jueves, septiembre 05, 2013

De chillas, amantes y cortejas todas... de Anuchka Ramos Ruiz




Cuando todas somos la otra
Comentario a ‘No me quieras’ de Anuchka Ramos Ruiz
Por Yolanda Arroyo Pizarro

¿Es eso lo que somos en el fondo? ¿Queridas, amantes, chillas, cortejas todas? ¿La otra? ¿Todas sin distinción? Aún aquellas que rompemos “la” primera relación y  nos convertimos en la ex y convertimos al ex, en efecto, en nuestro ex, una vez iniciamos la relación nueva regresamos intermitentemente a la anterior... o a otra. Y si no lo hacemos en la acción, lo hacemos en el pensamiento. Y si no lo hacemos nosotras, lo hacen ellos, o las ellas de los ellos. Y así el caleidoscopio de relaciones sentimentales intrincadas se vuelve una madeja, tela de araña infinita, en la que copulan siempre los caballitos de mar.

Esa es la tesis de la novelista puertorriqueña Anucka Ramos Ruiz en su estreno literario ‘No me quieras’. Ramos Ruiz nos presenta a la protagonista, Consuelo, con el estómago lleno de pastillas y un tubo introducido por su nariz que intenta extraérselas. El que se convertirá en su ex a medida que continúe la narración, Sergio, llega a socorrerla, o a socorrerse a sí mismo, o a su conciencia, y durante el resto de la convalecencia —las diez horas restantes— Consuelo repasará su vida, y la vida de las mujeres de su vida, documento testimonial que luego se convertirá en epístola descarnada con la intención de que sea leída por Sergio, al abandonarlo, si sobrevive a aquel sueño profundo auto infligido.  Como bien ella nos cuenta en la página 13, lo ha  cometido por y para ella. “Todos dirán algo que se reduce a ti, pero no. Esto fue por y para mí. Porque cuando decidí dormir un sueño más largo de lo normal, no pensé en ti. Para hacerlo debería quererte como quieren otras mujeres, y los dos sabemos que no es así”.

La narración gestada por la autora se apodera de un púlsar de intensidad en la primera línea y jamás lo pierde (“Ahora soy yo como un unicornio en la camilla de un hospital”). Cada capítulo tendrá un punto culminante, varios conflictos humanos atrayentes, ingeniosas resoluciones que provocarán más de una taquicardia y que confeccionarán en cada lector un mapa cognitivo de reflexión. Vernos inherentemente reflejados en cada situación bien pensada, bien construida y velozmente atinada, es inescapable. Las mujeres de la vida de Consuelo no son solamente su madre, sus tías, su mejor amiga, la abuela… incluye además a la amante de su marido, a la esposa de su amante, a las queridas de los novios, las chillas de otros tantos, a las traidoras que traicionan, que traicionan, que traicionan y que son traicionadas a perpetuidad.

Abrir una puerta de apartamento/nido de amor y encontrar a la pareja en plena infidelidad, me parece a mí que es de las desilusiones más profundas que puedan existir. Darnos cuenta que eso no detiene el seguir amando, la continuidad de la humillación, o el inicio de la revancha en la que nos vamos hundiendo para herir y herirnos, es el patetismo en su máxima expresión y hasta ese nivel llegamos. Y lo sobrepasamos. O al menos así lo testifican estos personajes.

Dejar, extrañar, volver, dejar. Rehacer la vida en una relación nueva y traicionar esa relación con el mismo que se dejó, o añorarlo ad infinitum, o escribirle cartas, o imaginar que es otro quien te cabalga. Es esta de las tomaduras de pelo que mejor logra construir el ser humano. Esta novela muestra una radiografía de ese momento de embaucamiento extralimitado que construye la siquis, en detrimento de la seguridad emocional y física. Anuchka sabe bordear este límite y sabe permitirnos que nos lancemos a él. Por otro lado, su dominio de la técnica narrativa la convierte en una relatora organizada que permite al lector no perderse, seguir la rayuela, ir hacia atrás y hacia adelante con consumada maestría, para siempre encontrar el ojal.

“Las mujeres tristes ya pasaron de moda. Aún cuando sea culpa de otro lo que te pasa, es tu culpa…”. La titi de Consuelo trata de advertirnos. La propia Consuelo, por cada pastilla suicida tragada, lo intenta también. La novela se acompaña de un epílogo de lujo, en el que habla la contrincante de la abuela de Consuelo. Le habla a la esposa oficial de su querido, como la corteja que fue (una de tantas). Le habla a la Regina con quien compartió hombre/amante/marido. De una perspicacia atípica es este cierre de historia, que dará mucho que hablar.

Enhorabuena por este texto altamente recomendado.

Algunas citas que se quedaron conmigo:

"Tanto desearlo solo para mí, y cuando por fin lo tuve, no encontré diferencia". (p. 148)

"Amanecía en mi cama, eso era todo". (p. 148)

"Perdí el presente pensando en el pasado. Cuando quise vivirlo, ya tú mirabas al futuro". (p. 132)

"Empecé a odiarte dulcemente por lo que habías hecho de mí, empecé a odiarme vilmente por lo que había hecho de ti. Nos hicimos una nada mutua, Sergio. Dos vacíos paralelos, dos estropajos de carne que se frotan sin sentido". (p. 131)

"Ese cuerpo ya no era mío. Te lo regalé. Maldito como la cruz del calvario". (p. 109)

"Somos animales de costumbres, Sergio. Por eso traes dos cafés en la mano (...) Estás acostumbrado a mí. Aunque hace tiempo quieres irte, pero no encuentras cómo. Eres un animal de costumbres, Sergio. No estás adiestrado a irte primero.  No es peyorativo lo de animal, yo también lo soy (...) Quizás en 240 minutos sepamos qué tan animales somos. Quizá uno de los dos se vaya, no importa quien primero, solo que uno de los dos se vaya." (p. 80)

"Ninguna mujer ata a un hombre: eso las dos lo sabemos."(p. 146)

"¿Qué te hizo pensar que éramos las únicas?" (p. 147)

"Amé a un hombre que amaba a dos, a tres, a cuatro (...) Aprendí que la felicidad es un instante". (p. 148)

 

Sent from my Galaxy S®III

No hay comentarios.:

Acerca de mí

Mi foto
"Odio los fluidos que se me salen del cuerpo cada veintiséis días." Yolanda Arroyo Pizarro (Guaynabo, 1970). Es novelista, cuentista y ensayista puertorriqueña. Fue elegida una de las escritoras latinoamericanas más importantes menores de 39 años del Bogotá39 convocado por la UNESCO, el Hay Festival y la Secretaría de Cultura de Bogotá por motivo de celebrar a Bogotá como Capital Mundial del libro 2007. Acaba de recibir Residency Grant Award 2011 del National Hispanic Cultural Center en Nuevo México. Es autora de los libros de cuentos, ‘Avalancha’ (2011), ‘Historias para morderte los labios’ (Finalista PEN Club 2010), y ‘Ojos de Luna’ (Segundo Premio Nacional 2008, Instituto de Literatura Puertorriqueña; Libro del Año 2007 Periódico El Nuevo Día), además de los libros de poesía ‘Medialengua’ (2010) y Perseidas (2011). Ha publicado las novelas ‘Los documentados’ (Finalista Premio PEN Club 2006) y Caparazones (2010, publicada en Puerto Rico y España).

Seguidores