caber en los cuadrados de los pisos.
Antes tenía que saltar de uno a otro,
grandes y lejanos son los comienzos.
Los escucho ahora cuando junto a los míos andan unos piecitos,
gatean y se aferran de mis piernas.
Los cuadrados de los pisos
se anchan cuando le calzo sus pasos.
Como al primer astronauta alunizando,
sus pasos no tocan suelo,
al voltear a todas direcciones,
en giros pusieron a las manos en el lugar de los pies.

de Se Es
Colección Espacios culturales
1999

*

Casa de arena

Las pisadas porosas, hundidas en molde,
compiten
con los huecos de perfectos túneles de cangrejos.
La fijación en la fresca brusquedad de la ola:
lo que trae y arrebata.
Sin escogimiento,
acepto una piedra color amarilla,
piramidal
y una piedra gris
con la punta de un cohete espacial.
Objetos mojados en granos de sal,
impermeables juguetes irrompibles.

Me he ido a la abstracción
de compactos de felicidades:
futuros revividos para construir una casa
a escala de hogar.

La casa en construcción conserva su retraso.
“Esa casa de antes y ahora”.

Me lo dice papá
cuando nos sentamos
por primera vez
en la arena mojada,
hablando de alcatraces.
¿Por qué mueren ciegos
aterrizando contra los arrecifes?

Allí estaba en esos cortos años
que la memoria no permite refrescar sino
en la imaginación dudosa.

¿Fue vivencial? ¿Fue real? Es la virtualidad.

de Se Es
Colección Espacios culturales
1999

*
Esperaré las afinaciones
antes del concierto.
Sonará Glenn Miller, en un Bel Air,
con su níveo avión de plata
y papá me cuidará el empalago del helado.
Me asomaré a la ventanilla
por si pasa una bicicleta roja
y un pájaro carpintero.
Regresaré a mi antes.
El amor pende
al respiro de la vuelta.
Amaré más
en el tiempo renovado.

Premio Lucía Palacios
AzuL e j o s
1997

*

Las migajas son el señuelo
saber en qué casa el hogar.
El pájaro azul es el mismo amarillo.
Comienzo la luciérnaga
a la seda final del oruga.
Crezco cuando te cuento de mí.
*
Premio Lucía Palacios
AzuL e j o s
1997



****

Roncesvalles / Orreaga

En los pueblos siempre
/es domingo por la mañana.
Busco a su gente acallada
como si siempre fuese hora de siesta.
Hasta en los balcones de verjas
no se ven las diseñadas rejas
ocultas por flores acampanadas.
Estos pueblos son dos nombres
tejas de nieve
puertas y ventanas de madera pintada
bisagras a la vista
diseño de
/establo.
Espero que en vez de una persona
se asome un caballo.
De Buen Camino
Hacia el Camino de Santiago
2008

*
La Resistencia
En la subida se arrastra el cuerpo
en el descenso se sostiene el alma.
Mientras más empinado el ascenso
simétrica la bajada.
Ante tal proeza
sólo cabe el despojo
plegarse
y aceptar.
Los sentimientos son una sentencia.
Allí está la prueba
de la eternidad.
De Buen Camino
Hacia el Camino de Santiago
2008
*
Finisterre
Finisterre.
Costa de Morte.
No es el fin de la Tierra
ni es el fin del Mundo
ni llegar allí es descontar los kilómetros a cero
del Camino de Santiago.
Pese a la tristeza de la playa lluviosa
la soledad alcatraz del faro
salpica el renacimiento
y la última roca
frente a ese mar último
es la primera.
Porque lo que acaba
da lugar a que resucite
la cuenta regresiva
octogonal.
Y renueva el instante
para doblar la existencia
como el tiempo del águila.
De Buen Camino
Hacia el Camino de Santiago
2008
*

Esta soledad es un gatillo
En el simple horror de la pulpa
Allí donde arden tus uñas
He rastrillado valientemente cada montaña de garbanzos
Es ahora el día de todas las furias juntas.
Mi calvario es azul
La angustia es una escalera
El cielo tiene un lado sordo
Tampoco veo el áurea de colores,
O que los ángeles resbalan sin querer desde su infierno
Sin dardos con que fijar crisálidas.
Ya no soy mujer
Alma, no te espeses
Basta ya mi Señora Tristeza.

de Antología de Versos
de Poetisas Venezolanas


No hay comentarios.:

Acerca de mí

Mi foto
"Odio los fluidos que se me salen del cuerpo cada veintiséis días." Yolanda Arroyo Pizarro (Guaynabo, 1970). Es novelista, cuentista y ensayista puertorriqueña. Fue elegida una de las escritoras latinoamericanas más importantes menores de 39 años del Bogotá39 convocado por la UNESCO, el Hay Festival y la Secretaría de Cultura de Bogotá por motivo de celebrar a Bogotá como Capital Mundial del libro 2007. Acaba de recibir Residency Grant Award 2011 del National Hispanic Cultural Center en Nuevo México. Es autora de los libros de cuentos, ‘Avalancha’ (2011), ‘Historias para morderte los labios’ (Finalista PEN Club 2010), y ‘Ojos de Luna’ (Segundo Premio Nacional 2008, Instituto de Literatura Puertorriqueña; Libro del Año 2007 Periódico El Nuevo Día), además de los libros de poesía ‘Medialengua’ (2010) y Perseidas (2011). Ha publicado las novelas ‘Los documentados’ (Finalista Premio PEN Club 2006) y Caparazones (2010, publicada en Puerto Rico y España).

Seguidores