miércoles, diciembre 20, 2006

Hoy, a las 9:30 de la mañana, cumplimos una semana

Una semana de no estar, de que no estés. No se siente mucha diferencia y se siente toda. Se rompe en frío, pero para hacerle honor a la verdad, tú ya no eras y yo tampoco.

Estabas y no estabas. Te escondías, y lo sabes porque me lo decías. Lo decías, lo dijiste, lo dices. Escondido detrás de “layers” y “layers” de no sé qué. Escondido. Escondido en tu locura, en tu “madness” que estuve dispuesta a consentir, yo, la única, pero que ni siquiera tú me dejaste. Quise ser especial y no me dejaste. Tú, en cambio, fuiste mi primero, mi único de la especie. Yo era una más, sin mayores consecuencias o repercusiones. Otro satélite que te rondaba y que competía por tu atención, cosa que disfrutabas. A plenitud. Cuando quise tener mi satélite o convertirte en uno, entraste en brote.

No estabas. Yo lo único que hice fue prepararme. Ponerme capas y capas de piel de reptil, respirar el chu-chu-chu que te enseñan en las clases de parto, morderme los labios, apretar los ojos, tomar grandes bocanadas de aire para cuando me tocara zambullirme. Yo sabía que la zambullida llegaría. Era cuestión de tiempo. Me preparé, te lloré media hora, no nueve días, como la vez anterior. Y me zambullí. Sigo bajo el agua. Cuando se me acabe el aire, subiré. Y dejarás de ser único. Dejarás de ser especial, para que sientas lo mismo que yo.


PD: dejaste esto en mi voicemail. Very sweet indeed.



Tu Recuerdo
Ricky Martin


Tu recuerdo sigue aquí
como un aguacero
rompe fuerte sobre mí
ay pero a fuego lento
quema y moja por igual
ya no sé lo que pensar
si tu recuerdo me hace bien o me hace mal.

Un beso gris, un beso blanco
todo depende del lugar
que yo me fui, eso está claro,
pero tu recuerdo no se va
siento tus labios en las noches de verano
ahí están cuidando de mi soledad,
pero a veces me quiere matar.

Tu recuerdo sigue aquí
como un aguacero
rompe fuerte sobre mí
ay pero a fuego lento
quema y moja por igual
y ya no sé lo que pensar
si tu recuerdo me hace bien o me hace mal.

A veces gris, a veces blanco
todo depende del lugar
que tú te fuiste, eso es pasado
sé que te tengo que olvidar,
pero yo le puse una velita a to' mis santos
ahí está pa' que pienses mucho en mí
no dejes de pensar en mí.

Tu recuerdo sigue aquí
ay como un aguacero
rompe fuerte sobre mi
ay pero a fuego lento
quema y moja por igual
y ya no sé lo que pensar
si tu recuerdo me hace bien o me hace mal.

Piensa en mí
es antídoto y veneno al corazón
piensa bien
quema y moja
que viene y va
¿tú dónde estás?
atrapado entre los versos y el adiós.

Tu recuerdo sigue aquí
como aguacero de mayo
rompe fuerte sobre mi
y cae tan fuerte que hasta
me quema hasta la piel
quema y moja por igual
y ya no sé lo que pensar
si tu recuerdo me hace bien o me hace mal.


Tu recuerdo sigue aquí
leirolai lerolelo ooo
rompe fuerte sobre mi
pero que rompe, rompe el corazón
quema y moja por igual
sé que te tengo que olvidar
si tu recuerdo me hace bien o me hace mal.

2 comentarios:

Luisalejandro dijo...

Respira tranquila, amiga. Cuando salgas del agua, habremos muchos listos par aayudarte a secar el agua de tus ojos. Abrazos desde elarmario.

Ana María Fuster dijo...

Mi querida, esa sensación, ese dolor, esos silencios que nos susurran las ausencias. Los entiendo, los comprendo...
Cuenta conmigo amiga, llamame si me necesitas...
Respira profundo, eres grande...

Acerca de mí

Mi foto
"Odio los fluidos que se me salen del cuerpo cada veintiséis días." Yolanda Arroyo Pizarro (Guaynabo, 1970). Es novelista, cuentista y ensayista puertorriqueña. Fue elegida una de las escritoras latinoamericanas más importantes menores de 39 años del Bogotá39 convocado por la UNESCO, el Hay Festival y la Secretaría de Cultura de Bogotá por motivo de celebrar a Bogotá como Capital Mundial del libro 2007. Acaba de recibir Residency Grant Award 2011 del National Hispanic Cultural Center en Nuevo México. Es autora de los libros de cuentos, ‘Avalancha’ (2011), ‘Historias para morderte los labios’ (Finalista PEN Club 2010), y ‘Ojos de Luna’ (Segundo Premio Nacional 2008, Instituto de Literatura Puertorriqueña; Libro del Año 2007 Periódico El Nuevo Día), además de los libros de poesía ‘Medialengua’ (2010) y Perseidas (2011). Ha publicado las novelas ‘Los documentados’ (Finalista Premio PEN Club 2006) y Caparazones (2010, publicada en Puerto Rico y España).

Seguidores