domingo, febrero 01, 2015

Serie narradoras puertorriqueñas: Dinorah Cortés y el cuerpo como espacio de colonización



Serie narradoras puertorriqueñas: Dinorah Cortés y el cuerpo como espacio de colonización
Cómo escribí mi cuento favorito
Especial para Boreales de Yolanda Arroyo Pizarro

Llego a este relato, publicado en mi miscelánea Cuarentena y otras pejigueras menstruales (Editorial Isla Negra, 2013), a causa de una preocupación constante con el cuerpo como espacio de colonización de lo femenino. Desde que fui consciente, allá por los años noventa, de la práctica de la mutilación genital de niñas (llamada eufemísticamente “circuncisión femenina”), el tema se me volvió una obsesión. Produje en ese entonces una versión rudimentaria de lo que eventualmente se convertiría en mi cuento “Ritos”.
El plural en el título signa la ambigüedad de los rituales, primero, de agravio y, luego, de desagravio por los que el personaje principal, la gambiana Mansata, tiene que atravesar. La primera “ceremonia”, la de la infibulación, hace actuar a su cuerpo como “movilizador” de un orden destructivo que silencia la sexualidad de la mujer. La segunda ceremonia ocurre con el paso de un tiempo que ha marcado el desarrollo de Mansata como sobreviviente.
El final del cuento nos la revela como persona capaz de reinventarse a sí misma por medio del arte (llega a ser curadora del Louvre), de la conexión con su cuerpo (a través de la danza y de ejercicios de respiración), del reclamo del espacio de un piso propio en París (por medio de la quema de salvia y copal), y finalmente, de la práctica de la compasión hacia su agresora, su abuela, como ejercicio de libertad.


“Ritos” (fragmento) 

 Hoy es el cumpleaños de Mandiki Njie, la arquitecta de mi desgracia, y mi abuela.  Fue ella, viuda y anciana, quien se hizo cargo de mí, hija única, tras el aparatoso accidente de autobús, ido a pique por el despeñadero de la traición inadvertida, o quizá intuida en el último minuto; accidente en que fallecieron mis padres cuando no llegaba yo al primer trienio.  No puedo decir que tenga memoria de ellos, pero quiero figurarme un par que, todo solicitud y fiero celo, me hubiera defendido de los embates de una anciana, llamada “abuela”.  La misma que llevaba en la cara unos ojos como tizones el día que, mirando con odio incontenido los pliegues color ciruela de la vulva de una niña de doce años, llamada “nieta”, procedió a ordenarle a Binta Bah, comadrona y esposa del herrero: “Hazle una perfecta faraónica”.  

No hay comentarios.:

Acerca de mí

Mi foto
"Odio los fluidos que se me salen del cuerpo cada veintiséis días." Yolanda Arroyo Pizarro (Guaynabo, 1970). Es novelista, cuentista y ensayista puertorriqueña. Fue elegida una de las escritoras latinoamericanas más importantes menores de 39 años del Bogotá39 convocado por la UNESCO, el Hay Festival y la Secretaría de Cultura de Bogotá por motivo de celebrar a Bogotá como Capital Mundial del libro 2007. Acaba de recibir Residency Grant Award 2011 del National Hispanic Cultural Center en Nuevo México. Es autora de los libros de cuentos, ‘Avalancha’ (2011), ‘Historias para morderte los labios’ (Finalista PEN Club 2010), y ‘Ojos de Luna’ (Segundo Premio Nacional 2008, Instituto de Literatura Puertorriqueña; Libro del Año 2007 Periódico El Nuevo Día), además de los libros de poesía ‘Medialengua’ (2010) y Perseidas (2011). Ha publicado las novelas ‘Los documentados’ (Finalista Premio PEN Club 2006) y Caparazones (2010, publicada en Puerto Rico y España).

Seguidores