martes, noviembre 25, 2008

En las letras, desde Puerto Rico - Libros 2008 (Segunda parte)
por Carlos Esteban Cana

Pasión y libertad
Autora: Magaly Quiñones
Portada: Rafi Trelles


Libro de madurez. Quiñones en este libro demanda del lector una espontánea disposición para beber del agua fresca de una poesía sencilla. Aquí nada es ornamental, nada es barroco. Las metáforas no son crípticas ni rebuscadas, no hay excesos, todo está en su lugar. Los poemas que integran Pasión y libertad pueden hablar de una hormiga como de una vellonera, incluso mencionar a la chinita que corta el pelo. Aquí se nombra el olvido, el abandono, pero también se hace presente en el musgo la vida, el mal de amores se trasciende (ya no pesa) y la voluntad de ser, como vehículo hacia nuevos mundos, hace la diferencia. Poemario que nace de varios retos, como confirma la propia autora en la Nota al lector, este es un libro como para leerse un domingo en la tarde. Si pretensiones artificiosas para asombrar a intelectuales, Pasión y libertad es un muestrario de dominio, poética destilada con lenguaje diáfano. La ventana está abierta y no hay velos que impidan la brisa. Cuarenta años escribiendo y quince libros confirman la pasión y la libertad que Magaly Quiñones siente por el oficio.


Photobucket





La vida a ratos
Ediciones Aventis
Autor: Christian Ibarra


Este libro es importante. Se impone por su falta de pretensión. Es el primer libro en Puerto Rico que nace impregnado de la dinámica particular de los llamados blog’s o bitácoras. El género del cual se sirve el autor para deleitar al lector es la llamada mini-ficción o mini-cuento. Aquí el manejo del lenguaje se da sin rebuscamiento. Las observaciones son dinámicas. Sin que lo esperemos la mirada se puede detener en una taza de té o en el sol que busca una anciana. En estas páginas se mezclan el encuentro con la nostalgia, el regreso con los objetos y la casa, a veces se busca luz, otras veces nos sabemos ubicados en la penumbra, los minutos prolongados de la espera en una estación del tren provocan curiosidad en el lector. En estos mini-cuentos también se da cita el desencuentro y la esperanza; materia prima de primer orden para quien regala estos universos en dosis, con voz sutil, voz suave, en ocasiones con aroma de poema; el lector sigue los hilos de la trama sin tropiezo, aquí no hay espacio para lo disonante, tampoco para lo abrupto; las imágenes no son estridentes. Y sin ser moralista o caer en una sensibilidad propia de un café azucarado en exceso, la piezas que integran 'La vida a ratos' están impregnadas de una capacidad mayor para dar con detalles, pincelas ausentes de cinismo, esa inocencia que defienden a ultranza ciertos escritores como código esencial para comunicar. Sin duda alguna, este libro no necesita del referente de haber sido la colección de cuentos galardonada con el Primer Premio del Certamen Intrauniversitario de Literatura, de la Universidad de Puerto Rico, que tenía como jurado a Juan Gelpí, a Mayra Santos y a Jorge Volpi.

La mini-ficción ha sido popular en Hispanoamérica, basta con recordar a Monterroso, a Britto, a las antologías compiladas por Borges y Bioy Casares, o a esa escritora que es Ana María Shua. En Puerto Rico, sin embargo, han sido contados los escritores que han desarrollado el género de manera exclusiva (Pedro Juan Soto con sus miniaturas, C.J. García con sus breves). Por lo anterior, La vida a ratos ejemplifica además una suerte de poética circular del género. Las claves están disponibles; no son crípticas para entenderlo, y pueden tener varias interpretaciones. El nombre: Christian Ibarra. La vida a ratos: su primer libro (también el primero de Ediciones Aventis). Culmino con un comentario de la propia Santos-Febres para la contraportada de este libro: “Aprendí de sus hermosos textos, que socavan hondo con una sola oración”.


Photobucket

No hay comentarios.:

Acerca de mí

Mi foto
"Odio los fluidos que se me salen del cuerpo cada veintiséis días." Yolanda Arroyo Pizarro (Guaynabo, 1970). Es novelista, cuentista y ensayista puertorriqueña. Fue elegida una de las escritoras latinoamericanas más importantes menores de 39 años del Bogotá39 convocado por la UNESCO, el Hay Festival y la Secretaría de Cultura de Bogotá por motivo de celebrar a Bogotá como Capital Mundial del libro 2007. Acaba de recibir Residency Grant Award 2011 del National Hispanic Cultural Center en Nuevo México. Es autora de los libros de cuentos, ‘Avalancha’ (2011), ‘Historias para morderte los labios’ (Finalista PEN Club 2010), y ‘Ojos de Luna’ (Segundo Premio Nacional 2008, Instituto de Literatura Puertorriqueña; Libro del Año 2007 Periódico El Nuevo Día), además de los libros de poesía ‘Medialengua’ (2010) y Perseidas (2011). Ha publicado las novelas ‘Los documentados’ (Finalista Premio PEN Club 2006) y Caparazones (2010, publicada en Puerto Rico y España).

Seguidores