viernes, febrero 16, 2007

La Regla que Interrumpe... por Yolanda Arroyo Pizarro
Serie 3 de 4

Texto inédito

Una vez, cuando era universitaria prepa (alguna vez lo fui), me coqueteó un compañero de clase (alguna vez me sucedió). Estábamos en Mercadeo 101 o algo así. Romy era el apodo de aquel hombre cuyo nombre y apellidos hoy no recuerdan mis pobres neuronas. No que yo fuera una “golfa”, como le dicen en Castilla la Vieja a las ligeritas de piernas, ni mucho menos un cohete, como se les llama acá, si no que él no fue muy memorable, punto. En fin, como yo andaba en las de ser “mala, mala, mala”, (en aquella época creía que ser mala resolvería todos mis problemas del corazón), me las echaba de ir a desquitarme a diestra y siniestra los desaires del ex. Purgaría entre otros aquellas infamias por él cometidas, o al menos eso me creía. ¡Que paguen todos los demás y que venga el chorro!

Así que dejé que las cosas con Romy llegaran lejos a la soltá, de la primera insinuación. El plan era seducirlo, desarmarlo y luego ignorarlo. Claro, hacerlo sufrir con mi maldad. El problema sobrevino cuando, arrancando, se me adelantó el monstruo de la laguna roja. Ajá. Justo en medio de los jadeos y pujos pélvicos ocasionados por la calentura de juventud, se me salió un chorrito sanguinolento.

Nada más apaga-fuego que una regla adelantada por toqueteos libidinosos. La renuncia hacia el acto me pasó por la mente. Cese y desista. Estaba apunto de colocar el brasier de vuelta en su sitio para decir adiós (ah, ¿no les dije que arranqué de la primera?), cuando mi compañero de clase, muy “proper” y pulcro, me dijo que no lo hiciera. Que siguiéramos el calenteo, el manoseo y el más allá. Que me olvidara de los flujos involuntarios y que me gozara aquella noche, que a él nada que ver, no le importaba y que en todo caso lo excitaba más una buena, buenísima lubricada.

Lo miré extrañada. Avergonzada no, pero asqueada sí. Muy, muy asqueada y presta a despedirme de aquella criatura aberrante que me pedía, casi suplicaba, cumplir con un acto abominable, en medio de un charquero violáceo. Un acto tan execrable que estoy segura, nunca antes a aquella ocasión, ninguna de mis congéneres se había atrevido a consumar.

Hum.

¿En serio? ¿A nadie le había ocurrido antes? ¿A nadie le había pasado que, sus instintos más primigenios le ganaran al juego “limpio” del amor, en medio de fluidos más pastosos o coagulados?

Bueno. Siempre hay una primera vez, y aquella fue la mía. Allí me decidí y al carajo albañil que se acabó la mezcla. Consumado el acto. Aunque lamento reportar que fue debut y despedida. Las molestias e incomodidades “durante” no valieron el sacrificio. Guácala. Pero al menos cumplí con la “supuesta” vendetta, y al chico lo desdeñé hasta el cansancio. ¡Muy mal por mi!

Casi dos décadas más tarde, y tantas malditas menstruaciones después, descubro el anamú. El anamú es una infusión de hierbas que te quita los dolores pre y post menstruales, y que te hace hasta caer en tu periodo sin siquiera notarlo. Así que por primera vez en muchos años, siento algo de alivio durante esos días en que me pongo “mala”. El asunto, sin embargo, no es tan sencillo. Para que el anamú haga efecto, te lo tienes que tomar TODOS los fucking días. Y hasta ahí llega una. Se jarta una. Maldice una, y vuelve a odiar a todo lo que, unlike una, no sangra cada veintiséis días.

Me pregunto si el anamú me hubiera funcionado con Romy.

1 comentario:

Mariposa Nocturna dijo...

Con la única persona que he hecho eso es con mi novio. Y es cierto, aunque es asqueroso e incomodo, sabes que no vas a quedar embarazada y lo otro que por lo menos a mí, me quita el dolor, no sé porque.

Interesante que hables de estas cosas que sólo nos pasan a las mujeres y que un hombre nunca entederá. Cuídate mucho.

Acerca de mí

Mi foto
"Odio los fluidos que se me salen del cuerpo cada veintiséis días." Yolanda Arroyo Pizarro (Guaynabo, 1970). Es novelista, cuentista y ensayista puertorriqueña. Fue elegida una de las escritoras latinoamericanas más importantes menores de 39 años del Bogotá39 convocado por la UNESCO, el Hay Festival y la Secretaría de Cultura de Bogotá por motivo de celebrar a Bogotá como Capital Mundial del libro 2007. Acaba de recibir Residency Grant Award 2011 del National Hispanic Cultural Center en Nuevo México. Es autora de los libros de cuentos, ‘Avalancha’ (2011), ‘Historias para morderte los labios’ (Finalista PEN Club 2010), y ‘Ojos de Luna’ (Segundo Premio Nacional 2008, Instituto de Literatura Puertorriqueña; Libro del Año 2007 Periódico El Nuevo Día), además de los libros de poesía ‘Medialengua’ (2010) y Perseidas (2011). Ha publicado las novelas ‘Los documentados’ (Finalista Premio PEN Club 2006) y Caparazones (2010, publicada en Puerto Rico y España).

Seguidores