miércoles, abril 07, 2010

P(a)utas para ser un miembro activo de la academia sin morir en el intento...



Escrito / performance por María de Lourdes Javier Rivera

para presentación del libro 'Historias para morderte los labios' y en respuesta al texto 'Oh Jacques' de Yolanda Arroyo Pizarro

y para “prende”,3er coloquio del otro lao’en MayagÜez


P(a)utas para ser un miembro activo de la academia sin morir en el intento...


No escribas nunca en primera persona. No nos interesa tu autobiografía, las razones ni motivos de tus investigaciones. Escóndete siempre detrás del colectivo enigmático “nosotros” o, mejor aún, utiliza un lenguaje completamente neutral, que aparente venir de ningún punto de vista.

Vístete siempre de citas de los miembros de nuestro panteón que ya escribieron las cosas mejor que tú.

No pierdas tiempo pensando si Kant bebía cerveza siempre a la misma hora o si comía salchichas o si Heidegger era sadomasoquista. Olvídate que Nietzsche escribió su Zaratustra bajo los efectos de opio y despechado por su amor platónico. Ni se te ocurra mencionar que Schopenhauer se masturbaba para ver si podía escribir desde su excitación sexual (hablemos del mundo como voluntad...). No nos interesa lo cotidiano de los filósofos, lo único que importa son sus textos que utilizarás siempre para esconder tu voz pues ellos ya lo escribieron todo mejor que tú.

Di, porque está de moda decirlo, que el dualismo cartesiano ha sido superado: que no existe separación entre mente y cuerpo...pero haz todo lo posible por dejar tu cuerpo fuera de todo lo que escribas o hagas, que no se perciba por un segundo ni una sola gota de sudor, sangre, semen, mucosidad.

No uses escotes provocadores, no enseñes nunca tu abundancia.

Si te estimamos una mujer hermosa, te sonreiremos pero no te prestaremos atención, aunque tu perspectiva sea mucho más valiosa que la nuestra y en secreto imaginaremos a quién te llevas a la cama y qué posición te gusta más.

Si te estimamos una mujer poco atractiva leeremos con mucha atención y respeto cada palabra que escribas...pero en secreto diremos que eres una agriada y reprimida sexual.

Esconde bien tus tampones y toallas sanitarias. Controla siempre las hormonas. Si llegas un día de mal humor pensaremos a coro que estás en tus días de mes. Puedes escribir sobre la sexualidad siempre que lo hagas de forma abyecta. Si escribes sobre problemas de género te consideraremos por siempre “feminista” y te leeremos con escepticismo.

Y si todo este teatro se vuelve demasiado difícil y te sientes invadida por el deseo, por las ganas de gritar, de sentir tu piel...enciérrate en un baño público y tócate en secreto para recordar que eso que palpita entre tus piernas es una presencia que no carece de nada...

Excepto, quizás, unos labios que sepan morderte...

- María de Lourdes Javier Rivera





(El texto anterior es una respuesta a este...)

Oh Jacques
Por Yolanda Arroyo Pizarro


Ella se toca en cada baño público que visita. El de Borders, el de Ponderosa, el de Bebo’s Café. En éste también lo hace. Suda y llora. Abre las piernas y baja los panties a los tobillos. Aguanta las ganas de orinar, y como sucede siempre que las aguanta, se excita. Su mano se agita entre los muslos mientras cuenta las estrías que descubre sobre la piel y que la ayudan a concentrarse. Alza el rostro y cierra los ojos. El éxtasis le exprime lágrimas. No se tarda nada y afuera cae un diluvio. No prorroga el placer que se le derrama por los ojos en blanco, y las goteras del plafón denuncian la lluvia exterior. Es un movimiento como de cuchillo sobre carne cruda. Cercena. Clítoris y dedos. Intuye que existe una deidad dentro de las paredes forradas de lozas. Un dios del toilet. Imagina que debe existir y que la mira, y que le sonríe. Y que le hace favores con cada sacrificio que ella ofrece. Tiene plumas, le muerde los labios y le hace cosquillas cuando ella, repuesta y ya de pie, se mira en el espejo mohoso y se seca con el blower caliente pegado a la pared sucia. Sale con el semblante compuesto y le sonríe al grupo que la espera en la mesa para continuar la discusión sobre Éperons: Les styles de Nietzsche.

1 comentario:

Madam dijo...

¡Que viva la no-obviedad!

Acerca de mí

Mi foto
"Odio los fluidos que se me salen del cuerpo cada veintiséis días." Yolanda Arroyo Pizarro (Guaynabo, 1970). Es novelista, cuentista y ensayista puertorriqueña. Fue elegida una de las escritoras latinoamericanas más importantes menores de 39 años del Bogotá39 convocado por la UNESCO, el Hay Festival y la Secretaría de Cultura de Bogotá por motivo de celebrar a Bogotá como Capital Mundial del libro 2007. Acaba de recibir Residency Grant Award 2011 del National Hispanic Cultural Center en Nuevo México. Es autora de los libros de cuentos, ‘Avalancha’ (2011), ‘Historias para morderte los labios’ (Finalista PEN Club 2010), y ‘Ojos de Luna’ (Segundo Premio Nacional 2008, Instituto de Literatura Puertorriqueña; Libro del Año 2007 Periódico El Nuevo Día), además de los libros de poesía ‘Medialengua’ (2010) y Perseidas (2011). Ha publicado las novelas ‘Los documentados’ (Finalista Premio PEN Club 2006) y Caparazones (2010, publicada en Puerto Rico y España).

Seguidores