viernes, junio 11, 2010

Vaticinio: tendremos pez león más o menos hasta octubre



Vaticinio: tendremos pez león hasta octubre

Por Yolanda Arroyo Pizarro

Un pez de rayas marrones (aquí se diría “algo trigueño”) se está reproduciendo como conejo (o sea rápidamente) en las tibias aguas caribeñas a la vez que devora a comodidad especies nativas, pica a buzos y causa estragos entre los bañistas. El pez león—también conocido como pez escorpión, originario de los océanos Pacífico e Indico—escapó de un acuario de Tampa en Florida y está apareciendo por todas partes, desde las costas de Cuba y La Española (Haití y República Dominicana), México, Costa Rica, Colombia, las Islas de San Andrés hasta Cayman Islands.

Fastuoso y exuberante, variado en diseño y color, cuando el pez león extiende sus inmensas aletas pectorales parece una pequeña mantarraya o incluso una criatura de otro mundo. Dondequiera que aparece el depredador acorrala a peces y crustáceos mucho más grandes que él y los come en un bocado violento. Sus aletas, especialmente su aleta anal, son extremadamente venenosas. El veneno, según expertos, puede causar la muerte en los humanos si el paciente es alérgico o no es atendido con prontitud. La picadura del Pterois volitans provoca dolor intenso, náuseas, dolor en articulaciones, ansiedad y colapso cardiovascular, entre otros síntomas.

"Esto muy bien podría ser la invasión marina más devastadora de la historia", dijo Mark Hixon, un experto en ecología marina de la Universidad Estatal de Oregon, quien comparó al pez león con una plaga de langostas. "Probablemente no hay forma de detener la invasión por completo", señaló. Se cree que puede causar la extinción de más de 200 especies de peces según reportes de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés). La Unión Mundial de Conservación la considera una de las 100 peores invasiones de especies introducidas.

Creo que el problema del pez león pululando en las playas de Puerto Rico (y demás litorales) tiene solución. Solo basta leer el siguiente titular: El derrame de crudo seguirá hasta el otoño. El derrame de petróleo en el Golfo de México que tiene al mundo en ascuas, con esto de los huracanes y las corrientes inducidas por fenómenos impulsores tales como los polvos del desierto del Sahara, madrugará en aguas boricuas en menos de lo que canta un gallo. Tendremos olas negras, bañadas en combustible, en un abrir y cerrar de ojos, si la cosa sigue como va. Según un informe del Ministerio Ruso de Recursos Naturales, el siniestro de British Petroleum (BP) está amenazando a toda la mitad oriental del continente de América del Norte con "destrucción total". Con tener paciencia y sentarnos a esperar a que la mancha del crudo llegue hasta la Isla bastará. La realidad de la catástrofe ecológica en aguas circundantes será cuestión de tronar los dedos. Y entonces la vida marina, tal y como la conocemos, dejará de existir. Pez león incluido.


1 comentario:

lucille dijo...

He tenido el placer de verlo dos veces entre las rocas y siempre en el fondo del mar, solito esta huérfano su madre la leona no alcanzo a llegar...
vive a la defensiva por eso pelea le fue arrebatado su arrecife

Acerca de mí

Mi foto
"Odio los fluidos que se me salen del cuerpo cada veintiséis días." Yolanda Arroyo Pizarro (Guaynabo, 1970). Es novelista, cuentista y ensayista puertorriqueña. Fue elegida una de las escritoras latinoamericanas más importantes menores de 39 años del Bogotá39 convocado por la UNESCO, el Hay Festival y la Secretaría de Cultura de Bogotá por motivo de celebrar a Bogotá como Capital Mundial del libro 2007. Acaba de recibir Residency Grant Award 2011 del National Hispanic Cultural Center en Nuevo México. Es autora de los libros de cuentos, ‘Avalancha’ (2011), ‘Historias para morderte los labios’ (Finalista PEN Club 2010), y ‘Ojos de Luna’ (Segundo Premio Nacional 2008, Instituto de Literatura Puertorriqueña; Libro del Año 2007 Periódico El Nuevo Día), además de los libros de poesía ‘Medialengua’ (2010) y Perseidas (2011). Ha publicado las novelas ‘Los documentados’ (Finalista Premio PEN Club 2006) y Caparazones (2010, publicada en Puerto Rico y España).

Seguidores