sábado, enero 23, 2010

Insomnio de estos días y "La Carretera" de Cormac McCarthy





Ansiosa de labios, de besos, de tus belfos, de tus bembas. Ansiosa de palabras que me llenen y me expliquen la infinitud. Que me lo explique Asimov, o Kurzweil, o Hawking. Por lo pronto, "La Carretera" de Cormac McCarthy y el inicio de su narración in media res, y las vicisitudes del padre con el hijo, el atravesar la jungla de edificios abandonados, me dan la excusa perfecta.

El aire de Armagedón que tienen todas las páginas y la desesperación de las palabras sobre el papel, son un tremendo acierto. Un despojo de la hecatombe. Pocos supervivientes de una catástrofe algo desconocida es la pista de patinaje sobre la cual los lectores nos deslizamos. Desesperante es una palabra adecuada para describir la sensación que me dio tragarme la historia. Apocalípticamente bella la construcción del argumento y su trama.

Ahora me falta ver la película, que según creo, ya está en cartelera en Fine Arts de Hato Rey.


La Carretera Cormac McCarthy

No hay comentarios.:

Acerca de mí

Mi foto
"Odio los fluidos que se me salen del cuerpo cada veintiséis días." Yolanda Arroyo Pizarro (Guaynabo, 1970). Es novelista, cuentista y ensayista puertorriqueña. Fue elegida una de las escritoras latinoamericanas más importantes menores de 39 años del Bogotá39 convocado por la UNESCO, el Hay Festival y la Secretaría de Cultura de Bogotá por motivo de celebrar a Bogotá como Capital Mundial del libro 2007. Acaba de recibir Residency Grant Award 2011 del National Hispanic Cultural Center en Nuevo México. Es autora de los libros de cuentos, ‘Avalancha’ (2011), ‘Historias para morderte los labios’ (Finalista PEN Club 2010), y ‘Ojos de Luna’ (Segundo Premio Nacional 2008, Instituto de Literatura Puertorriqueña; Libro del Año 2007 Periódico El Nuevo Día), además de los libros de poesía ‘Medialengua’ (2010) y Perseidas (2011). Ha publicado las novelas ‘Los documentados’ (Finalista Premio PEN Club 2006) y Caparazones (2010, publicada en Puerto Rico y España).

Seguidores