sábado, febrero 04, 2012

Caneca y amores: ecuación riesgosa de Raquel Salas

Caneca y amores: ecuación riesgosa de Raquel Salas
Por Yolanda Arroyo Pizarro

no comprendo por qué me cobran tanto
por venirme en mi botella
ni por qué me da tanto placer
p. 17

Raquel Salas Rivera es bruja.  Es también poeta, pero es más bruja que poeta. La hubieran quemado en la hoguera, de seguro, a no ser por un minúsculo detalle.  Ha nacido en una época épica en la que se puede decir lo que ella dice, pero con un precio.  El precio es ser tildada de infractora.  Eso hace con las palabras.  Rompe, tira, lanza.

parapléjicas horas
mutiladas por mitras de linaje puro
por cicutas sobreproductoras
y cilicios que atormentan
con ásperas hilachas
son los puntos disgregados
que antes componían el gran engranaje
y los conozco porque a veces sueño
con pasados ajenos
p. 12

La propuesta poética infractora de Salas se desliza con un total y absoluto dominio del lenguaje.  Hace un balance adecuado de figuras literarias como la metáfora, el símil, la anáfora, polisíndeton y perífrasis. Las escu
pe, una a una, mientras desenvaina la flecha.

a ti también nos toca el soliloquio
a él también les toca el soliloquio
y a los otros también les tocará
ayer este soliloquio suspensivo
de línea amarilla
a veces tan sólida
como el comején
porque un éter de fotoshop me ha dicho
a qué departamento iré a pedir
cupones o disculpas
p. 21

Su poemario, Caneca de anhelos turbios, exuda calidad, es innovador y muy original.  Trata las condiciones pandémicas socioculturales con lirismo y valentía, sin hacer uso del tan gastado barroquismo o las múltiples ideas que confunden.  Esboza todo un Manifiesto, una proclama que va a la par con la vanguardia literaria.  No se aparta de las nuevas tendencias ni se abraza a las antiguas. Raquel a ratos nos presenta imágenes conmovedoras y apasionadas, sin cursilerías. 

eras un baño sin cortina
la puerta que no cuadraba
la hostia en nombre del pan
las borracheras en nombre del vino santo
las eras descabelladas
en que estábamos desesperados
e irónicamente serás
lo que nos queda
del raciocinio
p. 29

El libro tiene lunares y lunas, un diagrama de fase selénica y varios mares de tranquilidad. Hay una muestra de libertad, de autonomía y un rescate de lo urbano, de los paisajes citadinos en su canvas letrado. Y te presta un GPS mientras va moviéndose entre el uso del esquema cronológico y geográfico.  Todo ello le inflige fluidez.

y al que le encanta
interrogar lo evidente
porque no cree en el piso
ni en la carne
ni en el abuso de sus amos
que no venga a quejarse
cuando no hay piso
ni carne
ni evidencia
cuando sólo hay abuso
ese antiguo mercenario
p. 51

Raquel Salas viene como tsunami, se los digo.  Da zarpazos inesperados y contundentes.  Es una voz mujerota, que sobresale del resto.  Habrá que estar atentos a ella, para aplaudirla y brindarle todas las hurras necesarias.




No hay comentarios.:

Acerca de mí

Mi foto
"Odio los fluidos que se me salen del cuerpo cada veintiséis días." Yolanda Arroyo Pizarro (Guaynabo, 1970). Es novelista, cuentista y ensayista puertorriqueña. Fue elegida una de las escritoras latinoamericanas más importantes menores de 39 años del Bogotá39 convocado por la UNESCO, el Hay Festival y la Secretaría de Cultura de Bogotá por motivo de celebrar a Bogotá como Capital Mundial del libro 2007. Acaba de recibir Residency Grant Award 2011 del National Hispanic Cultural Center en Nuevo México. Es autora de los libros de cuentos, ‘Avalancha’ (2011), ‘Historias para morderte los labios’ (Finalista PEN Club 2010), y ‘Ojos de Luna’ (Segundo Premio Nacional 2008, Instituto de Literatura Puertorriqueña; Libro del Año 2007 Periódico El Nuevo Día), además de los libros de poesía ‘Medialengua’ (2010) y Perseidas (2011). Ha publicado las novelas ‘Los documentados’ (Finalista Premio PEN Club 2006) y Caparazones (2010, publicada en Puerto Rico y España).

Seguidores