miércoles, marzo 27, 2013

Sobre 'Las carpetas' por Yolanda Arroyo Pizarro




Un comentario al documental ‘Las Carpetas’ de Maite Rivera Carbonell
Por Yolanda Arroyo Pizarro

 

“PENSAR es un concepto revolucionario en nuestros días. Y nuestro gran reto es elevarlo, relocalizarlo en el centro de nuestras preocupaciones, con la intensidad erótica que merece la más importante de todas las actividades humanas. PENSAR debería ser cool”.

—Luis Fernando “Peri” Coss, carpeta# 5577

 

Desde hace más de un lustro brindo talleres sobre el tema de la Inteligencia Emocional. Para ofrecer estos talleres realizo investigaciones basadas en los estudios y hallazgos de los expertos Dr. Daniel Goleman y Dr. Howard Gardner. Sea que trabaje el tema tecnológico en la sala de clases (soy instructora de tecnología educativa desde hace más de 15 años) o sea que instruya en tópicos de literatura (soy escritora puertorriqueña de toda una vida) siempre implico, queriendo y sin querer, la temática afectiva, su trascendencia y discrepancias, sus giros, influencias y tratamientos en los contextos que día a día me voy encontrando en el camino.

 
Antenoche mi esposa y yo fuimos a la sala de cine Fine Arts en Miramar y vimos el documental “Las carpetas”.  No pude evitar imbricar el contenido de lo que absorbieron mis ojos, con todos los años de haberme enfrentado a la ya mencionada teoría de las emociones. Si bien es cierto que lo que se muestra en la pantalla ha sido conocido desde hace tiempo ya por algunos de nuestros compatriotas, no es hasta que se ve el alcance de lo sucedido crudamente —traducido en un filme como el que han concebido Maite Rivera Carbonell (guionista y directora),  Margarita Aponte y José Alayón (productores) —que los sentimientos de indignación, vulnerabilidad, frustración y desasosiego abruman por completo.

 
El filme desnuda para nosotros cuatro vidas: Pupa, Hudo, Marta e Ismael. Vidas de carne y hueso. Vidas de gente que conozco, de personas que he visto, algunos de los cuales hasta he abrazado en un saludo efusivo. Vidas intervenidas, interceptadas, interrumpidas. Todo esto durante una época que no fue hace tanto. Todo esto con la venia y bendición de quienes se suponen nos protejan: la Policía de Puerto Rico.

 
Ver, escuchar, palpar casi a los protagonistas de estas vidas alteradas no fue fácil.  No creo que nadie en el cine haya salido ileso de la experiencia, así como no salieron ilesos los miles y miles de boricuas afectados por el carpeteo. El asunto de la vigilancia fue feroz y arrebatadoramente cruel.  Muchos de estos conciudadanos tuvieron que someterse a terapia psiquiátrica intensiva para superar el trauma de sentirse vigilados, de sentir que en cualquier momento algo malo les pasaría, incluida la muerte. Pero este elemento pierde total importancia ante los informantes.  En términos emocionales, fue el asunto de los informantes lo que más llamó mi atención. Ver cómo afectó emocionalmente la presencia de informantes dentro de una misma familia de nacionalistas fue traer a la conversación el asunto de la traición rampante. Fue demasiado doloroso.

 
En la cinta, Pupa cuenta la sorpresa y desorientación que sintió al enterarse que su ahijado, al que ella consideraba casi como un hijo, por años fue informante de la policía a cambio de dinero. Es decir, saber que hubo gente tan cerca, en nuestra propia casa, en nuestro propio regazo, aceptando remuneración monetaria a cambio de información para dejar saber todos nuestros pasos es espeluznante.  Es de lo peor. Es desnudarnos incluso de la piel, que nos laceren, cicatricen y que nos quemen las llagas.

En ese punto de la trama mi esposa Zulma se afectó bastante. Su padre, candidato del Partido Independentista Puertorriqueño en San Germán por varios años, fue carpeteado. Allí en el mismo cine me contó lo que sufrieron todos en la familia ante la noticia de que un cuñado muy querido era informante. 
 

Los expertos en inteligencia emocional tildan la traición como uno de los eventos que más desarticula y extravía en términos anímicos a los seres humanos. Algunos incluso dan carácter mortal al dolor que se experimenta cuando se trata de una traición que viene de un ser querido. Ver los testimonios en pantalla y escuchar aquellos de la boca de mi compañera de vida hizo que me preguntara sobre la naturaleza humana. ¿Qué tipo de personas cometen un acto tan atroz como ése? ¿Cómo puede alguien vivir tantos años cerca del cariño, del amor y del afecto de uno y estarlo traicionando a diario, consecuentemente? ¿Qué tipo de impunidad puede pensar una persona que tendrá mientras traiciona así a una comunidad, a un pueblo entero, a todo un país?

 
Este documental puertorriqueño se ha presentado ya en el Festival de Cine Internacional de San Juan el pasado octubre de 2012. También se presentó con éxito en el Festival del Nuevo Cine Latinoamericano en La Habana, donde obtuvo el 2do Premio, y en varios otros festivales como el de Argentina, Brasil, Costa Rica, New York y España. Recomiendo que quienes puedan verlo lo hagan con el fin de fomentar el pensamiento crítico y estimular la reflexión profunda.  Sobre todo lo recomiendo a esas nuevas generaciones que van subiendo y que pueden pensarse falsamente a salvo, porque jamás entenderían que algo tan funesto e inaudito como esto, pueda volver a repetirse.

 
Esta noche es la última de proyección del filme en la sala de Miramar. Vaya y dese la vuelta para que reflexione sobre esta época tan dolorosa, y de paso, con su presencia apoya el cine isleño.

 

Sent from my Galaxy S®III

No hay comentarios.:

Acerca de mí

Mi foto
"Odio los fluidos que se me salen del cuerpo cada veintiséis días." Yolanda Arroyo Pizarro (Guaynabo, 1970). Es novelista, cuentista y ensayista puertorriqueña. Fue elegida una de las escritoras latinoamericanas más importantes menores de 39 años del Bogotá39 convocado por la UNESCO, el Hay Festival y la Secretaría de Cultura de Bogotá por motivo de celebrar a Bogotá como Capital Mundial del libro 2007. Acaba de recibir Residency Grant Award 2011 del National Hispanic Cultural Center en Nuevo México. Es autora de los libros de cuentos, ‘Avalancha’ (2011), ‘Historias para morderte los labios’ (Finalista PEN Club 2010), y ‘Ojos de Luna’ (Segundo Premio Nacional 2008, Instituto de Literatura Puertorriqueña; Libro del Año 2007 Periódico El Nuevo Día), además de los libros de poesía ‘Medialengua’ (2010) y Perseidas (2011). Ha publicado las novelas ‘Los documentados’ (Finalista Premio PEN Club 2006) y Caparazones (2010, publicada en Puerto Rico y España).

Seguidores