lunes, junio 14, 2010

6 de 20: La Soledá de los números primos




La opera prima del italiano Paolo Giordano, "La Soledad de los Números Primos", llegó a mí recomendada por Christian Ibarra. Le debo un abrazo y un shot de tequila, que es la divisa de intercambio que utilizo para agradecer los obsequios valiosos. Estuve leyéndola una semana completa, durante la cual me detenía adrede e intentaba que el libro no se acabara. Pero el final llegó y tres páginas antes de leer el mismo, tomé asiento frente al mar en Ocean Park. Miré el horizonte. Pedí un deseo y acto seguido me besaron, sin que mediara una petición de mi parte. Me besó un gran amor. Me encantan los grandes amores.

Giordano es recién licenciado en Física Teórica y ha sido galardonado con el premio Strega 2008 de novela luego de someterse en intensivo a la escuela de escritores de Alessandro Baricco. El libro ha conseguido un éxito de ventas sin precedentes y se ha traducido a 23 idiomas. Se narra en él la historia de Mattia, un muchacho que se mutila los brazos, y Alice, anoréxica hasta la médula. Comparten la soledad acompañada, que puede ser la peor, y demuestran en sus actitudes el genoma del que está compuesto parte de la voluntad humana: cobardía. A veces somos una divagación continua que no toma decisiones, que no toma bandos, que no hace aliados, que no se arriesga, que promete amor eterno e igual echa a perder todo. A veces amamos y odiamos, nos vengamos de aquello que queremos, no lo soltamos, no lo atrapamos. Es complejo. Volvemos con la esposa que hemos criticado hasta la saciedad, aquella que nos robó dinero de la cuenta de banco y que nos confesó que tenía deseos de probar suertes con otros hombres. Es complejo. Nos quejamos de no haber cambiado de empleo, de no habernos atrevido, de no poder inventar. Somos esclavos de nuestra propia fobia inventada y allí nos sumergimos y nos embadurnamos con dietas para bajar 30 libras en un mes y arreglamos nuestro cabello con bleaching para emblanquecer la conciencia. Somos poca cosa y lo peor es que nos quejamos de serlo.

Los acontecimientos se dan en momentos en que ambos, Mattia y Alice, poseen edades que cumplen con la directriz algebraica que sirve como tesina a la obra. Los argumentos están cargados de introspección, reflexión y manejo total y absoluto de la agilidad geométrica en los eventos. Las venganzas se demuestran buenísimas en dimensión y exponenciación, pero no evitan el desamparo del final.
“La soledad de los números primos” es una radiografía de nuestra humanidad, de nuestra complacencia e incapacidad para evitar hacer precisamente lo contrario a lo que queremos.


No hay comentarios.:

Acerca de mí

Mi foto
"Odio los fluidos que se me salen del cuerpo cada veintiséis días." Yolanda Arroyo Pizarro (Guaynabo, 1970). Es novelista, cuentista y ensayista puertorriqueña. Fue elegida una de las escritoras latinoamericanas más importantes menores de 39 años del Bogotá39 convocado por la UNESCO, el Hay Festival y la Secretaría de Cultura de Bogotá por motivo de celebrar a Bogotá como Capital Mundial del libro 2007. Acaba de recibir Residency Grant Award 2011 del National Hispanic Cultural Center en Nuevo México. Es autora de los libros de cuentos, ‘Avalancha’ (2011), ‘Historias para morderte los labios’ (Finalista PEN Club 2010), y ‘Ojos de Luna’ (Segundo Premio Nacional 2008, Instituto de Literatura Puertorriqueña; Libro del Año 2007 Periódico El Nuevo Día), además de los libros de poesía ‘Medialengua’ (2010) y Perseidas (2011). Ha publicado las novelas ‘Los documentados’ (Finalista Premio PEN Club 2006) y Caparazones (2010, publicada en Puerto Rico y España).

Seguidores