lunes, febrero 05, 2007

A Ernesto Darién

Respetado Jorge: Gracias.

La palabra es tan frecuente, como frecuente es el soplo de aire o la brisa que te despeina el cabello. Sin embargo, la frecuencia de esos eventos no los hace menos importantes. A veces, hasta parecerían sorpresivos, e incluso, momentáneamente adecuados. Hoy, mientras respiraba aire y me despeinaba el viento observando la luna desde la terraza de mi casa, llegó tu palabra. Llegó, me abrazó y me dejó ver tu solidaridad, tu don de gente, tu efervescencia.

Murió tu Cecilia, y murió mi Chino. Para mí lo incomprensible es que tú y yo sigamos aquí. Y que sigan aquí los que recorren este evento celuloide que llamamos vida; nuestras familias, cónyuges, amantes, amigos, hijos… Lo incomprensible es que pensarlos nos obliga a imaginar ya no tenerlos, nos obliga a tratar de observar el carnaval de sus decesos, fallecimientos, defunciones. Tratamos de imaginar ése momento. Nos obligamos a desvanecerlos en la imaginaria fantasía de que algún día o ellos o nosotros no seremos.

“I don’t get life”, amigo. Y ése es mi problema. A los treinta y seis años todavía no me he aprendido el libreto. ¿Hago mal? ¿Hago bien? De jovencita me decía “Justo cuando me aprendí todas las respuestas, la vida me cambió todas las preguntas”. ¿Qué te puedo decir? Únicamente con lo que inicié: Gracias.

PS: Felicidades por lo de la tesis. Habrá que celebrarlo.

1 comentario:

Lil dijo...

mLas palabras son muy frecuentes y aunque bien dices, que no por ello pierden su importancia para algunos son justamente como el viento.

Acerca de mí

Mi foto
"Odio los fluidos que se me salen del cuerpo cada veintiséis días." Yolanda Arroyo Pizarro (Guaynabo, 1970). Es novelista, cuentista y ensayista puertorriqueña. Fue elegida una de las escritoras latinoamericanas más importantes menores de 39 años del Bogotá39 convocado por la UNESCO, el Hay Festival y la Secretaría de Cultura de Bogotá por motivo de celebrar a Bogotá como Capital Mundial del libro 2007. Acaba de recibir Residency Grant Award 2011 del National Hispanic Cultural Center en Nuevo México. Es autora de los libros de cuentos, ‘Avalancha’ (2011), ‘Historias para morderte los labios’ (Finalista PEN Club 2010), y ‘Ojos de Luna’ (Segundo Premio Nacional 2008, Instituto de Literatura Puertorriqueña; Libro del Año 2007 Periódico El Nuevo Día), además de los libros de poesía ‘Medialengua’ (2010) y Perseidas (2011). Ha publicado las novelas ‘Los documentados’ (Finalista Premio PEN Club 2006) y Caparazones (2010, publicada en Puerto Rico y España).

Seguidores