martes, marzo 11, 2008

Leyendo 'Puta Linda' de Ampuero


Photobucket


La muerte nos arrebata todo. Todo. Y pasa el tiempo y seguimos sin acostumbrarnos. El autor, Fernando Ampuero, nos hila un collage de vidas sumidas en la cotidianidad del mundo meretricio en esta novela, que justo al final se nos filtra como una bofetada trapera por los giros de lo incierto. Un texto cuyo título es ‘Puta linda’ no me dio la menor sospecha de pensar que iba a hacerme reflexionar sobre la inexactitud de la experiencia de vida y mucho menos me preparó para derramar una que otra lágrima.

Noemí, la puta linda de Luis Alberto (el protagonista), es una nena que desde chica ha soñado con ser puta. Su mamá es puta y en la escuela se mofan de la niña por esa razón. Un día la madre decide que Noemí ya sabe leer, escribir, sumar y restar, y que eso le bastará para su nueva profesión. Así que entre consejos de “nunca tires de gratis” y “deja los besos para clientes especiales”, la muchacha incursiona en una industria tan vieja como tan esencial.

Noemí se propone no ser cualquier prostituta, sino una de las más deseables, por lo que comienza a practicar una serie de ejercicios que le harán crecer y redondear sus formas. Se envuelve en una práctica por demás curiosa con el marido de su madre cuyo desenlace le deja el corazón expuesto y los sentimientos lacerados. Sin embargo, cuando este personaje se ausenta, traslada sus ejercicios a hombres claves dentro de la trama.

Noemí crece con un secreto. Y la confesión del mismo es precisamente el detonante que estalla ante la curiosidad de Luis Alberto, un joven aspirante a escritor que ve en la vida de esta puta linda el posible éxito editorial que habrá de perseguirlo. Luis Alberto decide entrevistarla para ir montando su novela. La tarifa de cada entrevista Noemí la fija en 40 soles, manteniéndola al cabo de los años. Ella y Luis Alberto se siguen viendo por un tiempo bastante extenso, ya que la muchacha cambia de burdel en variadas ocasiones y va subiendo de categoría hasta que finalmente se hace de su apartamento y sus servicios empiezan a ser contratados por clientes más exclusivos.

La novela es corta y está narrada desde un punto de vista tan personal que se vuelve casi una experiencia de vida que un amigo nos cuenta. Es entrañable, además. Y el final muy conmovedor.

1 comentario:

Madam dijo...

uuuu! Otra para la lista de compras. :) Gracias por esta reseña tan seductora, activas la curiosidad.
un abrazo.

P.D.
¿Las frutas son necesarias para leer ese libro? ;) jijijiji

Acerca de mí

Mi foto
"Odio los fluidos que se me salen del cuerpo cada veintiséis días." Yolanda Arroyo Pizarro (Guaynabo, 1970). Es novelista, cuentista y ensayista puertorriqueña. Fue elegida una de las escritoras latinoamericanas más importantes menores de 39 años del Bogotá39 convocado por la UNESCO, el Hay Festival y la Secretaría de Cultura de Bogotá por motivo de celebrar a Bogotá como Capital Mundial del libro 2007. Acaba de recibir Residency Grant Award 2011 del National Hispanic Cultural Center en Nuevo México. Es autora de los libros de cuentos, ‘Avalancha’ (2011), ‘Historias para morderte los labios’ (Finalista PEN Club 2010), y ‘Ojos de Luna’ (Segundo Premio Nacional 2008, Instituto de Literatura Puertorriqueña; Libro del Año 2007 Periódico El Nuevo Día), además de los libros de poesía ‘Medialengua’ (2010) y Perseidas (2011). Ha publicado las novelas ‘Los documentados’ (Finalista Premio PEN Club 2006) y Caparazones (2010, publicada en Puerto Rico y España).

Seguidores