miércoles, agosto 24, 2011

La cola de la tormenta Irene

La estela de un huracán nos cambia la vida, hasta los destinos. Eso que creíamos, no era. Era otra cosa. Amigas teñidas en las lágrimas, habitaciones de la casa inundadas, marquesinas desaguadas cada dos horas, la lluvia, el aguacero, los relámpagos, el cansancio… La tormenta Irene no se esperaba, así como no se esperaban los desatinos, las traiciones, las llamadas de dolor. Estar aislada, sin comunicación, sin internet, sin teléfono, sin energía eléctrica ni servicio de agua potable. Sin la familiaridad de una voz que prometió alguna vez protegerte de tanto y de todo. Lo siento, Glory. Mi Glory. Lo siento tanto.





Fotos cortesía de Zulma Oliveras Vega

4 comentarios:

Leonardo B. dijo...

Com um solidário e sentido abraço, Yolanda

neste, em todos os momentos!

Leonardo B.

mojados dijo...

Tienes razón que no se esperaba. El mismo domingo me di cuenta que estaban vigilando a Irene. Pero tenemos que recordarnos que vivimos en una isla tropical y estas cosas pueden pasar.

mojados dijo...

Tienes razón que no se esperaba. El mismo domingo me di cuenta que estaban vigilando a Irene. Pero tenemos que recordarnos que vivimos en una isla tropical y estas cosas pueden pasar.

Anónimo dijo...

Nada q lamentar, fueron tus palabras las mejores tormenteras contra todos los vientos huracanados q amenazaron mi seguridad. NUNCA me has fallado, y esta no fue la excepción. Gracias a Zu, por q tambien ha sido linterna en mi camino. Las amo!!!

Glory

Acerca de mí

Mi foto
"Odio los fluidos que se me salen del cuerpo cada veintiséis días." Yolanda Arroyo Pizarro (Guaynabo, 1970). Es novelista, cuentista y ensayista puertorriqueña. Fue elegida una de las escritoras latinoamericanas más importantes menores de 39 años del Bogotá39 convocado por la UNESCO, el Hay Festival y la Secretaría de Cultura de Bogotá por motivo de celebrar a Bogotá como Capital Mundial del libro 2007. Acaba de recibir Residency Grant Award 2011 del National Hispanic Cultural Center en Nuevo México. Es autora de los libros de cuentos, ‘Avalancha’ (2011), ‘Historias para morderte los labios’ (Finalista PEN Club 2010), y ‘Ojos de Luna’ (Segundo Premio Nacional 2008, Instituto de Literatura Puertorriqueña; Libro del Año 2007 Periódico El Nuevo Día), además de los libros de poesía ‘Medialengua’ (2010) y Perseidas (2011). Ha publicado las novelas ‘Los documentados’ (Finalista Premio PEN Club 2006) y Caparazones (2010, publicada en Puerto Rico y España).

Seguidores