miércoles, mayo 18, 2016

Jorge Ariel Valentine: autoficción y maternidad peligrosa en ‘Domingo será tarde’



Jorge Ariel Valentine: autoficción y maternidad peligrosa en ‘Domingo será tarde’
por Yolanda Arroyo Pizarro

El escritor puertorriqueño Jorge Ariel Valentine logra en las primeras tres páginas de su más reciente obra narrativa, una de las escenas más memorables y tiernas de las que tenga yo conocimiento. Y soy ávida lectora. Recuerdo haberme sentido así de conmovida luego de la lectura de ‘Un lugar llamado Oreja de perro’, la novela del peruano Iván Thays, y esta es una obra triste, llena de fosas comunes, de soroche, de guerrillas, de muertos, de torturados, violados, cadáveres despedazados a bombazos y desaparecidos. ‘Domingo será tarde’ no cuenta con esas escenas, su recuento se apoya mayormente en la historia de una madre al borde de la muerte y un hijo que contabiliza memorias mientras la cuida en la habitación de un hospital. Un hijo que espera eternamente a que llegue el domingo, día en que su hermana promete ir a visitar y compartirse el cuidado de la progenitora.

La narración de Valentine puede considerarse novela hasta la página 88 que es cuando se convierte en una autoficción. Durante un diálogo de la madre, esta expresa: “Morir es rendirse, y yo no me rindo, Jorge Ariel.” Nombrando al protagonista en ese momento, el relato adquiere características autobiográficas que quizás no serán del todo fieles, permitiendo entonces que la ficción medie y sazone la acción. La autoficción es un término usado para referirse a “la alianza ambigua entre la autobiografía y la ficción mediante la combinación de algunos aspectos de los pactos de lectura que cada uno de estos discursos establece. Su característica principal es que narrador, protagonista y autor se identifican como un mismo individuo al interior de un texto presuntamente ficticio”. En ‘Domingo será tarde’ el protagonista es también escritor, ha sido finalista de un premio literario, conoce a Mayra Santos y dejará entrever algunas pistas más sobre si mismo. El eje principal de la obra es la relación disfuncional madre-hijo.

La Dra. Catherine Marsh Kennerley dicta una clase en la Universidad de Puerto Rico sobre Maternidad y escritura. Ha sido entrevistada por esta servidora sobre la fascinación de combinar ambos aspectos. Ya he dicho que sus apasionados acercamientos al tema de la maternidad en literatura son dignos de una atención minuciosa. Parte de las ideas de Marsh es que se estudie “la literatura puertorriqueña de otro modo”, que lo hagamos desde la madre, objetando o desafiando  “la invitación de Juan Gelpí en su libro Literatura y paternalismo”. En un reciente ensayo que publica la Revista 80 Grados, Marsh nos cuenta: “En febrero del 2012, Irene Vilar, la nieta de Lolita Lebrón (considerada por el nacionalismo puertorriqueño como la Madre de la Patria) visitó el Recinto de Río Piedras para hablar de su memoria escrita en inglés, Impossible Motherhood: Testimony of an Abortion Addict, (que había sido publicada en 2009). En su charla, para el asombro de muchas de las presentes, aseguró que no quería a su abuela. Esa subversiva declaración fue el detonante para que comenzara a pensar en otro acercamiento a nuestra literatura. ¿Qué significaría para la literatura puertorriqueña leer desde la madre? - See more at: http://www.80grados.net/presentacion-cuando-era-nina-hablaba-como-nina-alexandra-pagan/#sthash.wQSVy0IG.dpuf

Marsh pasa a discursar sobre el poemario Cuando era niña, hablaba como niña de Alexandra Pagán Vélez como ejemplo de ese choque entre “maternidad y escritura”. Luego alega: “Me parece significativo que en los últimos años se ha visto una constelación de narrativas contrahegemónicas en la literatura puertorriqueña a partir de lo materno.  Puede pensarse en la memoria de Irene Vilar que mencioné anteriormente; en el libro de cuentos acerca de madres monstruosas, dementes e hípersexuales de Crímenes domésticos de Vanessa Vilches; la inseminación artificial y las madres lesbianas de Caparazones, (2010) y en la africana esclavizada que recuerda el silbido de su madre en el barco hacia el Nuevo Mundo y la cimarrona partera, experta en diversas lenguas, que busca la manera de que los niños no sobrevivan para que no sean esclavizados en Las Negras (2011) de  Yolanda Arroyo Pizarro; y la colección de columnas periodísticas de crítica y denuncia recogida en Brujas y rebeldes de la activista y directora del Proyecto Matria, Amárilis Pagán Jiménez (2012).” Pienso que un curso de Maternidad y escritura no estaría completo sino se estudia también a Jorge Ariel Valentine y la autoficción en ‘Domingo será tarde’. Valentine y su autoficción nos acercan a lo qué significaría para la literatura puertorriqueña leer desde la madre. Las secuencias antimaternales narradas desde la voz masculina sin duda aportarán muchísimo al acervo literario de la Isla, pero más que nada, a la reflexión sin vicios y total genuinidad frente a la persona más influyente y paradójica que tenemos en la vida. A final de cuentas, todos cargamos o hemos cargado con el peso de sabernos hijas e hijos de una madre contradictoria, humana, polémica.



No hay comentarios.:

Acerca de mí

Mi foto
"Odio los fluidos que se me salen del cuerpo cada veintiséis días." Yolanda Arroyo Pizarro (Guaynabo, 1970). Es novelista, cuentista y ensayista puertorriqueña. Fue elegida una de las escritoras latinoamericanas más importantes menores de 39 años del Bogotá39 convocado por la UNESCO, el Hay Festival y la Secretaría de Cultura de Bogotá por motivo de celebrar a Bogotá como Capital Mundial del libro 2007. Acaba de recibir Residency Grant Award 2011 del National Hispanic Cultural Center en Nuevo México. Es autora de los libros de cuentos, ‘Avalancha’ (2011), ‘Historias para morderte los labios’ (Finalista PEN Club 2010), y ‘Ojos de Luna’ (Segundo Premio Nacional 2008, Instituto de Literatura Puertorriqueña; Libro del Año 2007 Periódico El Nuevo Día), además de los libros de poesía ‘Medialengua’ (2010) y Perseidas (2011). Ha publicado las novelas ‘Los documentados’ (Finalista Premio PEN Club 2006) y Caparazones (2010, publicada en Puerto Rico y España).

Seguidores