martes, abril 28, 2009

Fascinaciones putiles


Hace ya mucho tiempo que asumí que los mortales tienen un gusto inexplicable por la putería a medias, entiéndase, que adoran que sus parejas sean muy putas pero...

El síndrome se manifiesta en todo su esplendor acompañado de un desbalance que no les permite disfrutarse ese deseo de putez a conciencia, sin moral, o sea, que los mortales adoran a las putas, cómo se ven las putas, cómo flirtean las putas, cómo coquetean, seducen, devoran de la manera más putil posible y sin embargo sufren dolencias que acompañan esa degustación. Sucede que tan pronto ellos mismos conquistan a esa puta y la hacen parte de su entorno inmediato, añoran que ese nivel de putería sea exclusivo más que con ellos. Cuando ellos entienden que eso no se logra, que la puta no solo es de ellos sino que vive apasionadamente haciéndose adorar por otros y otras, los mortales entran en una crisis en la que comienzan a utilizar los mismos términos de puta, ramera y otros sinónimos, para intentar degradar y ofender a ese objeto de su adoración como castigo, como desahogo, como desconsuelo. Esto a veces viene acompañado de otros embelecos de conducta que les hace incluir juegos de poder, conspiraciones, abuso incluso.

2 comentarios:

Jorge Ariel Valentine dijo...

la "sustancia" de verdaderas obras de arte...
lastimosamente

un abrazo y mi eterno agradecimiento

no apta para la humanidad dijo...

uufff, deberíamos escribir un manual de putas y puterías ¿no crees?
es que a algunos les parecerá trivial pero es un tema bien complejo y muchos lados por analizar. yo insisto que, por lo menos en los casos que conozco, les gustan las "putas" por lo bellacas y devoradoras pero también por lo difíciles que pueden ser...es la puta más la bicha más la diosa más la compleja. si no fuera así, en serio, hay muchas airheads y bimbos mucho más fáciles de atar a una cama. les gusta el reto...pero es eso mismo lo que luego les da miedo e intentan reducir a esa diosa cachonda y grande a "puta", para encojerla a un tamaño pequeño dese el cual los mortales pueden manejar las deidades...
hay que mantener las fortalezas para saber cómo ubicar a los mortales, como dice una diosa.

Acerca de mí

Mi foto
"Odio los fluidos que se me salen del cuerpo cada veintiséis días." Yolanda Arroyo Pizarro (Guaynabo, 1970). Es novelista, cuentista y ensayista puertorriqueña. Fue elegida una de las escritoras latinoamericanas más importantes menores de 39 años del Bogotá39 convocado por la UNESCO, el Hay Festival y la Secretaría de Cultura de Bogotá por motivo de celebrar a Bogotá como Capital Mundial del libro 2007. Acaba de recibir Residency Grant Award 2011 del National Hispanic Cultural Center en Nuevo México. Es autora de los libros de cuentos, ‘Avalancha’ (2011), ‘Historias para morderte los labios’ (Finalista PEN Club 2010), y ‘Ojos de Luna’ (Segundo Premio Nacional 2008, Instituto de Literatura Puertorriqueña; Libro del Año 2007 Periódico El Nuevo Día), además de los libros de poesía ‘Medialengua’ (2010) y Perseidas (2011). Ha publicado las novelas ‘Los documentados’ (Finalista Premio PEN Club 2006) y Caparazones (2010, publicada en Puerto Rico y España).

Seguidores