martes, mayo 29, 2012

Los catarcisismos de Tellerías


Alexéi Tellerías, autor de Cuadernos de Catarsis



Los catarcisismos de Tellerías
Por Yolanda Arroyo Pizarro


Desde el Cero hasta El crudo, Alexéi Tellerías sabe purgar sus pasiones en este su poemario Cuaderno de Catarsis. En él [dentro de Alexéi, dentro del libro, entre las páginas] encontramos todo tipo de confesiones que nos hacen recordar lo que para Bretch era la catarsis persé, aquella “ilusión balsámica” casi ritualista, a veces perniciosa para la experiencia y no para lo ornamental. Este libro rojo, con portada de boca abierta, ancha, lista para el sacudión y el atragantamiento invasivo, nos permite la entrada a la reflexión cotidiana, como antesala al evento conciliatorio profundo de la psyque.

El poema ‘Sueño’, texto fundante del conjunto estético, denota un canvas fructífero en el esbozo de polemizar y teorizar la catarsis (tomo prestado tu aliento/ para empezar), que se ha traducido, según los filósofos como ‘purificación’. Lo mismo auguran los versos de ‘Súplica’ y ‘Noche surreal’ mientras damos vueltas en carrusel por la Duarte y permitimos el carácter elevado de la danza dialogística de ‘Pseudo’: “víctima indefensa/ de una ameba uasdiana/ enfermo empedernido/ maniaco-compulsivo/ yo/ obsesivo con la materia”.

‘Ausencia’, ‘A lo lejos’, ‘Celebrarte’ y ‘Catarsis’ completan mi set de favoritos junto a ‘Faltan diez para las doce’ y la prosa poética del ‘En crudo’.  Tellerías dota su abecedario de cierta extensión alquimista, de cierto lenguaje quimérico, lleno de bellezas y especias diversas que nos hacen sentir cada vez más y más livianos, con menos equipaje. Estamos frente a un documento bien pensado y bien logrado.

El método catártico en Alexéi (contraindicado por Sigmund Freud) pulsa y expulsa el aire, a la sazón poétizado; el sol poético, las incongruencias de la primera persona singular poética cuando cohabita y copula con la segunda, la tercera y las plurales poetizadas, a medida que sucumbe a la tragedia pormenorizada de la que hablaba Aristóteles hace dos milenios, pero que en el hoy de la vaina y los envainados, todavía nos salva. 

No hay comentarios.:

Acerca de mí

Mi foto
"Odio los fluidos que se me salen del cuerpo cada veintiséis días." Yolanda Arroyo Pizarro (Guaynabo, 1970). Es novelista, cuentista y ensayista puertorriqueña. Fue elegida una de las escritoras latinoamericanas más importantes menores de 39 años del Bogotá39 convocado por la UNESCO, el Hay Festival y la Secretaría de Cultura de Bogotá por motivo de celebrar a Bogotá como Capital Mundial del libro 2007. Acaba de recibir Residency Grant Award 2011 del National Hispanic Cultural Center en Nuevo México. Es autora de los libros de cuentos, ‘Avalancha’ (2011), ‘Historias para morderte los labios’ (Finalista PEN Club 2010), y ‘Ojos de Luna’ (Segundo Premio Nacional 2008, Instituto de Literatura Puertorriqueña; Libro del Año 2007 Periódico El Nuevo Día), además de los libros de poesía ‘Medialengua’ (2010) y Perseidas (2011). Ha publicado las novelas ‘Los documentados’ (Finalista Premio PEN Club 2006) y Caparazones (2010, publicada en Puerto Rico y España).

Seguidores