viernes, octubre 08, 2010

Ana María Fuster y su Eros



Ana María Fuster y su Eros
Entrevista por Yolanda Arroyo Pizarro
8 de octubre de 2010


Ana María Fuster está próxima a celebrar el nacimiento de su séptimo hijo apalabrado. “Mi séptimo de caballería, mi séptimo hijo-libro, cábala maravillosa de versos y piel”, así ella misma lo ha dicho. El Eróscopo: daños colaterales de la poesía, se presentará el próximo sábado 16 de octubre de 2010, a las 4:00 pm en Librería Mágica, Rio Piedras.

Boreales ha querido penetrar en las entrañas de esta nueva pulsación de Ana María, y le hemos preguntado sobre la génesis de este nuevo amor horoscopado. Le preguntamos: ¿Qué motivaciones tuviste mientras lo escribías? Acto seguido, la poeta se reviste de solemnidad: “Motivaciones muchas, dificultades algunas. Motivaciones, la poesía leída, los rituales de la piel, el comunicarme desde la soledad con el mundo apetecible de los otros. Las motivaciones como detonantes, son los deseos de crear, esa necesidad inexplicable de escribir. Me motivó el juego de los rituales multiculturales de la astrología y la sensualidad, leí sobre ellos. Detonante en la cuenta de los días, fueron los poemas de Mairym Cruz Bernal sobre sus martes, también conversar con poemas de Kattia Chico, Ana Istarú, Carlos Roberto Gómez, Manuel Ramos Otero, Carilda Oliver, Mayda Colón, Gioconda Belli, hasta Ramón Sampedro, entre otros que me acompañan en las noches de soledad y silencio.”

Para los que piensan que escribir es sencillo, que solo hay que esperar por la musa y en seguida aparecen las palabras, la poeta experimentada aclara: “Mi mayor dificultad para escribir es el tiempo que se me escapa de las manos, las escamas de los minutos que me roba la cotidianidad, las horas laborales asalariada que me desollan, los días que me usurpan las responsabilidades. Poco tiempo, poco dinero.” Y a pesar de ello, Fuster es una de las escritoras con mayor catálogo de libros en el país, demostrando que si se mezclan disciplina y compulsividad en la búsqueda de ese Kronos, la conclusión es fructífera.

Sospechamos de la dedicación que ejerce la autora mientras va construyendo versos. Y quisimos indagar: ¿Te consideras hechicera a la hora de crear poesía? Ella contesta: “Hechicera, bruja y poseída desde la palabra hasta el alma y la piel. Cuando escribo poesía es un juego de seducción y autoseducción. Entro en un estado de euforia silente, la energía tal como cuando las hormonas te llaman a cazar. La piel se erotiza, y deseas provocar a ese otro que te va a leer. Quieres que esa venida de la palabra le dé la bienvenida al lector. Sí, es un acto de brujería. Aún en los poemas sociales, busco maleficar a los verdugos del pueblo, a los seres apáticos que no quieren escuchar, actuar.”

Ana María Fuster es enigmática, es misteriosa. Cuando se dio cuenta de que deseábamos saber de facto qué verdaderamente es el Eróscopo, la mujer del eterno pañuelo en la cabeza, adoradora de las lunas y amante del heavy metal susurró: “El Eróscopo es un canto a la libertad desde la propia piel en cuerpo y palabra. Son los calendarios de todos, los impuestos por la sociedad, los astrológicos y los del propio cuerpo de la mujer. Son versos transgresores de la mujer ante los roles de la sociedad; la madre, la poeta, la amante. Es un ritual del oficio de poeta, de crear con la palabra y proclamar la libertad de expresión, de expresarse y de sentir con libertad la sensualidad como la sexualidad. Eróscopo somos todos, los seres del grito, los que creemos en la magia de la posibilidad, los que somos dueños de nuestra piel y la palabra.”

Ya nos ha seducido del todo, a estas alturas, cuando esgrimimos la última estocada: ¿A quienes deseas enviciar con tu astrología de letras? “Deseo enviciarnos en la “orgía perpetua” de la palabra, en el tú conocido y en el aquel por conocer, a los lectores y a los amantes por llegar. Enviciar de libertad de expresión corporal, de amar, gritar, de leer y crear.”

Sonríe. Hace así con los ojos, lanza una guiñada. Absortos, le pedimos: Danos un mensaje para todos los lectores que te siguen: “Sigamos siendo, leyendo, creando, amando, besando, escribiendo, liberándonos de cadenas autoimpuestas; todos esos gerundios… Abrir las puertas del corazón y la tolerancia. Ser auténtico aunque fastidie. Somos tan diferentemente iguales. Los espero el sábado 16 de octubre a las 4:00 pm en la Librería Mágica para seguir celebrando la autenticidad”.

Tarde, nos damos cuenta, que hemos sido Eroscopados.

Enhorabuena, Ana María.

2 comentarios:

Jennifer Rivera dijo...

Me encantaría ir. Y Ana María tiene razón: con la vida que mucho de nosotros llevamos (tanto poetas reconocidos como los anónimos) es dificil atrapar la musa cuando aparece. Es desesperante el no poder tomar el tiempo para dejarla hablar ni el dinero para publicar su hermosura de palabra.

Pero cuando la atrapas, la interpretas y la pones en tinta...te sientes relajado y realizado.

Creo que este libro será (aunque pienso que ya lo es) una ventana a ese lugar que la sociedad ha trabajado arduamente en querer alejarla de nosotros.

Estaré allí el 16 de octubre! Claro que si!

Javier Febo Santiago dijo...

Ana María es una poeta que se inserta en los cuerpos, los estremece, los enardece, los deja sudados y sedientos.
Tengo el placer y el privilegio de conocerla, pero en realidad la desconozco totalmente, gracias a los multiples espejos empañados y límpidos de su poesía.
La desconozco para bien.

Acerca de mí

Mi foto
"Odio los fluidos que se me salen del cuerpo cada veintiséis días." Yolanda Arroyo Pizarro (Guaynabo, 1970). Es novelista, cuentista y ensayista puertorriqueña. Fue elegida una de las escritoras latinoamericanas más importantes menores de 39 años del Bogotá39 convocado por la UNESCO, el Hay Festival y la Secretaría de Cultura de Bogotá por motivo de celebrar a Bogotá como Capital Mundial del libro 2007. Acaba de recibir Residency Grant Award 2011 del National Hispanic Cultural Center en Nuevo México. Es autora de los libros de cuentos, ‘Avalancha’ (2011), ‘Historias para morderte los labios’ (Finalista PEN Club 2010), y ‘Ojos de Luna’ (Segundo Premio Nacional 2008, Instituto de Literatura Puertorriqueña; Libro del Año 2007 Periódico El Nuevo Día), además de los libros de poesía ‘Medialengua’ (2010) y Perseidas (2011). Ha publicado las novelas ‘Los documentados’ (Finalista Premio PEN Club 2006) y Caparazones (2010, publicada en Puerto Rico y España).

Seguidores